fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Espacio de la directora

La nueva normalidad y el Rey emérito

El Estado de Alarma finalizará mañana, domingo 21 de junio. Esta herramienta constitucional, prorrogada hasta en seis ocasiones, ha sido el principal mecanismo del Gobierno para proteger a la población en los ámbitos sanitario, social y económico.

A partir del lunes, empezamos una nueva normalidad, una realidad marcada por la incertidumbre social de un nuevo rebrote, con varios conflictos laborales surgidos durante estos meses como en las plantas de Nissan y Alcoa, nuevas etapas negociadoras en el mundo del trabajo entre patronal, sindicatos y gobierno, y el que el ejecutivo tiene un papel fundamental para blindar lo público y proteger el empleo, el salvavidas sin el que durante esta crisis, no habría quedado viva la tripulación.

Inauguramos el verano y el final total del desconfinamiento, con la mayor crisis jamás conocida del sector turístico y hostelero, principal motor económico, durante estos meses.

Pero en esta nueva normalidad, hay cosas que no han cambiado. Nos hemos enterado, ya por vía judicial, de los chanchullos del rey emérito. Mordidas y comisiones a lo largo de todo su reinado. Y en el Congreso de los Diputados, algunos partidos, concretamente PP, PSOE, CS y VOX no han querido levantar la alfombra, no vaya ser que molesten a Juan Carlos.

Unidas Podemos junto a partidos como PNV o ERC llevan ya varios intentos para que se investigue su corrupción, el último ayer, recurriendo a la Mesa del Congreso la decisión de rechazar la investigación del AVE a la Meca. Los informes de los letrados se escudan en la supuesta inviolabilidad del Rey, a través de un relato jurídicamente débil.

Seamos honestos. ¿El Rey, como jefe del Estado, y la institución de la Monarquía no deberían estar controlados también para por el poder legislativo? ¿No merecen los españoles y españoles saber que hacía la máxima representación de España en sus relaciones diplomáticas y comerciales con países como Arabia Saudí? ¿Por qué hay tanto interés por silenciar su corrupción? ¿A quién le puede salpicar? Somos pocos lo que hablamos sin miedo de estos temas, precisamente porque no tenemos ningún tipo de atadura económica con nadie.

Que el periodismo no mire hacia otro lado con la corrupción de algunos, y que se pueda investigar en sede parlamentaria, son dos elementos clave para una buena salud de nuestra democracia.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes