fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

La imputación de Cospedal sacude a Rajoy y a Casado

Se estrecha el cerco judicial sobre el primero, y el segundo debe a la ex secretaria general del PP su puesto al frente del partido.

La imputación de Cospedal sacude a Rajoy y a Casado
Dolores de Cospedal, entre Pablo Casado y Mariano Rajoy

Aunque la imputación de Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, en la pieza 7 del caso Tándem –más conocida como pieza Kitchen del caso Villarejo– por presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias en el marco de la operación Kitchen –operación parapolicial ejecutada en 2013 para sustraer documentación al exgerente y extesorero del PP Luis Bárcenas para que no pudiera utilizarla contra dirigentes del partido– estaba cantada, el juez instructor de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón no la ha tomado o al menos comunicado hasta este miércoles, fecha prevista para la comparecencia del matrimonio ante la comisión del Congreso que investiga precisamente la Kitchen. De hecho, la decisión de García-Castellón se ha conocido mientras comparecía López del Hierro y antes de que lo hiciera Cospedal, cuya comparecencia ante la comisión de investigación del Congreso ha sido pospuesta hasta después del próximo 29 de junio, que es cuando tendrá que declarar como imputada ante el juez instructor de la Audiencia Nacional.

En cualquier caso, la imputación de Cospedal –que llegó casi a lo más alto tanto en su partido como en las administraciones públicas, pues fue secretaria general, es decir ‘número dos’, del PP desde 2008 hasta 2018, presidenta de Castilla-La Mancha desde 2011 hasta 2015 y ministra de Defensa desde 2016 hasta 2018– ha sacudido especialmente a dos de sus correligionarios: Mariano Rajoy, de quien fue mano derecha en el PP durante toda una década –la década en la que fue ejecutada la operación Kitchen–, y Pablo Casado, que le debe su puesto al frente del partido.

Al anterior presidente del PP, Mariano Rajoy, porque estrecha el cerco judicial sobre él, y es que cuando en 2013 fue ejecutada la operación Kitchen, Rajoy y Cospedal eran los máximos dirigentes del partido, y los entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, eran los máximos dirigentes del Ministerio del Interior del Gobierno del propio Rajoy, y ahora todos –sus subordinados en el partido en el caso de Cospedal y en el Ejecutivo en los casos de Fernández Díaz y Francisco Martínez– están imputados en la pieza Kitchen menos Rajoy, que es el único de los cuatro que no lo está, al menos por el momento.

Y al actual presidente del PP, Pablo Casado, porque le debe su puesto al frente del partido. Y es que Rajoy tuvo dos manos derechas: una en el partido –la propia Cospedal– y otra en el Gobierno –la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría–, dos manos derechas siempre enfrentadas y cuyo enfrentamiento siguió tras el adiós de Rajoy; tanto, que acabaron disputándose la Presidencia del PP en un sólo puede quedar una en el que al final no quedó ninguna de las dos, y es que quien acabó sucediendo a Rajoy al frente del partido fue un tercero en discordia al que Cospedal acabó uniéndose y apoyando precisamente para que no ganara Santamaría: el propio Casado.

Fuentes cercanas a la investigación judicial sobre la operación Kitchen ya habían confirmado a LUH que contra Cospedal y contra Fernández Díaz hay “pruebas contundentes” y que contra Rajoy hay “indicios evidentes”.

La pieza Kitchen es una de tres vertientes judiciales que conviene examinar en conjunto; las otras dos son la de los papeles de Bárcenas o caja B del PP y la de los ordenadores de Bárcenas, esta última ya sentenciada aunque aún judicializada, como las otras dos. Y es que la pieza Kitchen gira alrededor del presunto uso de fondos públicos y de funcionarios públicos por parte de dirigentes del PP para intereses particulares y además ilícitos, y más concretamente para evitar que la sociedad pero también la justicia tuvieran más pruebas sobre la financiación ilegal del partido cuyos máximos dirigentes cuando se llevó a cabo la operación parapolicial eran precisamente Rajoy y Cospedal. Por eso avanzar en la investigación de la operación Kitchen podría suponer también avanzar en las otras dos vertientes judiciales.

En el informe de diligencias previas en el que pidió la imputación de Cospedal y de Fernández Díaz –informe fechado el pasado mes de septiembre y al que tuvo acceso LUH–, la Fiscalía Anticorrupción destacaba que el comisario de Policía jubilado José Manuel Villarejo, brazo ejecutor de la operación Kitchen, “reconoce disponer de diferentes grabaciones con los principales implicados”, grabaciones de conversaciones –en las que se refieren a Cospedal como la ‘Cospe’, a su marido como el ‘Polla’, a Francisco Martínez como ‘Paco’ y ‘Choco’ o al propio Rajoy como el ‘Asturiano’ y el ‘Barbas’– sobre una operación parapolicial “de la que, según sus propias manifestaciones, también tendría conocimiento el ‘Asturiano’”.

“Joder, no delates a nadie, que tal…”

“Estaba la ‘Cospe’ cuando me la pasó el ‘Polla’ (…) Y entonces ¿sabes lo que me dijo? Lo que ya te dije… Me dijo: «Yo voy a hablar con el ‘Asturiano’ y utiliza las vías que tú estimes oportunas para que llegue a él… porque también el ‘Asturiano’ piensa que ya es una pelea con la otra»”. “¡No entienden! De, de, del tonto polla del ‘Asturiano’, eh, que me toca la polla y que, bueno, me podrá meter en el maco, me podrá no sé qué, pero le busco una avería que se caga, eh, le busco una avería que se caga”. “Me llamó la ‘Cospe’: «Joder, no delates a nadie, que tal…». Y yo: «¿Cómo que no? Os busco la ruina a todos y al primero al ‘Barbas’, a tomar por culo!»”. Son algunas de las afirmaciones de Villarejo en las grabaciones transcritas por la Fiscalía Anticorrupción.

Francisco Martínez está imputado en la pieza Kitchen desde enero del pasado año 2020 e incluso ha reconocido su implicación en la misma, pero viene insistiendo en que recibió “instrucciones muy claras y explícitas”, que lo puede “demostrar” y que su error fue “ser leal a miserables como Jorge [Fernández Díaz], Rajoy o Cospedal”. “A mí este asunto ni me importaba, ni me preocupaba, ni me interesaba, pero escuché muchas veces de mi superior que era «el asunto más importante que teníamos entre manos» y todo eso lo puedo demostrar”, ha llegado a asegurar Martínez, que –sintiéndose acorralado judicialmente y abandonado no sólo por Fernández Díaz, Cospedal o Rajoy sino también por Casado y el resto de los actuales dirigentes del PP– en 2019 compareció ante un notario para entregarle varios mensajes de Fernández Díaz que recibió en 2013 y 2014, mensajes de los que se desprende que el entonces ministro del Interior estaba más que al tanto de la operación Kitchen y que ahora están en poder de la Fiscalía Anticorrupción, uniéndose así a las grabaciones de Villarejo. “Lo que nadie puede pretender es que sea una especie de mártir de una causa que no era la mía, que nunca lo fue y en la que me vi involucrado exclusivamente por lealtad y obediencia”, viene insistiendo el antiguo secretario de Estado de Seguridad, que asegura que Fernández Díaz llegó a decirle que el propio Rajoy también estaba al tanto de la operación parapolicial.

En el informe en el que pidió la imputación de Cospedal, la Fiscalía Anticorrupción destacó que la documentación de Bárcenas afectaba a “altos dirigentes” del PP, entre ellos Rajoy, Javier Arenas y ella misma, y que su marido, López del Hierro, fue “la persona que pone en contacto” al responsable de la seguridad de Cospedal, el comisario de Policía Andrés Gómez Gordo, con Villarejo “para que éste manipule al chófer” de Bárcenas, Sergio Ríos, con el objetivo de hacerse con la documentación del exgerente y extesorero del partido mientras este estaba en la cárcel.

En su comparecencia del pasado jueves ante la comisión del Congreso que investiga la operación Kitchen, Villarejo llegó a decir que “una serie de personas” –entre las que citó a Cospedal, a Francisco Martínez y a Mauricio Casals, presidente del diario ‘La Razón’, propiedad del Grupo Planeta, y consejero del grupo Atresmedia, propietario de las cadenas de televisión Antena 3 y laSexta y de la cadena de radio Onda Cero y cuyo accionista mayoritario es el propio Grupo Planeta– le “trasladaban inquietudes del presidente del Gobierno”, Mariano Rajoy. “Me pedían que le mandara mensajes con lo que ya les había dicho a ellos”, se quejó el comisario jubilado, que aseguró que llegó a trasladarles su malestar por tener que duplicar sus mensajes por esa falta de confianza de Rajoy hacia esos presuntos intermediarios entre Villarejo y él mismo.

Mientras el cerco judicial sobre Rajoy se estrecha, la imputación de Cospedal también incomoda a Casado y al resto de los actuales dirigentes del PP, aunque en este caso más por lo político que por lo judicial. En este sentido, el portavoz del partido, José Luis Martínez-Almeida, ha expresado este martes, en declaraciones a los medios, su “respeto total y absoluto a resoluciones judiciales”, pero ha insistido en que, “mientras no haya una sentencia condenatoria”, Cospedal “es inocente”. En cualquier caso, en el PP son conscientes de que tras su declaración como imputada el próximo 29 de junio podría venir su procesamiento, es decir la apertura de juicio oral contra quien para Casado fue una “amiga” y una “referencia indiscutible” cuando lo apoyó en las primarias frente a Soraya Sáenz de Santamaría y ahora ya es “esa persona”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Rafael Gago Pardilla

    3 de junio de 2021 12:24 at 12:24

    Lo peor de todo es que sus millones de fanáticos e ignorantes les votan siempre y hagan lo que hagan

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes