fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

“La imagen que hoy da la vuelta al mundo es la de un Guardia Civil rescatando a un bebé en Ceuta, no la de Abascal hablando de invasión”

LÚH ha contactado con un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que opera en la valla de Ceuta durante la presente crisis humanitaria

Testimonio Guardia Civil Ceuta conflicto Marruecos Vox

“Me quito el casco, suelto la defensa y voy a mi mochila. Saco la botella de agua y la poca comida que me queda para pasar la noche. Me dirijo a mi “enemigo”, le doy agua y algo de comer”, con estas palabras expresaba el Guardia Civil José María Benavente, destinado en Melilla, hace ya 3 años su experiencia como agente al frente de la valla que separa la ciudad del país vecino, Marruecos.

Una vivencia en primera persona que contrasta con los discursos de “invasión” y “peligro” que fuerzas de la extrema derecha han querido monopolizar, creando alarmismo, durante los últimos días. “Me acerco al bebé, tiene la edad de mi hijo, no más de dos años. Le alargo los brazos. La madre me mira desconfiada, pero me entrega su pequeño. Está seco pero muerto de frío. Lo abrazo contra mi pecho y me dirijo a mi vehículo. Pongo la calefacción al máximo, tiene tanto frío que no puede llorar. Me mira con sus grandes ojos, asustado, helado, lo aprieto más contra mí”, continuaba el relato de Benavente.

"La labor que hacemos es humanitaria"

LÚH ha querido contactar con miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para averiguar la situación a la que los agentes de a pie se enfrentan. “La labor que hacemos es humanitaria”, comienza un agente de la Guardia Civil. “Sobre todo, en materia de inmigración, lo que hacemos siempre los guardias civiles y los policías y, en este caso, militares también es salvar vidas. Siempre”.

Declaran que, a pesar de la existencia de convenios bilaterales entre Marruecos y España que permiten devolver ‘en caliente’ a los ciudadanos del país árabe que arriban la costa española, las tensiones “políticas” distraen de la verdadera realidad. 

“No muestran ni resistencia. Se sientan en la playa y, cuando llegas, son súper amables, son gente estupenda. Algunos de ellos comparten las galletas que les dan con los militares. Incluso uno de ellos le dio un beso a un militar en el casco”, explicitan ante la imagen que se muestra por parte de algunos medios y formaciones políticas al respecto de la “peligrosidad” de las personas migrantes. “Fíjate lo ‘peligrosos’ que son que ayer, de 8.000 que entraron, no hubo ningún guardia civil, ni ningún policía, ni ningún militar herido. Es verdad que nos tiraron piedras, pero solo fue al principio. El resultado es que no hay agentes heridos”.

“Yo he llegado a dar biberones a bebés. Lo que realmente vivimos es un drama. Personas ahogadas en la playa, mujeres embarazas ahogadas”, referencia el agente respecto a la cotidianidad de las misiones en la valla. “He visto muchas veces a compañeros tirarse al agua para rescatar a un inmigrante montones de veces. Nadie lo ve como un Ejército que hace frente a una invasión peligrosa ni nada de eso. Cuando ves eso a pie de playa lo ves como lo que es: otro ser humano”.

“Lo que se ha hecho en Ceuta es, básicamente, un trabajo humanitario”, concluyen.

Vox utiliza la labor humanitaria para generar discursos de odio

Al preguntarles por la monopolización del discurso que hace la extrema derecha sobre la situación de los miembros de las Fuerzas Armadas, aprovechándose políticamente partidos como los liderados por Santiago Abascal para crear propaganda de odio, su respuesta es igual de clara: “La imagen que hoy da la vuelta al mundo es la de un Guardia Civil rescatando a un bebé en Ceuta, no la de Abascal hablando de invasión”.

“Las escalas básicas de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado sabemos que, sobre todo de Vox, no esperamos mucho. Básicamente porque lo que queremos es mejorar nuestras condiciones laborales, obtener derechos sindicales que están prohibidos, por ejemplo, en la Guardia Civil, que no se nos aplique el Código Penal Militar... Esas son reclamaciones que nunca las va a llevar Vox al Congreso”, explican al respecto.

“Al final, es una adscripción ideológica a cierta nostalgia del pasado en vez de una acción real que mejore nuestras condiciones”, continúan. “Los miembros de Vox que han pertenecido a cuerpos militares, son altos mandos muy relacionados con cierta cúpula”, como es el caso de Alberto Asarta, diputado en las Cortes por Vox y antiguo General de las Fuerzas Armadas, que no dudó en expresar su aprobación a la carta que los militares del polémico grupo de WhatsApp ‘la XIX’ remitieron al Rey, o el General Rosety, firmante del manifiesto de apología a Franco.

Vox defiende a la parte de la Guardia Civil de ‘arriba’. Ya está. Y aparte nos roban los símbolos. Vox no ofrece nada interesante ni para los policías, ni para los guardias civiles. Solo llevan al Congreso la mascarilla con la bandera de España y el escudo de la Guardia Civil. Poco más”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Luis Felipe Sellera Ramos

    20 de mayo de 2021 10:35 at 10:35

    Ojalá, por cierto, término de origen árabe, un número importante de las fuerzas y cuerpos de seguridad pensaran como transmite este artículo; es decir, que su función principal es la de proteger las vidas y haciendas del pueblo,la gente del común, en cumplimiento de la declaración universal de los derechos humanos.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes