fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Las puertas giratorias, el plan B de PP y PSOE

Según Público, hasta cuarenta figuras importantes de los gobiernos de PSOE y Partido Popular han acabado en compañías privatizadas como Telefónica o Endesa

Las puertas giratorias, el plan B de PP y PSOE

El fenómeno conocido como “puertas giratorias” ha sido evidente desde hace décadas, pero Público ha querido dejar reflejado cómo se ha convertido en una maniobra habitual de la élite política. Para conseguirlo, ha elaborado una lista de políticos que, tras abandonar su cargo público, se han colocado en las grandes empresas que privatizaron entre 1984 y 2014.

Se trata de compañías con altos beneficios que, según Público, ya han superado con creces las ganancias que consiguió el Estado con la privatización de hasta 120 empresas. Dichos procesos beneficiaron al Estado de hasta 45.000 millones de euros —frente a los 63.500 que se estima que han conseguido ya las compañías—. Unas privatizaciones de las que se encargaban ministros y altos cargos del gobierno que después adquirieron su recompensa.

Y es que hasta 40 figuras de la élite política han terminado en alguna de aquellas empresas privatizadas. Concretamente, Público ha elaborado una lista en la que constan 17 ministros y otros 23 altos cargos —todos ellos de PSOE y Partido Popular— que se han colocado en empresas privatizadas de renombre y de gran magnitud: Telefónica, Endesa, Repsol, Enagás y Red Eléctrica.

En el caso de Telefónica, la compañía fichó a cuatro exministros y un director general, entre ellos Rodrigo Rato o Iván Rosa, el esposo de la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Por su lado, en Endesa se colocó el expresidente popular José María Aznar y tres exministros, aunque podrían ser cinco ya que otros dos también se vincularon con la empresa —aunque no de forma tan directa— tras dejar la política.

Repsol fichó a un ministro de Felipe González, Luis Carlos Croissier, y a otros once altos cargos —tres directores generales socialistas y otros seis altos cargos de la cúpula popular—. Casos similares son el de Enagás —donde se colocaron dos ministras y cuatro secretarios— y Red Eléctrica —que se hizo con cinco ministros y seis altos cargos—, pero fue Gas Natural quien generó una gran controversia al fichar al histórico socialista Felipe González.

Este análisis tan solo refleja una pequeña parte de la problemática. Se estima que hasta tres de cada diez ministros de los gobiernos de Felipe González, Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero se adentraron en la empresa privada tras dejar la política. A pesar de haberse convertido en algo habitual en España, cabe recordar que las puertas giratorias no dejan de ser una carencia importante para cualquier democracia.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. ESTRELL@

    8 de marzo de 2021 07:51 at 07:51

    no es fácil perder la buenas costumbres para la casta
    y sus privilegios a costa de los de siempre.
    Muchas PPP y pocas OES

  2. porquería nacional

    8 de marzo de 2021 11:48 at 11:48

    El PP PSOE vive y adora este regimen del 78. Les va de lujo. Y llaman democracia plena y satisfactoria. A los de arriba les importa un pimiento las consecuencias que las políticas económicas terroríficas y bestiales que imponen a la clase trabajadora. Viven como parásitos a costa de los de abajo y no ponen ninguna solución ni al fraude fiscal ni a la desigualdad ni a la brecha de género, por que simplemente no les interesa. Los de arriba viven muy, pero que muy bien. Están muy cómodos con este sistema patriarcal y les produce urticaria a toneladas cuando se habla de igualdad, conciliación, reparto de riqueza.

  3. Topo Gigio

    8 de marzo de 2021 19:24 at 19:24

    Democracia plena de casta. Y de caspa.

  4. Agustín Montes C.

    8 de marzo de 2021 19:44 at 19:44

    No hace falta ser un lince para darse cuenta de que Espuña, bajo la égida de los EE.UU., no iba a ser menos corporativista, privatizando empresas y servicios que jamás debieron dejar la titularidad del Estado, so pretexto de que la gestión privada (una vez que desde el interior se ha procedido a la voladura de lo público) es más eficiente: basta echar un vistazo al estado del planeta para darse cuenta de la falacia de semejante majadería.

    A ver si los españoles acaban de despertar antes de que sea «más» demasiado tarde aún.

    Gracias, Partido Societario Oligárquico Español.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes