fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

La tiranía de las tertulias

Los tertulianos no tienen contrato laboral con los medios en los que colaboran, cobran por día que opinan y nunca saben a ciencia cierta si los van a volver a llamar

Me gustaría dar nombres y apellidos, pero no lo haré porque no me gusta la crueldad y porque a las víctimas nunca hay que señalarlas, ni siquiera aunque ignoren su explotación u opresión, ni siquiera aunque colaboren con quienes los explotan, ni siquiera aunque se crean ilustres porque aún no han aceptado el lugar desigual que ocupan .

Pongamos que hablo de X, periodista de unos 45 años que cuando el PSOE perdió las elecciones andaluzas no logró encontrar acomodo laboral. Gracias a los contactos que hizo, y a los que le ha aportado su antiguo consejero o consejera con el que era jefe de prensa en la administración autonómica, hoy se gana la vida como buenamente puede en las tertulias de Canal Sur.

X es invitado en calidad de progresista, pero en las tertulias de Teodoro León Gross, fichaje estrella y conservador del nuevo Gobierno andaluz para las mañanas de la televisión pública de Andalucía, no hay día que no lance un mensaje de odio, una media verdad, que es peor que una mentira entera, o cualquier chascarrillo barato contra Unidas Podemos. Tiene especial aversión con Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, que no digo yo que de vez en cuando no se merezcan una crítica, ¿pero todos los días, por todo, no hay nada positivo que merezca ser resaltado?

X participa en las tertulias de las mañanas de Canal Sur TV una o dos veces por semana, a razón de unos 150 euros por programa, lo que luego complementa con colaboraciones en los espacios radiofónicos de la misma casa, a unos 100 euros por aparición. Digamos que X, a través de las tertulias en radio y televisión, puede ganar al mes unos 1.000 euros, a lo que le suma colaboraciones escritas en otros medios de menor incidencia y labores de comunicación corporativa en eventos patrocinados por las administraciones públicas a las que ha llegado gracias a los contactos conseguidos por sí mismo o por su antiguo jefe o jefa, que lo fue todo en política y ahora arrastra los pasos por los pasillos largos y gélidos del Parlamento andaluz con una carpetita vacía debajo del brazo.

Las tertulias se han convertido en el ingreso mayor y más fijo de X, que paga religiosamente su autónomo. X no es freelance, que es el nombre romántico por el que se nombra a la precariedad en el mundo del periodismo. Tampoco es libre. Es víctima de la situación laboral de la profesión que aprovechan los tiranos para envilecer a profesionales que si fueran libres no hubieran nunca sido llamados a opinar o serían despedidos de las tertulias a las que van para opinar de cosas de las que no tienen ni la más remota idea.

Los tertulianos no tienen contrato laboral con los medios en los que colaboran, cobran por día que opinan y nunca saben a ciencia cierta si los van a volver a llamar para la próxima tertulia. El periodismo también está uberizado y los tertulianos son los riders del periodismo. Algunos de ellos tienen otras profesiones o están en activo con salarios dignos, pero muchos de ellos tienen exiguos salarios que complementan con las tertulias, cuando no es el único ingreso que tienen.

X, por ejemplo, que estos días anda defendiendo de forma apasionada la independencia del periodismo, aprovechando que Pablo Iglesias ha vuelto a cuestionar a los medios de comunicación por blanquear a la ultraderecha. X no se solidarizó con los trabajadores de Canal Sur en la huelga que llevaron a cabo hace unas semanas por los ataques a la independencia y recortes en el servicio público.

X no critica nunca que haya periódicos, a los que venera hasta dar vergüenza ajena, donde hay periodistas trabajando 12 horas al día por 600, 700 u 800 euros. Aclaro que la media jornada son 12 horas. Los trabajadores y trabajadoras de Canal Sur a los que X no apoyó en su huelga por la independencia del ente público son los cámaras que graban a X o los periodistas arrinconados en la televisión pública de los andaluces por el autoritarismo que actualmente la gobierna y que X no cuestiona por miedo a ser despedida o porque realmente no cree en la independencia de los medios.

X podría tener algo de vergüenza y, ya que tiene que comer, al menos no ir de abanderada de la independencia de los medios y de la libertad, pero X peca de atrevimiento y se dedica por redes sociales a defender la independencia de Ana Rosa Quintana, Susana Griso o Teodoro León Gross, su jefe, y de otras estrellas mediáticas que no están ahí por su independencia o libertad, sino para ser portavoces de los intereses económicos de los grandes grupos mediáticos a los que pertenecen sus grandes corporaciones. Ningún periodista libre cobra 100 euros por tertulia, pero tampoco un periodista libre cobra 1 o 2 millones de euros al año.

Los contratos tan abultados de las reinas y reyes de los medios de comunicación, sea en radio o televisión, por la mañana, por la tarde o por la noche, no es por ser periodistas, sino por recibir doctrina de quienes les pagan, por reunirse con los consejos editoriales, donde lo que menos hay son periodistas. En estos consejos editoriales abundan banqueros, expolíticos puestos por los bancos, multinacionales eléctricas, fondos de inversión, constructores y otros dueños de España que le dicen al periodista estrella por dónde debe ir la actualidad, que es justo lo contrario de la realidad. Nada tienen que ver los reyes y reinas de los medios con los opinadores, pero X se cree que juegan en la misma liga. Produce hasta ternura.

Los consejos editoriales son los mismos que hormonaron a Ciudadanos de la nada con el objetivo de frenar la indignación popular de un país que le dio 69 diputados a Podemos en 2015. Esos mismos consejos editoriales son los que han considerado que Ciudadanos ya es un juguete roto y hay que dejarlo morir para hormonar a Vox. Ciudadanos no ha servido para lo que los poderes económicos le encomendaron y hay que buscar coche nuevo.

El ego de Albert Rivera, que pensó que era libre, era igual de ridículo que la soberbia moral de la que X presume por redes sociales. X se cree que es libre. Si X pensara lo contrario, no sería llamada nunca más a la tertulia de Canal Sur ni a ninguna otra. Los medios saben muy bien a quién llamar para no tener problemas de libertad. Y si se equivocan, no se andan con chiquitas. Ahí tenéis los casos de Antonio Maestre o Ignacio Escolar, director de Eldiario.es, expulsados de las tertulias de Ana Rosa Quintana y de la Cadena Ser por opinar por encima de la libertad permitida por esos medios de comunicación.

La libertad de los periodistas, desde que existe la información o la opinión mediada, es de los dueños de la imprenta. El único lugar donde los periodistas podrían ser libres es en los medios públicos, pero justamente ahí, cuando sus trabajadores protestan por los atropellos políticos de PP y Vox a la independencia, X hace mutis por el foro y se le olvida que es una ilustre de la independencia del periodismo.

X tiene nombre y apellidos, pero eso no es lo importante. No hay que ser cruel con las víctimas. España está llena de X en todos los medios y en todas las mesas de opinión. No es casual que la opinión haya crecido en los medios como setas. Un tertuliano es muy barato y muy útil, no vale más de 200 euros y lanza la idea de que el medio es plural porque tiene a cuatro personas opinando lo mismo.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. antonio bellido

    13 de abril de 2021 23:06 at 23:06

    así es, clarito clarito, la prostitución periodística esta a la orden del día, se convierten en corruptos, cínicos y dan mucho miedo.

  2. rafa196768

    13 de abril de 2021 23:40 at 23:40

    Hace años qe dejé e ver canal sur, antes por ser el tele psoe y ahora por ser la tele facha. Antes manipulaban y ahora igual.
    A parte de eso no estaba dispuesto a ver día si y día también toros, chistes machistas de mal gusto en supuestos programas de «humor» o explotación infantil. La cultura e historia de Andalucía con mayúsculas nada de nada…

  3. Ángel S.B.

    16 de abril de 2021 15:39 at 15:39

    Bueno está muy claro quienes son los propietarios de los llamados «medios» que la gran mayoría o si acaso todos son «medios de Desinformación organizada»,y para su proclamas y falsedades o sino con medias verdades sin llegar a la genealogía de las cuestiones,se sirven de mercenarios y tontulianos que se llaman «periodistas»….Yo comprendo que los «periodistas» tienen que comer y prestarse a estas imposturas….pero la verdad a mí me da vergüenza ajena sino pena de estos componentes tontulianos….pero es la época del espectáculo y todo se mercantiliza y nada nada nada se analiza,se argumenta,se reflexiona….y es que a los ciudadanos nos quieren tontos,idiotas,sin criterio y sobre todo entretenidos porque así ni pensamos ni actuamos…
    Salvo algún diario digital,!os demás son MEDIOS DE DESINFORMACIÓN ORGANIZADA!!!!
    Salud!!!y lll Republica Federal o Confederal Laica!!

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes