fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La subversión de la autoridad

El actual Gobierno debería poder demostrar su capacidad para ejercer la Autoridad. Aplicar la ley con determinación. Y penalizar las conductas subversivas por antidemocráticas.

"Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que el poder detenga al poder". 
Montesquieu

 

La autoridad se basa en la capacidad de ejecutar un Plan de Acción. Esa ejecución requiere voluntad y carácter. Ambos requisitos se le exigen a un verdadero líder. Por ello, el gobernar debe basarse en la sensibilidad y la imaginación para afrontar los retos que se presentan. Actuar con decisión y conocimiento es el modo de resolver los dilemas. Siempre desde la honestidad para con la gente y para con los ideales con los que se formó el gobierno.

La ultraderecha del Partido Popular y de Vox utiliza todos los recursos de que dispone para destruir a la coalición de gobierno. Aplican voluntad y carácter, aunque estas cualidades sean disfuncionales a la democracia. Entran en la estrategia subversiva cuando califican como ilegítimo al gobierno. Se ponen fuera de la ley. Mienten a sabiendas. Subvierten las reglas de juego. Alientan a sus fanáticos a manifestar intenciones criminales hacia miembros y simpatizantes del gobierno progresista. Es un poder subversivo.

Tal vez confían en la cobertura ofrecida por un sector importante de los jueces y fiscales afines a esas convicciones ultramontanas. Entonces, desde ese sector del aparato judicial, se banalizan los actos subversivos y se archivan las causas incómodas. La casuística es abundante.

El Poder es un atributo de la Autoridad. La cuestión es que puede existir ésta sin el Poder. Porque existe el riesgo de que la autoridad institucional se vacíe de poder. Entonces la autoridad se debilita. A esto es a lo que juega la ultraderecha desde todas las instancias del Estado de Derecho. Debilitar a la autoridad legítima. Para derrocarla.

Por ejemplo, la monarquía ve resentida su autoridad cuando incurre en transgresiones que están fuera de su marco competencial. Además, cuando el poder político lo avala, también subvierte los límites de la decencia y del buen hacer institucional. Entonces la corrupción queda avalada y la autoridad desarticulada.

Como lo es admitir el terrorismo de Estado. Ello es legitimar una respuesta asesina. Eso es inadmisible. Justificar el terrorismo franquista es legitimar a los conspiradores actuales.

El actual Gobierno debería poder demostrar su capacidad para ejercer la Autoridad. Aplicar la ley con determinación. Y penalizar las conductas subversivas por antidemocráticas.

Por el bien de la democracia.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. JESUS CESTEROS DE LA RIVA

    30 de junio de 2020 19:25 at 19:25

    Comentario a la conclusión de su artículo
    Si no se trata de un error, no entiendo la frase última de su artículo “La subversión de la autoridad”.
    La frase es la siguiente: “El actual Gobierno debería poder demostrar su capacidad para ejercer la Autoridad”. La cursiva es mía.
    Supongo que la frase es: “El actual Gobierno debería demostrar su capacidad para ejercer la Autoridad”. Lo achaco a un error al incluir el vocablo “poder”.
    De la forma que está escrito en el artículo, se concluye que el actual gobierno no puede hacer el uso constitucional que le otorga la potestad y capacidad para ejercer acciones como autoridad ejecutiva.
    Podemos criticar a este gobierno de debilidad (a mi criterio es lo que está sucediendo), al no aplicar con voluntad política y carácter acciones que le vienen conferidas en la Constitución para garantizar precisamente la misma.
    De otro modo, con el texto de su artículo estamos asegurando que el gobierno no puede con arreglo al texto constitucional actuar contra quienes se pongan fuera de la ley y pongan en riesgo el sistema democrático. Y eso no es cierto. Pero además si fuera así, nuestra democracia no podría ser considerada como tal.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes