fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

La virgen del tricornio

Guardia Civil

Dice la web de la Guardia Civil que “el tricornio es uno de los símbolos de España”. El símbolo en realidad de la represión criminal de la dictadura franquista.

A los creyentes de la caridad y la fraternidad, ¿les parece bien que a su virgen del Pilar le hayan impuesto la comprometedora complicación de ser la virgen del tricornio?

El rey condenado por criminal en las Cortes Constituyentes de la II República nombró patrona de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar. Lo hizo el borbonazo Alfonso XIII el 8 de febrero de 1913.

La mal llamada benemérita (¿digna de gran consideración por los servicios que ha prestado?) nació en 1844 con Isabel II y fue bendecida por Alfonso XIII, dos borbones destronados. Pero la Guardia Civil permanece, dura y dura (por la continuidad de su rancia altanería), con la doble dependencia que impuso la borbonada inicial: “Del Ministerio de la Guerra, en lo concerniente a su organización, personal, disciplina, material y percibo de sus haberes, y del Ministerio de la Gobernación en lo relativo a su servicio peculiar y su movimiento”.

Así hasta ahora. Han cambiado las denominaciones de los ministerios (Defensa e Interior) pero no el secuestro militar y confesional de la supuesta Guardia Civil.

Los del tricornio siempre han dicho que su misión es “defender el libre ejercicio de los derechos y las libertades”.

¿Recordamos las torturas del crimen de Cuenca, la complicidad con los caciques en Castilblanco, el golpismo del general Sanjurjo, la barbaridad del caso Almería, el terrible ensañamiento con Lasa y Zabala, el narcoterrorismo de Intxaurrondo o los asesinatos de los GAL, como un muestrario de la tremenda lista de los crímenes por los que se acusa a los picoletos?

¿Por qué no puede ser laica y desmilitarizada la Guardia Civil? ¿Por qué ningún gobierno se atreve? Es una asignatura pendiente del PSOE desde que en 1934 incluyó la disolución de la Guardia Civil en su programa de acción revolucionaria hasta la convivencia de Felipe González con el GAL verde.

Siempre nos lo recordará el romance del poeta asesinado: ‘La Guardia Civil avanza sembrando hogueras’.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. ESTRELL@

    12 de octubre de 2020 22:24 at 22:24

    otra reliquia del pasado …otra manipulación de la historia.

    «Lo que fue derrotado, y olvidado, y reprimido, y borrado de las páginas de la historia, aún sigue en espera de ser revelado, y por ende, transformado. La redención implica la transformación del pasado».

    Esta obligación de sacudir de nuestra conciencia el polvo de las ideas viejas, carbonizadas ya, y hacer que en ellas se afirme lo nuevo, es siempre difícil y penosa. Lo viejo aporta en su defensa ciertas fuerzas que le son, como tal, adictas. En primer lugar, lo viejo es lo habitual, lo acostumbrado: como decía Juan de Valdés, cambiar de costumbres es a la par muerte. Además, lo viejo goza de una fisonomía autorizada; como a nuestros abuelos y nuestros padres y nuestras magistraturas, lo hemos encontrado al nacer con el carácter de una realidad que se nos imponía, que imperaba sobre nosotros. En fin, lo viejo es algo ya concluso; en tal sentido, perfecto, mientras lo nuevo se halla en statu nascente, y pudiera decirse que en tanto es nuevo no ha llegado aún a ser enteramente.
    El siglo progresista no concibe que se dé el progreso en otra forma que en estado de alma progresista.

  2. JESUS GAGO FERNANDEZ

    13 de octubre de 2020 20:38 at 20:38

    Excelente José Manuel, alto y claro y duro, aunque no tanto como el documento que conocí hace unas semanas del archivo Cristina Fallarás, en Publico reproduce esta bestialidad.
    3 de marzo de 76. Aquel día, a las 5 de la tarde, la policía perpetró «una masacre» en Vitoria. Así lo narraron ellos mismos: «Te puedes figurar, después de tirar más de mil tiros y romper la iglesia de San Francisco. Te puedes imaginar cómo está la calle y cómo está todo. ¡Muchas gracias, eh! ¡Buen servicio! Dile a Salinas, que hemos contribuido a la paliza más grande de la historia. Aquí ha habido una masacre. Cambio. De acuerdo, de acuerdo. Pero de verdad una masacre». ( una masacre e trabajadores desarmdos ¡que verguenza, que criminales)
    Después de leer esto que se puede sentir sino asco, odio, desprecio absoluto por estas fuerzas del orden fascista. Porque no han cambiado como lo atestiguan asociaciones de esos cuerpos, desgraciadamente minoritarias, que nos dicen que estas instituciones están plagadas de fascistas

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes