fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

La gran nevada

Sí, esta tormenta de nieve ha sido muy superior a las de años anteriores. Pero no nos ha cogido sin avisar. La Agencia Estatal de Meteorología venía haciéndolo desde comienzos de año y había sido reproducido por los especialistas de los diferentes medios de comunicación.

El día 5, la AEMT había lanzado ya un aviso especial que debería haber sido tomado en serio por las autoridades y por los centros de seguridad y emergencias municipal y autonómico. ¿Qué ha fallado entonces?

La mañana del día 7, cuando comienzan a caer los primeros copos, el alcalde de Madrid dice que es bonito ver nevar y que está perfectamente preparado el consistorio para hacer frente a los inconvenientes que se produzcan.

Por la tarde, cuando los vehículos empiezan a patinar y a quedarse atrapados por la nevada, la EMT empieza a valorar si se recogen los autobuses a las 20:30 y la UME no comienza a ser movilizada hasta las 22:00. A esas horas había ya miles de personas atrapadas en las carreteras, la mayoría volviendo de su trabajo o de la compra. ¿Por qué nadie da la orden a las empresas de que se recojan y permitan adelantar la salida a sus empleados, o nadie decide restringir el acceso a las autovías cuando no es posible movilizar quitanieves suficientes?

La presidenta de la Comunidad se la pasó de emisora en emisora y en Twitter felicitando al rey, a las empresas “colaboradoras” como el Corte Inglés o Ferrovial y regañando a la ciudadanía irresponsable que había salido de su casa.

De ella era la responsabilidad primera de haber elaborado con tiempo y activado un Plan de emergencia que contemplase las posibles consecuencias del temporal. ¿Lo había? Porque los planes de emergencias invernales 2020-2021 eran solo descriptivos de los recursos disponibles. En Castilla y León, gobernada por sus compañeros de partido, habían activado los suyos y pedido refuerzos con anticipación, quizás más acostumbrados a la nieve en invierno. ¿No le han enseñado nada?

Bajo la nieve, los bomberos, menguados en plantilla y recursos, tratan de hacer lo que pueden, al igual que la policía y la guardia civil. De los forestales nadie pareció acordarse al principio. En este caos de nuevo destaca el trabajo de los empleados públicos y la solidaridad ciudadana.

Al día siguiente, cuando la nieve tras las heladas nocturnas empieza a congelarse, se buscan refuerzos para unos servicios públicos debilitados tras años de recortes.

Los sanitarios, los empleados de limpieza, los transportistas… vuelven a jugar un papel fundamental como esenciales. Muchos vecinos empiezan a colaborar en el despeje de las calles y a prestar vehículos adaptados para suplir a las ambulancias.

El Alcalde nos manda sal. Y pide voluntarios.

Y sí, esta es una situación en la que todos debemos colaborar, pero sin que las instituciones se laven las manos, sin que mientan, sin que traten de colarnos goles. Porque no ha sido, como dicen, una catástrofe mayor de la prevista, pues avisaron de 20-40 cm de nieve. Porque no había ni plantillas suficientes, ni material adecuado, ni orientaciones claras para trabajar las calles.  Porque no es de recibo que se haya priorizado despejar el centro de la ciudad antes que los barrios.

Luego vino el postureo con la pala de Pablo Casado y de Ignacio Aguado. Mientras Diaz Ayuso y Martínez Almeida vuelven a llorar el supuesto abandono de Madrid por ese denostado Gobierno de coalición. Aún así le piden la ayuda del Ejército y la declaración de zona catastrófica por el Estado (sin evaluar todos los daños y sin pensar que hay damnificados más allá de la capital).

Piden 1.398 millones de euros. Como si la capital de España fuera una ciudad sin recursos propios. Y ¿para qué? Para eximir del IBI y reducir el IAE a empresas y comercios (así lo filtran otros medios). Una reducción de impuestos que se sumaría a la que han hecho en las ordenanzas fiscales aprobadas para 2021. Una rebaja igual para grandes y pequeñas empresas, para las que podrían necesitarlo y las que no.

Es todo un síntoma que la Presidenta diga que En una crisis económica, los empresarios e inversores son los héroes”. Una respuesta de parte a la que ya nos tienen acostumbrados. Desgraciadamente.

En fin, qué bonito es ver nevar cuando uno está caliente. Deja de serlo cuando te pilla a la intemperie.

O cuando les eres indiferente, como en La Cañada Real.

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes