fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Jupol y la pila de caca

Esta semana pasada se levantó una enorme polémica con la emisión de la serie “Antidisturbios” del director Rodrigo Sorogoyen. Tanto malestar despertó entre las filas uniformadas, que el sindicato de policía Jupol, se mostró públicamente molesto y contrariado por la imagen tan ajustada a la realidad que se ofrece en los seis capítulos que la componen. Tachándola de “basura”, “pila de caca” y “bulo”.

Argumentos pueriles, absurdos y descriptivos del nivel intelectual de quien les gestiona las redes. En su alarde del nivel de testosterona de siempre, llegaron a arremeter contra la Dirección General de la Policía por permitir que se emitiese y acusándoles de manchar la imagen del cuerpo. Imagen que prostituyen ellos hablando en nombre de todos en esos términos.

Y es que los reaccionarios, los agresivos con la palabra y los que encarnan todo aquello que ya como sociedad no queremos, son los que hacen el ruido, la jarana y el jaleo.

La serie retrata a la perfección situaciones más que cotidianas del día a día de la policía en nuestro país. Cosas como tener que afrontar el trabajo con gran escasez de medios o la utilización que hace de ellos el poder político.

Pero lo que molesta y levanta ampollas en realidad, es que muestra con meridiana claridad el verdadero pegamento que sostiene las corruptelas y las malas praxis, que no es otro que el mal entendido corporativismo como forma de gobierno.

Esa regla, que huele a armario, y que te enseñan los más veteranos nada más poner un pie adentro.  “Lo que pasa en el coche patrulla se queda en el coche patrulla”.

Esa forma de entender que existe sí o sí un pacto de silencio, que de ser transgredido pagarás con la purga y el señalamiento. Porque querer limpieza y denunciar a un compañero es visto aun como un acto de traición. Da igual si es un cáncer para la institución, lo importante es protegerlo.

Lo hemos visto con el policía que tuvo que cambiar de unidad por denunciar amenazas a Carmena en un chat, o en los casos de todos aquellos que hemos denunciado, e incluso hemos ganado juicios contra otros agentes y superiores jerárquicos.

Esa reacción y hostilidad demuestra la corrupción estructural de la que ha sido presa nuestro país y la de todas sus estructuras institucionales. Que se revuelven al tener que asumir su verdadera esencia de servicios públicos, porque quieren seguir siendo un contra poder. Y para que sea así necesitan que la base tenga claro que debe ser obediente y no levantar el dedo nunca contra un compañero, aunque sea violento o un indecente.

La reacción de Jupol es eso, la demostración del miedo que tienen a que esa disciplina interna que narra tan bien la serie, se rompa y sean los propios agentes los que denuncien a los algunos que más que policías son delincuentes. Antidisturbios es una serie recomendable para policías demócratas y vital para entender como se ha mantenido la estructura corrupta después del Régimen.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes