fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

El Megáfono

La realidad a través de conceptos prostituidos

No pocos seremos los que pensamos que la velocidad de los acontecimientos hace, provoca, que no podamos analizar la realidad social, para saber en qué tipo de sociedad nos hemos convertido y qué tipo de sociedad queremos ser. Nuestra agilidad mental quiere adaptarse y con ello, perdemos capacidad de comprensión. A esto habría que unir que huimos de relatos con más de 280 caracteres y la atención se dispersa cuando la verdad contiene algo más. Adquirimos "la realidad" a través de titulares donde se prostituyen los conceptos.

Perdimos parte de la capacidad que nos distingue como seres humanos, la de discernir.
Si a esto le añadimos que ya apenas nos inmutamos ante la tragedia, donde las personas, ya no de terceros países, si no las de nuestro entorno sufren y mueren, concluiremos que la Involución está en nosotros y que, en un espacio corto de tiempo, apenas perceptible, nos hemos convertido en un subproducto, en un desecho del sistema que no le interesa personas pensantes. Protagonistas de una novela distópica que apenas hubiesen imaginado esos grandes autores de este tipo de relatos.
Añado que lo que antes era una emoción esporádica que nos alertaba de un peligro inminente, el miedo, ahora se ha convertido en un compañero presente y permanente. A todos los países de nuestro entorno les afecta, con una pequeña diferencia, la nuestra es una sociedad que proviene de una guerra civil y de una dictadura. Los "padres de nuestra democracia" creen que un acto simbólico refrendado en 1978 puede terminar con los 2 genes predominantes en nuestra sociedad, el guerracivilista y el gen franquista instaurado (este último) por el terror en millones de conciencias durante 40 años. Una sociedad no cambia de un día para otro.

La "libertad" que reclaman algunos es esa libertad, precisamente, la de salir del armario democrático y mostrarse tal cual son: franquistas.
No necesitamos mucha materia gris, tan escasa ahora, para concluir que muchos de los hijos de aquellos que exterminaron a los demócratas en nuestro país ocupan la mayoría del poder económico y por consiguiente político. En el caso político ese gen heredado lo muestran con orgullo, con el orgullo que conlleva limpiar la memoria de sus ancestros justificando el genocidio, tan vital para ellos. El orgullo de ser fascista; aquellos sometidos desde niños al pensamiento único, afectados por la incapacidad de desarrollar su personalidad propia y que ahora reclaman para todos los niños con el pin parental. Aquellos que hacen de nuestra sociedad (que no ha revisado su historia) una sociedad convulsa generadora de odio y propensa al enfrentamiento. Una sociedad parecida a aquella por la que los portadores de ese virus creyeron estar en posesión de la verdad absoluta y que, a través de una guerra, sometieron a un pueblo. El caldo de cultivo está aquí y ahora. Repetimos ya nuestra historia que nunca fue enseñada.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes