fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

La “distinguida amistad” entre el fundador del PP y el nazi Skorzeny, “el hombre más peligroso de Europa”

El coronel de las Waffen-SS murió en 1975 en Madrid, donde el ministro franquista se convirtió tres años después en uno de los ‘padres’ de la Constitución de 1978

La “distinguida amistad” entre el fundador del PP y el nazi Skorzeny, “el hombre más peligroso de Europa”
A la izquierda, Otto Skorzeny y Adolf Hitler; a la derecha, el general Franco y Manuel Fraga; en primer término, la carta de Fraga a Skorzeny

Tras su golpe de Estado de julio de 1936, el franquismo ganó la Guerra Civil en buena medida gracias al apoyo de los nazis de Adolf Hitler y de los fascistas de Benito Mussolini. Por eso –además de por sus afinidades ideológicas– las relaciones de los franquistas españoles con los nazis alemanes y los fascistas italianos han sido privilegiadas desde los años treinta del siglo pasado. Y la “distinguida” amistad del franquista Manuel Fraga (Lugo, 1922 – Madrid, 2012), posteriormente fundador del PP, con el nazi Otto Skorzeny (Viena, 1908 - Madrid, 1975) es un buen ejemplo de ello.

Fraga fue una de las personas clave tanto del franquismo como de la Transición y de las tres primeras décadas del régimen del 78. Ministro de Información y Turismo del general Franco de 1962 a 1969, después fue procurador en Cortes y consejero nacional del Movimiento y, de diciembre de 1975 a julio de 1976 –es decir ya tras la muerte de Franco–, vicepresidente del primer gobierno de la monarquía, presidido por el también franquista Carlos Arias Navarro. Después –tras abandonar el Gobierno–, fundó, en 1976 como federación y en 1977 como partido, Alianza Popular, refundado posteriormente como Partido Popular. Al año siguiente, Fraga se convirtió en uno de los siete ponentes o ‘padres’ de la Constitución española de 1978, la ley fundamental del régimen del 78.

Por su parte, el nazi Otto Skorzeny fue un coronel de las Waffen-SS –el cuerpo de combate de élite de las siniestras SS– especialista en operaciones especiales de espionaje y sabotaje durante la II Guerra Mundial, que llevaba a cabo bajo las órdenes directas de Hitler. Así protagonizó en 1943 el rescate de Mussolini o en 1944 la Operación Greif, maniobra de falsa bandera tras la cual los Aliados lo clasificaron como “el hombre más peligroso de Europa”. Refugiado en la España franquista tras la derrota del nazismo, Skorzeny está considerado uno de los principales organizadores en España de la red secreta ODESSA (Organisation Der Ehemaligen SS-Angehörigen; Organización de antiguos miembros de las SS), puesta en marcha para ayudar a escapar de Alemania a miembros de las SS, rumbos a Estados donde pudieran estar a salvo de ser juzgados por sus crímenes, como la España franquista.

En una carta con membrete oficial del “ministro de Información y Turismo” franquista y datada en Madrid el 10 de diciembre de 1964 –casi dos décadas después de finalizada la II Guerra Mundial y poco más de una década antes de la fundación de Alianza Popular–, Fraga se dirige a Skorzeny como “distinguido amigo” y “buen amigo” y le agradece “muy de veras” su “amable carta” del día anterior y la “interesante información” que le proporcionó en la misma.

Homenajeado por neonazis de toda Europa

La carta de Fraga pertenece al archivo personal de Skorzeny, que murió el 7 de julio de 1975 –apenas cuatro meses antes de la muerte de Franco– en Madrid, donde su cadáver fue incinerado, siendo trasladadas sus cenizas a Viena –durante el camino, el coronel de las Waffen-SS fue homenajeado por neonazis de toda Europa– para ser enterradas en el panteón familiar. Tres años después de la muerte de Skorzeny y de Franco y en aquel mismo Madrid, Fraga se convertía en uno de los ponentes de la Constitución de 1978. El también exministro franquista y fundador del PP moriría el 15 de enero de 2012 en Madrid.

Curiosamente, tras la derrota del nazismo en la II Guerra Mundial, Skorzeny fue confidente y agente irregular de la CIA estadounidense y del Mossad israelí, además de traficante de armas y representante de la industria metalúrgica alemana en la España de Franco, donde –gracias a Fraga y a otros capitostes del franquismo– siempre se movió como pez en el agua.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes