fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La semana de honra y deshonra del rey padre

No fue noticia antes de que tuviera lugar el acto institucional celebrado en el Congreso con motivo del cuadragésimo aniversario 23-F, al objeto de que Felipe VI honrase la memoria de su padre y reforzara en lo posible una institución a la baja. Habría quedado muy feo saber entonces lo que luego supimos: que el rey emérito defraudó más de cuatro millones de euros a Hacienda, por lo que fue precisa la regularización fiscal correspondiente por unas rentas que ascendían a más de ocho millones.

Se trata, por ahora, de la segunda regularización desde el pasado mes de diciembre (van más de cinco millones de euros) y lo que glosó Felipe VI en vísperas del evento aludido fue la actitud “determinante” de su padre “para la defensa y el triunfo de la democracia”, una declaración que habría perdido buena parte de su encanto literario si en las portadas de los medios de información se hubiera conocido en vísperas lo que luego fue noticia relevante.

En esta ocasión, las rentas del ex Jefe del Estado lo son en concepto de muchos y altos vuelos en una compañía de jets privados, pagados hasta 2018 por la fundación Zagatka, propiedad de Álvaro de Orleans, a fin de que el rey se encontrase con su querida Corinna. El primo del Juan Carlo I -según leímos- justificó su mediación por una tradición familiar de amor a la monarquía.

Esta misma semana del cuadragésimo aniversario del 23-F para honrar al ex Jefe del Estado huido por presuntos delitos de corrupción, y de que los medios cortesanos reprochasen a Pablo Iglesias que no aplaudiera a Felipe VI en ese acto institucional, el Congreso rechazó a continuación acabar con la inviolabilidad del rey y retirar el aforamiento a su padre con los votos del Partido Socialista, Partido Popular, Vox y Ciudadanos. La propuesta de Esquerra Republicana solo obtuvo 74 votos a favor.

La semana ha permitido sacar conclusiones sobre la Corona, aunque siga pendiente de dilucidar -por imposibilidad legal para hacerlo- el papel que le tocó al rey padre en aquella vergonzosa jornada que empezó algunas semanas antes de la fecha, cuando Adolfo Suárez dimitió como presidente del primer gobierno democrático después de la dictadura: "Como frecuentemente ocurre en la historia -dijo entonces Suárez con la tensión reflejada en su rostro-, la continuidad de una obra exige un cambio de personas, y yo no quiero que el sistema democrático de convivencia sea, una vez más, un paréntesis en la historia de España".

No puedo dejar sin mención, puestos a citar frases de ex presidentes del Gobierno, una que ha sido reciente titular destacado del adelanto de la entrevista que se emitirá este domingo por La Sexta entre con José María Aznar, el de las Azores, y Jordi Évole: “Si el que representa a una institución no cree en ella, por qué van a hacerlo los demás”.

Cabe por lo tanto decir que aplaudir a esa institución, en estas circunstancias, es mucho más incoherente que no hacerlo y que, como señaló la presidenta del Congreso en el mismo acto de exaltación de quien ha demostrado no respetarla -según Aznar-, la monarquía "no es condición de posibilidad de la democracia". Antes al contrario, se está convirtiendo en un problema para que esta democracia deficitaria crezca y profundice en los valores que la deben hacer respetable para todos.

PS. Anteayer, por cierto, fue retirada en Melilla la última estatua de Franco, para honra de un dictador y deshonra de una democracia.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. montemayuso

    28 de febrero de 2021 17:29 at 17:29

    Los borbones, una dinastía que llego tras la Guerra de Sucesión. Una guerra civil que acabo con la convivencia pacifica entre los distintos reinos de las españas. Con un rey demente y libidinoso que no quería ser rey de las españas. Abdico y volvió a reinar. Se sospecha que fue quien quemo el Real Alcázar de Madrid porque no le gustaba. Nos dejo como sucesor a otro loco que se comía su propia mierda.
    El cuarto, un mea pilas al que solo le importaba sus aficiones y que a punto estuvo de quemar todas las pinturas de desnudos de la época porque lo escandalizaban. De este son el himno y la bandera borbonica, no de los españoles.
    El quinto, un calzonazos del que su mujer dijo que no fue capaz de engendrarle un solo hijo. A quien se cree su propio hijo obligo a renunciar al trono. Quien traiciono al país en las Abdicaciones de Bayona él y su supuesto hijo vendieron la corona por treinta y cuatro millones de reales de renta.
    Esta fue la primera vez que nos libramos de los borbones.
    Del sexto, el deseado de infausto recuerdo mejor ni hablar. El rey felón, el traidor a la patria y al pueblo. Rey corrupto, mujeriego, despótico, rencoroso, vengativo y que nos dejo en herencia tres guerras civiles, una reina regente esclavista y una hija ninfómana a la que sufrimos como reina.
    La séptima, la llamada reina de los tristes destinos, otra corrupta que se apropio del 25% de la venta de los bienes del real patrimonio y que con la creación de la red ferroviaria la corrupción sirvió para enriquecer a su propia madre. No quedo más remedio que obligarla a abandonar el país.
    Esta fue la segunda vez que nos libramos de los borbones.
    Su hijo recupero la corona para los borbones y paso sin pena ni gloria, la palmo pronto, si no otro gallo cantaría.
    Al noveno, también hubo que largarlo. Nos metió en una guerra en la que hacia negocio vendiendole armas al enemigo, creo una productora de pelis porno, acabo con la poca democracia que había apoyando un golpe de estado. De este viene lo de borboneo, que no es otra cosa que meterse donde no le llaman ni debe en política.
    Pero como dijo Valle Inclán: “Los españoles han echado al último Borbón, no por Rey sino por ladrón”.
    Con estos antecedentes del comistral de balde del “Juanito” el campechano.
    De que nos sorprendemos.

  2. montemayuso

    28 de febrero de 2021 17:41 at 17:41

    Se me ha pasado (imperdonable) comentar que el comistral de balde del Juanito recupera la corona para los borbones después de otra guerra civil. Pero esta además trae el agravante de ser la causante del mayor genocidio que han sufrido las españas en su historia y padecer bajo el pie del fascismo durante cuarenta años de dictadura.

  3. montemayuso

    28 de febrero de 2021 19:29 at 19:29

    Sobre la estatua del genocida, decir que fue puesta en 1978. Tres años después de su muerte y más de una años después de la celebración de las primeras elecciones democráticas.
    ¡Vaya democracia! que seguía homenajeado al mayor genocida del país.
    Así nos va.

  4. nachosf

    1 de marzo de 2021 20:27 at 20:27

    «MONTEMAYUSO»: Nada mas que añadir. Simplemente un «BRAVO».
    El ser monárquico de cura estudiando historia si eres decente, o se agrava siendo imbécil o interesado.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes