fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La conjura de los torpes o cómo perder una moción de censura

 

Dicen que "torpeza es la condición o la característica de aquel que es torpe". Así, el concepto designa la falta de habilidad o de capacidad para la realización de determinadas tareas o para el desarrollo de ciertas acciones. Como, por ejemplo, llevar a cabo la acción política de modo coherente. Esto sería atender al interés general.

Lejos de ese noble propósito, durante la moción  de censura presentada por Vox, España ha presenciado estupefacta la descripción de una situación socioeconómica que sólo existe en el marco de la mezquina intención del derribo de un gobierno legítimo.

En su transcurso no se han presentado como alternativa. No aportaron más que vagas medidas impracticables. Incluso admitieron su incapacidad para ganar la moción de censura. Las derechas evidenciaron ineptitud. También representaron una aparente confrontación. Tonterías. Hemos sido testigos de la conjura de los torpes. Los que los controlan ya se lo dejaron claro. Seguirán unidos.

Lo grave es que, ante la frágil circunstancia que deben soportar los españoles mayoritariamente, además se vean agobiados por el relato del odio desde la oposición fascista. La ultraderecha exacerba el estandarte de un españolismo que sólo existe en la caverna desde la que han surgido.

Ese fundamentalismo conspiranoico expone argumentos que explican que, los 200.000 represaliados en cunetas, no existen. Que ya pasó mucho tiempo. Niegan el dolor causado. No por la contienda entre españoles. Por el exterminio que llevaron a cabo luego. Ni siquiera valoran pedir perdón.

Los gabinetes de las fundaciones ultraliberales afines les suministran argumentarios que serían incapaces de elaborar por si mismos. Son perezosos irredentos. Pero le dan un discurso repleto de fobias.

Por tanto, como torpes, carecen de empatía, son incapaces de tomar en cuenta la inoportunidad, en términos de pérdida de tiempo y dinero, al llevar a cabo una moción de censura al gobierno en medio de una pandemia que afecta de manera cruel al planeta. Increíblemente le acusan poco menos que de asesinato masivo.

En cualquier caso, tampoco en donde gobiernan están afrontando debidamente su combate al contagio. Madrid, como ejemplo de torpeza, es suficiente.

En síntesis, su moción no ha servido más que para demostrar su falta de habilidad en la gestión.  Ya lo decía la nobel
Svetlana Alexievich "Los tiempos cambian, pero ¿Y los humanos? Las repeticiones me hacen pensar en la torpeza de la vida".

Recordemos.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes