fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

La desfachatez del PP en los centros educativos: adoctrinando y acusando de adoctrinar

Tras haber cancelado charlas de ministros del Gobierno de coalición, Casado endilga un alegato político en el mismo colegio religioso, y sostenido con dinero público, en el que Almeida lo hizo en noviembre.

La desfachatez del PP en los centros educativos: adoctrinando y acusando de adoctrinar
Pablo Casado; detrás, José Luis Martínez-Almeida, durante su visita al colegio madrileño ‘J.H. Newman’, religioso y concertado

Lo hizo hace un año y ha vuelto a hacerlo este lunes, un año después. Corría el mes de marzo del pasado año 2020 cuando el presidente del PP, Pablo Casado, se plantó en el colegio madrileño ‘San Alfonso’, centro religioso –y concertado– perteneciente a la congregación católica de las Hijas de la Caridad, y allí, entre crucifijos, cargó contra el “adoctrinamiento” en las escuelas y contra la nueva ley educativa del Gobierno de coalición, que tildó de “contrarreforma”, por su “ideología”.

El presidente del PP no ocupaba ni ocupa cargo público alguno. Más allá de su condición de líder o jefe de la oposición –título no oficial–, no era ni es presidente ni vicepresidente central o autonómico, tampoco ministro ni secretario de Estado, ni siquiera consejero; sólo era y es uno de los 350 diputados del Congreso. Pero ello le bastó para presentarse en un colegio concertado –es decir sostenido con dinero público– y, entre crucifijos, endilgar un alegato político sin ruborizarse.

El pasado 8 de marzo, Irene Montero –ministra del Gobierno de España, donde ostenta la cartera de Igualdad–, veía cómo el Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso (PP), le cancelaba la charla que iba a ofrecer a un grupo de alumnas y profesoras del instituto público ‘Gómez Moreno’ con motivo del 8M, Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El motivo alegado por el Ejecutivo del PP: que se trataba de un acto de “adoctrinamiento”. Era la primera vez que un Gobierno autonómico impedía a un miembro del Ejecutivo central celebrar un acto en su ámbito territorial. Pero no pasó nada.

Envalentonado por el éxito de ese veto de hace tres semanas, el PP pisó el acelerador y el pasado 17 de marzo llevó hasta el instituto público ‘Eladio Cabañero’ de Tomelloso (Ciudad Real) a su eurodiputada Dolors Montserrat –exministra del Gobierno de Mariano Rajoy–, que largó otro alegato político acompañada por Francisco Núñez, presidente del PP de Castilla-La Mancha; María Dolores Merino, portavoz del partido en las Cortes castellano-manchegas, Rosa Romero, diputada del PP en el Congreso, y Javier Navarro, presidente del partido en Tomelloso. El Gobierno de Castilla La-Mancha, presidido por Emiliano García-Page (PSOE), no debió de ver en la charla que pronunció Montserrat ni rastro de ese “adoctrinamiento” que sí vio el de Madrid en la que iba a pronunciar Montero pero que ese mismo Ejecutivo de Madrid tampoco ve en las que pronuncia Casado.

Así –y como parece ser que esa desfachatez y ese doble rasero al PP le salen gratis–, Casado ha vuelto este mismo lunes a la carga y, en plena precampaña de las autonómicas del 4 de mayo en Madrid, se ha plantado en el colegio madrileño ‘J.H. Newman’ –también religioso y también concertado– para presentar el recurso de inconstitucionalidad que su partido ha presentado contra la nueva ley educativa del Gobierno de coalición, es decir para volver a adoctrinar –sus soflamas contra el Ejecutivo, en un centro educativo sostenido con dinero público, han sido continuas– y para volver a acusar a los demás de adoctrinar, todo ello al mismo tiempo e igualmente sin rubor.

No es la primera vez que un dirigente del PP visita el ‘J.H. Newman’, pues el portavoz del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la secretaria general del partido en la comunidad autónoma, Ana Camins, ya lo hicieron el pasado mes de noviembre. Allí, e igualmente entre crucifijos, aprovecharon para cargar contra la nueva ley educativa de un Gobierno de coalición a algunos de cuyos ministros prohíben dar charlas a favor de los derechos de las mujeres porque “adoctrinan”. Y sigue sin pasar nada.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

6 Comentarios

6 Comments

  1. Josu Monreal

    30 de marzo de 2021 00:04 at 00:04

    La educación concertada es el gran negocio para la secta católica, el 90% de los centros concertados son suyos, además del negocio de los libros de texto, la mayoría de editoriales también son suyas…por tanto es evidente que el adoctrinamiento es evidente.

  2. ESTRELL@

    30 de marzo de 2021 08:30 at 08:30

    si esa es la liberad que proclaman, la suya, para seguir haciendo negocio y lo que les viene en gana.

    Liberad para prohibir y reprimir otros expresar sus ideas.
    cobardes e hipócritas.

  3. Lucía Draín

    30 de marzo de 2021 09:28 at 09:28

    No les vale solamente que puedan elegir libremente educación católica, además quieren que se la paguemos, retrayendo fondos de la educación de todos.

  4. AbuJavi

    30 de marzo de 2021 09:35 at 09:35

    Es imprescindible y urgente dar por terminados esos acuerdos con el vaticano, que tanto daño han hecho (y siguen haciendo) en España

  5. Agustín Montes C.

    30 de marzo de 2021 11:34 at 11:34

    Mientras el PxxE exista, España será nacionalcatolicista.

  6. Jovella

    30 de marzo de 2021 15:34 at 15:34

    Son franquistas. Son fascistas.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes