fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La tradicional política del "papel mojado"

“El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para ser gobernados por los demás.” Herbert Spencer

La cita de cierre de algunos relatores del siglo XVII fue “eran de papel, y mojóse y acabóse”. Esta fórmula se usaba para rematar su narración. Las fábulas eran el contexto apropiado. Inocuo. Lúdico. Pero, si ocurre en política, hay consecuencias. En general víctimas humanas que sufren el incumplimiento de las obligaciones propias de los cargos, o las emanadas de los acuerdos pactados. El deterioro de la imagen del ejercicio político que manifestó la desafección de la ciudadanía española hasta fines del gobierno Zapatero, se debió en buena medida a esas prácticas inmorales. Su eclosión, el 15M. Sus consecuencias, el fin del bipartidismo. Actualmente hay dirigentes que tienden a mantener esa práctica anómala. Inclusive dentro del gobierno.

Precisemos que el sentido actual de esta frase se refiere a los documentos que, por circunstancias sobrevenidas, son de escasa o nula importancia, o no producen efectos jurídicos, o prueban bien poco para un determinado asunto.

Según esta cita, en nada quedan las palabras dadas. Las promesas adquiridas. Aceptemos inclusive que no se trata de compromisos de imposible cumplimiento por nuevas circunstancias. Se trata, en realidad, de no hacer todo lo posible a sabiendas para ajustarse a lo pactado. Excepto claro, cuando se abandona la mínima ética personal del compromiso y se claudica al statu quo criado y fortalecido desde el régimen y la transición.

Por ello no puede aludirse a motivos presuntamente superiores cuando la validez de aquellas “razones de Estado” han quedado en franco cuestionamiento. También presentar objeciones cobardes o directamente contrarias por la finalidad dilatoria que procura el olvido o la traición a la palabra dada. Esta última técnica ha sido la más frecuentemente aplicada para romper el contrato social entre electores y elegidos en la política española. El origen esencial de las prácticas corruptas.

La ruptura de lo pactado se verifica cuando se gestiona en el sentido opuesto al acordado. Se apela a las palabras vanas en favor de lo que los cínicos denominan la realpolitik. Manera eufemística de referirse a un pragmatismo que beneficia a los poderosos intereses minoritarios. Se suele llenar el espacio de la opinión publicada con una cascada de palabras tan huecas como inmorales. Así, si aludimos a “traer los papeles mojados” equivaldría a que esas noticias proporcionadas serán falsas o carecerán de fundamento. El mundo de las fake news es una dimensión de papel mojado en el que ilustres plumas han quedado atrapadas por un plato de lentejas que, aunque sean de oro, lentejas son.

El juramento de los cargos. La deontología profesional. El mero cumplimiento de la legislación fiscal, comercial o laboral. Todos esos casos pueden convertirse en papel mojado en manos de los transgresores patriotas de los paraísos fiscales. Los corruptos de misa diaria. La casta de mediocres arribistas que se hunde en el fango de las claudicaciones frente a los intereses de las minorías poderosas.

Estamos en una legislatura avanzada gracias al acuerdo mayoritario de fuerzas parlamentarias heterogéneas. Lo que derivó en un pacto documental para formar un primer gobierno de coalición en la historia democrática reciente de nuestro país. Fue el llamado Pacto del Abrazo.

Sin embargo, pese a la lealtad de una parte de ese gobierno, permanecen intactas una serie de normas que, originadas por gobiernos anteriores, normas que atentan contra las personas de este país además de convertir al acuerdo de gobierno en “papel mojado”.

Los recursos de España deben ponerse al servicio de las personas que lo habitan. No al de los que se han lucrado de ellos.

La última oportunidad de este país es recuperar la dignidad del compromiso con la ciudadanía. No puede repetirse otro caso Bankia. Tampoco un Consejo General del Poder Judicial que duerme en su mandato caducado. Sin Justicia no hay garantías. Sin garantías no hay Estado.

De la creciente violencia ultraderechista hablamos otro día.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. Agustín Montes C.

    20 de mayo de 2021 18:01 at 18:01

    No habría estado de más nombrar a responsables por sus nombres y apellidos y a partidos por sus siglas, y a todos ellos por sus hechos y «deshechos».

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes