fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

La operación del PSOE en Bankia, letal para el sector público y el empleo

“Volvemos a entregar al sector privado una entidad que nos costó 22.424 millones de euros rescatar y a la que hubo que proporcionar ayudas públicas por un importe muy superior”, denuncia Sánchez Mato

La absorción de Bankia por CaixaBank, letal para el sector público, el empleo y los usuarios de banca

0CaixaBank y Bankia –el tercer y el cuarto mayores bancos de España, respectivamente– ultiman su fusión, que en realidad supondría la absorción de Bankia –del que el Estado posee el 62%, tras rescatarlo inyectándole 22.424 millones de euros de dinero público durante la crisis de 2008– por parte de CaixaBank, lo que daría lugar al mayor banco de España –por delante del BBVA y del Banco Santander–, del que el Estado poseería el 15%. La operación –que para salir adelante necesitaría el visto bueno del Gobierno central– ha sido anunciada por diversas fuentes, pero aún no ha sido comunicada a la CNMV. Y, según diversos economistas consultados por LUH, supondría tres graves problemas: uno para el sector público, otro para el empleo de los 51.600 empleados del gigante resultante de la operación y otro para los usuarios de banca.

“La privatización de Bankia sería una nueva puñalada a la defensa de lo público”, ha advertido este viernes, en declaraciones a LUH, Carlos Sánchez Mato, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense y responsable de Políticas Económicas de IU, que ha asegurado que la operación supondría “otro paso más como los que ya dio en su momento el PSOE de Felipe González” con la privatización de Telefónica, la de Endesa o la –también bancaria– de Argentaria, que constituyeron “operaciones lesivas para el interés del pueblo”. En este sentido, ha insistido en que la operación sería “muy nociva” para los intereses generales porque con ella “se abandonaría la posibilidad de constituir un banco público”, algo “absolutamente imprescindible en nuestro país”. “Mientras, en el momento actual, Alemania está utilizando el banco público KfW para apoyar a su sector empresarial, aquí volvemos a entregar al sector privado una entidad que nos costó 22.424 millones de euros rescatar y a la que hubo que proporcionar ayudas públicas por un importe muy superior”, ha ejemplificado. Y ha advertido: “Las privatizaciones bancarias de hoy serán los rescates de mañana; al tiempo”.

En la misma línea que Sánchez Mato se ha pronunciado Nacho Álvarez, secretario de Estado de Derechos Sociales y secretario de Economía de Podemos, que ha asegurado que “la modernización del tejido productivo español requiere desarrollar una banca pública eficiente”, como la que tiene por ejemplo “Alemania”, y ha considerado que “Bankia puede ser el embrión para ello”, por lo que el Estado “no debe abandonar su participación en el capital, reprivatizando la entidad”. El secretario de Estado ha recordado que los contribuyentes rescataron Bankia con sus impuestos y ha insistido en que el Estado “debe proteger” ahora a esos contribuyentes. “Las ayudas públicas deben servir para atender necesidades económicas generales, y no para mejorar la rentabilidad de otras entidades”, ha zanjado.

En cuanto al empleo, el nuevo banco resultante de la operación sumaría unas 6.600 sucursales –CaixaBank tiene 4.400 y Bankia 2.200– y unos 51.600 empleados, pero Álvarez ha destacado que operaciones como la que ultiman CaixaBank y Bankia “suelen tener importantes implicaciones sobre las plantillas laborales de las empresas” afectadas –en este caso, dos bancos–, y la actual crisis del coronavirus, marcada por un “contexto de alto desempleo”, “no es precisamente un buen momento para posibles despidos de trabajadores”.

Sánchez Mato ha recordado que “100.000 trabajadores del sector bancario han sido despedidos desde 2007” y ha destacado que los 51.600 trabajadores del gigante que resultaría de la absorción de Bankia por CaixaBank “suponen casi el 30% de los empleados y empleadas del sector bancario”. En este sentido, ha advertido de que si la operación sale adelante, “con toda seguridad habrá despidos” que en el sector bancario “no generan grandes conflictos sociales porque suelen pagarse importantes indemnizaciones y formas de acceso a prejubilaciones”, lo que supone “un coste para el erario público”.

Además de para el sector público y para el empleo, Sánchez Mato ha destacado que la operación supondría un problema también para los usuarios de banca, pues profundizaría en un “proceso de concentración bancaria” que “ya es muy acusado” y del que el Estado ha sido animador, “proporcionando cuantiosísimas ayudas públicas” y “facilitando que el BBVA, el Santander y la propia CaixaBank se hicieran con las piezas más débiles del sistema bancario”. “El oligopolio era muy importante ya antes de esto, pero con esta operación, mucho más”, ha advertido el profesor de Economía Aplicada, que ha explicado que esas tres entidades bancarias “antes de esta operación tienen el 52,3% del mercado, medido en términos de activos totales” y “tras esta operación tendrían el 60,6%”. “Un mercado oligopolístico siempre hace que empeoren las condiciones para los consumidores –no en vano, los precios de los préstamos en España son superiores a los de la UE–, y esta operación bendecida por el Estado contribuiría a fortalecer el oligopolio”, ha alertado. “De la última crisis salimos con una importante concentración bancaria; seguir profundizando la oligopolización del sector financiero no es una buena noticia para la competencia del mercado ni para la propia estabilidad del sector financiero”, ha apuntado, en la misma línea, Álvarez, que ha recordado que la crisis de 2008 “nos enseñó que tener entidades financieras ‘demasiado grandes para quebrar’ (too big to fail) genera importantes riesgos para la estabilidad del sector”.

Por su parte, Sánchez Mato ha destacado que en España en 2007 había “algo más de 45.000 oficinas bancarias” y en 2019 había sólo “la mitad”. “En eso, entre otras cosas, ha consistido el proceso de reestructuración”, ha advertido el profesor de Economía Aplicada, que ha reconocido que “había zonas de mucha masificación” pero que también ha destacado que ese “cierre masivo” ha provocado “graves problemas sobre todo en las zonas rurales”. “La absorción de Bankia por CaixaBank continuará y exacerbará ese proceso de exclusión financiera que es un problema para quienes viven en el mundo rural o tienen edad avanzada y no son usuarios informáticos”, ha zanjado.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes