fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

La impunidad frente a la violencia política contra las mujeres de izquierdas

"Mira lo que les hacemos a las Ministras, que no haremos contigo en la plaza, en los bares, en la calle, en las redes"

Semana trágica 5 mujeres un niño asesinados violencia machista una semana

¿Qué ha tenido que pasar para llegar al momento en el que en una Comisión de Trabajo un diputado del PP le diga a una Ministra de Trabajo y Vicepresidenta que "en su partido para llegar lejos hay que sujetarse muy fuerte a una coleta" y que no pase nada?

Esto sucedía el 22 de marzo de 2021 y a pesar de la respuesta impecable de la Ministra de Trabajo, esto fue un indicador más que nos alertaba de un fenómeno que viene de lejos y que continúa hasta extremos insoportables: la violencia política contra las mujeres que dan un paso al frente en política. El caso del acoso de las mujeres que estén dentro o cerca de Unidas Podemos es especialmente sangrante, porque como sabemos, el germen del desprecio es el odio y contra Podemos se ha labrado muy bien una campaña de deshumanización de todos sus integrantes.

El 14 de junio de 2017, ante una Irene Montero incontestable, que en aquella moción de censura dio a conocer su fortaleza política citando caso por caso los escándalos de corrupción del Partido Popular, el entonces portavoz, Rafael Hernando, al no poder refutarle ni una sola de sus palabras con ideas políticas, probó a desviar la atención con un ataque machista at hominem " dicen que lo ha hecho usted mejor que Iglesias pero no lo diré yo porque no sé que provocaré en esa relación".

Son tan solo varios ejemplos, muy conocidos ambos, pero les invito a ver cualquier sesión plenaria en el Congreso, en el Senado, en las comisiones parlamentarias, comisiones de investigación o debates televisivos.

Y si pasa con plena luz y taquígrafas, se podrán ustedes imaginar cómo son las vidas y los time line de aquellas militantes, directoras de medios, articulistas, actrices, ilustradoras o incluso simpatizantes que un momento dado defienden ideas de izquierdas. Llegando a extremos en los que una mujer como Rocío Carrasco que no se ha manifestado públicamente sobre sus ideas políticas, que lo que ha hecho es denunciar episodios de violencia de género a manos de su ex pareja, sea acosada a la entrada de un Juzgado con carteles de "fuera feminazis".

El aviso para nosotras sigue siendo el de siempre: no te metas en política. "Mira lo que les hacemos a las Ministras, que no haremos contigo en la plaza, en los bares, en la calle, en las redes".

"En momentos de tensión política, de disputa de hegemonías y de presencia en el poder de elementos no previstos ni deseados en esta monarquía, ese resorte de la violencia sexual política se vuelve loco. Porque si algún síntoma hay de cambio cultural son las voces de esas rojas". Explicaba esta semana en un hilo, Alba González Sanz, Doctora Internacional en Género y Diversidad por la Universidad de Oviedo, es Licenciada en Filología Hispánica por la misma casa, Máster en Igualdad de Género en Ciencias Humanas, Jurídicas y Sociales por el CSIC y Máster en Género y Diversidad. He puesto toda su formación académica aunque me ocupe un párrafo porque es precisamente lo que suelen olvidar quienes nos reducen al absurdo para ridiculizar nuestras reivindicaciones. 

La directora de este mismo medio, Dina Bousselham ha sufrido una de las mayores campañas de acoso en redes que yo haya visto. Pero a Dina no sólo le vinieron por Twitter o los medios, sino desde las propias cloacas del Estado. Cuando asumió la dirección de este periódico, las redes sociales le dedicaron todo tipo de insultos xenófobos y machistas: "Mora de mierda aquí y traidora en Marruecos". El acoso se multiplicó por mil para desviar la investigación de una trama criminal dedicada a la extorsión el chantaje y la intoxicación informativa por la que se le habían intervenido datos de su teléfono robado, cuando era asesora de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo. Ya no se habla de Caso Villarejo, estaba servido con la colaboración de todos los medios La Pieza Dina. Vete tú a explicarles, cuando todo el sistema mediático está en esas que Dina Bousselham lleva escribiendo artículos desde los 18 años y llevó en Podemos una secretaria de Comunicación , o que es Licenciada en ciencias Políticas, con máster en La Sorbona. Puede hablar en siete idiomas pero en qué idioma habría que hablarle al publicista Risto Mejide cuando desde su programa ignoró su currículum para acusarla de "no ser periodista"?

Seguimos. La actriz Sara Sálamo comenzó a recibir insultos machistas en sus redes  el 8 de noviembre de 2020, ¿el motivo? la culpaban de que el futbolista Isco estuviera bajando su rendimiento deportivo con el Real Madrid.

La periodista Cristina Fallarás abandonó la red social Twitter en la que tenía más de 153.000 seguidores por los insultos vejatorios, machistas y constantes que recibía dijera lo que dijera. Ya estando fuera de la red social,  la hicieron TT también con insultos, por participar en el cierre de campaña junto a Unidas Podemos. Dos semanas antes por motivos similares se borró la cuenta de Twitter la alcadesa de Barcelona, Ada Colau.

 

Esta semana ha sido el turno de Lilith Vestrynge que una vez más ha sido TT y no por su trabajo sino con una red llena de odio que vomitaba machismo. Nos hubiese llevado a todas dos días denunciar y bloquear que es lo único que se nos aconseja hacer. Que parece ser lo único que se nos permite hacer mientras estos portadores de odio suben todas las murallas y se instalan en el corazón de las instituciones.

¿Es solo a las mujeres de Podemos? No. ¿Es solo dentro de España? Tampoco. En este articulo se ha explicado muy brevemente la deshumanización de todo lo que toque con Podemos y cómo  se ha llegado a los extremos que se ha llegado pero es un fenómeno global: a las mujeres que lucharon a favor del aborto en Argentina, activistas por el medio ambiente, corresponsales, las colombianas que actualmente se están jugando literalmente la vida sufriendo desapariciones, violencia sexual y asesinatos. Estamos a tiempo de cuatro cosas: de verlo, de reconocerlo, de no normalizarlo y de combatirlo.

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. ESTRELL@

    10 de mayo de 2021 08:28 at 08:28

    me dan ganas de llorar… yo no soy feminista al menos en la practica, pues realmente no hago gran cosa por la igualdad de sexos, cuando muchas mujeres son victimas del machismo en primera persona por dar la cara o por ser brillantes.
    Que poca vergüenza y que falta de respeto.Se cree el LADRÓN QUE todos SON DE SU MISMA CONDICIÓN .

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes