fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Ciudadano

La forma de derrotar el poder autoritario es la movilización masiva en las calles

Por Denis Rogatyuk  para El Ciudadano

Las protestas y la ocupación del Capitolio de los Estados Unidos ayer son una pequeña muestra del tipo de poder descaradamente antidemocrático que la derecha autoritaria ha ejecutado en países como Bolivia. Independientemente de las acciones que tomen Trump y sus partidarios para aferrarse al poder, la respuesta de la izquierda, los trabajadores y los millones de antifascistas en los Estados Unidos y el mundo debería ser la misma: movilizaciones masivas y continuas que se oponen a ellos. La primera noche después de las elecciones, el principal candidato de la derecha declaró una victoria prematura sobre su oponente, mientras los votos aún se contaban en los cruciales campos de batalla electoral. Las proclamaciones de la victoria fueron seguidas - casi de inmediato - con advertencias ansiosas y llenas de paranoia de un "fraude" entrante, papeletas que desaparecieron y acusaciones de intentos del lado opuesto de "robar las elecciones". Pronto siguieron los llamamientos a las instituciones jurídicas del país para que intervinieran. Finalmente, este proceso culminó con una revuelta violenta en la capital de la nación e intentos de apoderarse de las instituciones públicas con el apoyo o la pasividad activa de la fuerza policial. Si bien millones en todo el mundo acaban de presenciar esto en los Estados Unidos, experimenté un caso de 'déjà vu', al recordar el patrón oscuro de revueltas de derecha similares contra victorias legítimas de izquierda en América Latina. No se pueden comparar dos países o procesos electorales con total certeza. Pero el patrón desarrollado por las fuerzas políticas de derecha y extrema derecha en América Latina cuando se enfrentan a una derrota electoral inminente parece haber llegado a las costas de Estados Unidos. La estrategia ha sido durante mucho tiempo una parte crucial del arsenal de la oposición de derecha venezolana, y ha ocupado un lugar destacado en cada elección importante y proceso electoral desde la contienda presidencial de 2013. Su primer gran defensor, Henrique Capriles Radonski, estaba tan convencido de que la estrecha victoria de Nicolás Maduro con solo el 50,6 por ciento de los votos fue producto de un fraude masivo que en los días posteriores al anuncio de los resultados, pidió a sus seguidores que “desahogaran su rabia en las calles".

 

Los disturbios y las protestas violentas resultantes de la oposición provocaron once muertes (la mayoría de ellos chavistas) y prepararon el escenario para el juego a largo plazo de la oposición de intentar derrocar al gobierno de Maduro a través de varios medios directos e indirectos, sin reconocer nunca más la legitimidad del gobierno venezolano. Juan Guaidó también se autoproclamó como el presidente "interino" del país sin absolutamente ninguna legitimidad ni legalidad. La táctica de gritar fraude fue copiada y luego desplegada por el principal candidato de la oposición de derecha, Guillermo Lasso, durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador, afirmando - de manera similar - que el Consejo Nacional Electoral de Ecuador (CNE) sesgó el resultado final hacia el entonces candidato. del partido Alianza País, Lenin Moreno. Sin embargo, el ejemplo más reciente y destacado es el de las elecciones de octubre de 2019 en Bolivia. Al igual que Trump, varias figuras políticas bolivianas, en particular el principal candidato de derecha Carlos Mesa y el líder golpista clave Luis Fernando Camacho, plantearon el espectro del fraude durante los meses previos a las elecciones, lo que agregó más presión sobre la presencia de observadores electorales "independientes" como la Organización de los Estados Americanos (OEA). Del mismo modo, los meses posteriores a las elecciones estadounidenses han estado marcados por las afirmaciones de Trump de que el fraude electoral es casi inevitable. Una vez que se conocieron los primeros resultados oficiales, el patrón de reacción de Trump y sus homólogos bolivianos fue casi idéntico. Aprovechando el lento proceso de conteo de votos, en Estados Unidos por el COVID-19 y en Bolivia por la llegada tardía de los votos rurales, tanto Trump como los golpistas bolivianos Mesa y Camacho, tomaron protagonismo para proclamar sus respectivas ”victorias” y advierten, tanto a sus simpatizantes como a los medios internacionales, de que habría un intento de “robar” las elecciones. Estas proclamaciones, junto con la especulación en curso sobre la probabilidad de fraude difundido en las redes sociales por varios grupos que las respaldan, provocaron el polvorín de protestas en ambos países. Mientras que en Bolivia el objetivo de los manifestantes era el gobierno de Evo Morales y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), las multitudes pro-Trump comenzaron a reunirse en estados clave de batalla como Nevada, Pensilvania y Georgia para detener el proceso de conteo de votos. . Las milicias armadas también han comenzado a aparecer en esas protestas, en paralelo al surgimiento de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) y la intervención del grupo juvenil falangista Unión Juvenil Cruceñista (UCJ) en Bolivia. Mientras tanto, varias sectas y grupos religiosos han comenzado a dar advertencias sobre el complot "satánico" para robarle la elección a Trump, similar a las reuniones masivas de cristianos evangélicos en la ciudad de Santa Cruz encabezadas por el líder de extrema derecha Camacho en vísperas del golpe.

 

Mientras continuaba este patrón de llamado constante de “fraude”, ayer fuimos testigos de cómo las protestas pro-Trump se transformaron en un violento intento de insurrección en el edificio del Capitolio, rompiendo las barricadas con la ayuda de milicias y grupos armados, todo ocurría mientras la policía y las fuerzas armadas se mantuvieron al margen y se retiraron. La policía tiene un historial bien documentado de impunidad y fomento indirecto de la violencia perpetrada por supremacistas blancos y grupos de extrema derecha en todo Estados Unidos, por lo que es poco probable que disuadiera una mayor movilización de la derecha. Por supuesto, deben tenerse en cuenta algunas diferencias clave entre estos dos casos. Trump, a diferencia de los líderes de la oposición boliviana Mesa y Camacho, se ha ganado el odio de una parte importante de la élite económica de Estados Unidos, mientras que - al mismo tiempo - ha dividido el apoyo de las principales empresas de medios privados del país. Y a diferencia del caso de Mesa, Trump no tiene una organización internacional importante como la OEA para verificar o rechazar sus acusaciones de fraude. Y, a pesar de la obsesión constante del establishment demócrata y los principales medios de comunicación con el absurdo escándalo del "Rusiagate", Estados Unidos no enfrenta la perspectiva de una real intervención extranjera, como la que su propio gobierno ha impuesto a los países del hemisferio sur del mundo. La reacción de las altas esferas del ejército y la policía a la victoria de Biden y los intentos de Trump de sembrar el caos desde ahora hasta la investidura de Biden también está por verse. No hay señales que muestren un peligro de que los militares respalden algún tipo de golpe de Estado de Trump, todo lo contrario. Se ha debatido mucho sobre los militares que "escoltan" a Trump desde la Casa Blanca si cumple su promesa de negarse a "salir pacíficamente". Tal respuesta no tendría precedentes en los últimos dos siglos de la política estadounidense y correría el riesgo de un conflicto armado entre los partidarios de Trump, el estamento militar y el movimiento callejero antifascista. La respuesta de la izquierda, el movimiento obrero y los millones de antifascistas en los Estados Unidos y el mundo debería ser la misma, independientemente de las acciones que tomen Trump y sus partidarios para aferrarse al poder: movilizaciones masivas y continuas. Si hay una lección del golpe en Bolivia que la izquierda de todo el mundo debe aprender, es que la inacción frente a una toma autoritaria del poder allana el camino para un régimen más represivo, violento y fanático que cualquier otra cosa que pudieran haber podido imaginado.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes