fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Las cloacas judiciales contra Lula y a favor de Uribe

Los procesos judiciales establecidos en contra de Lula da Silva (ex presidente de Brasil) y a favor de Álvaro Uribe (ex presidente de Colombia) vienen a coincidir en un desenlace todavía provisional pero que destapa las cloacas de la justicia en América Latina.

Un juez del Tribunal Supremo ha anulado las condenas contra Lula por supuestos delitos de corrupción que le impidieron ser candidato presidencial. El magistrado sostiene que dichos procesamientos no eran competencia de Sergio Moro, el juez inquisidor en las sentencias contra Lula que después sería ministro de Justicia en el gobierno del presidente Jair Bolsonaro. Ante el recurso de la fiscalía, decidirá el pleno del Tribunal Supremo. Los abogados defensores consideran que la anulación de las condenas confirma su denuncia sobre una conspiración de la fiscalía con el juez Moro para impedir la candidatura presidencial de Lula al que le impusieron también injustamente año y medio de prisión provisional.

En Colombia, Álvaro Uribe renunció a su escaño en el Senado para eludir la competencia del Tribunal Supremo en su procesamiento por complicidad con los paramilitares. Al recuperar su caso, la fiscalía ha pedido cancelar la investigación sin llegar a juicio. Parece una consecuencia de la presión del gobierno de Iván Duque, colocado por Álvaro Uribe en la presidencia como su escudero. Un juez penal debe decidir si acepta la petición de la fiscalía.

Para impedir la candidatura de Lula, el juez y la fiscalía organizaron un montaje judicial. Un magistrado lo ha descubierto y ahora la decisión definitiva queda en manos del pleno del Tribunal Supremo al que ya amenazaron los militares para que lo encarcelaran. Si se consolida la anulación de las condenas, Lula podrá ser candidato en las elecciones presidenciales del año que viene. Ya veremos…

Con Uribe es el Supremo el que lo detiene para juzgarlo pero al dimitir como senador puede intervenir la fiscalía para protegerlo si no lo impide el juez que debe decidir si hay juicio o archivan el caso. Ya veremos…

Siempre hay una vía de corrupción y complicidad (la fiscalía, los jueces o el Tribunal Supremo con la colaboración de los grandes medios de comunicación) para bloquear a los candidatos presidenciales peligrosos y proteger a los ex presidentes acusados de gravísimos delitos cometidos durante su mandato (*). Se denomina lawfare (guerra jurídica), de law (ley) y warfare (guerra). El modelo español combina la policía patriótica, los jueces beligerantes y el periodismo venéreo.

 

(*)   Esta semana han detenido en Colombia al magistrado Francisco Javier Ricaurte, que presidió el Tribunal Supremo, por organizar una alianza criminal con abogados, jueces y fiscales que manipulaban los procedimientos judiciales y utilizaban a los medios de comunicación para proteger a dirigentes políticos acusados de complicidad con los paramilitares.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes