fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Las razones de la directora de ‘Público’ para darse de baja de la APM

Virginia P. Alonso dijo adiós a la Asociación de la Prensa de Madrid en la primavera de 2019 y explicó en un artículo las causas de su decisión.

Las razones de la directora de ‘Público’ para darse de baja de la APM
Virginia P. Alonso, directora de ‘Público’

En la primavera de 2019, la directora del diario ‘Público’, Virginia P. Alonso, solicitaba su baja de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) tras 18 años como socia y publicaba en el diario las causas de su decisión, para “abrir un debate” sobre el papel de la APM. “Durante años he esperado un cambio o al menos una señal de que algo podía cambiar, pero he acabado por entender que esto no ocurrirá porque dudo de que haya siquiera un interés en que algo cambie”, decía sobre la asociación, que entonces cobraba a sus asociados una cuota de “62 euros trimestrales”, es decir un total de 248 euros al año.

El “detonante” de su decisión fue que la APM otorgara “el premio al mejor periodista del año” a “una persona que ha publicado una información cuando menos cuestionable, proveniente de fuentes integradas en la estructura que montaron los mandos de Interior del anterior Gobierno del PP –la llamada policía política/patriótica– para perseguir a rivales del dicho partido, tal y como concluyó la propia comisión de investigación del Congreso de los Diputados, cerrada en julio de 2017”.

Pero, más allá de eso, Alonso echaba en falta en la APM “valentía, audacia e independencia para abordar los problemas de esta profesión, que son muchos”; en definitiva, una asociación “que pusiera sobre la mesa asuntos de tan graves consecuencias para periodistas y para el prestigio de la profesión, pero sobre todo para los lectores, como por ejemplo los intereses económicos y políticos que acaban marcando la agenda de la mayoría de medios de comunicación de este país, algunos de estos sustanciados en acuerdos económicos anuales”. “Estoy convencida de que esta circunstancia no se les escapa a los miembros de la junta directiva de la APM, y sin embargo no se aborda de ninguna manera”, añadía.

La directora de ‘Público’ denunciaba asimismo “el oscuro reparto de la publicidad institucional” –“un asunto de gravísimas consecuencias (por lo que tiene de opacidad de las instituciones y por lo que implica de utilización de medios de comunicación al antojo de gobiernos, comunidades autónomas y ayuntamientos)”– y acusaba a la APM de no “exigir que se cumpla la ley” a ese respecto.

En relación con estos temas, Alonso recomendaba a los lectores la lectura de ‘El director’, el libro del exdirector del diario ‘El Mundo’ David Jiménez, que “relata minuciosa e ingeniosamente este entramado de intereses político-económico-mediáticos”. “Este libro, por cierto, es ya la revelación editorial de esta temporada y, sin embargo, en la APM no he conseguido encontrar ni una nota acerca de él ni una entrevista a su autor. Sorprendente”, añadía.

La directora de ‘Público’ criticaba también “el criterio de la APM para amparar a periodistas”. “Por ejemplo, en junio de 2016 la Policía se presentó en la redacción del medio para el que actualmente trabajo exigiendo sin orden judicial las grabaciones que demostraban la existencia de una policía política/patriótica. A día de hoy, ni la APM ni la FAPE han amparado a los periodistas afectados; una de ellas, a la sazón, recibe varias querellas semanalmente –aparte de amenazas– del entorno de ‘las cloacas’, sin que ninguna de estas organizaciones haya hecho ni un comentario al respecto a pesar de que hemos publicado reiteradamente estas circunstancias”, se quejaba Alonso.

“Portadas que son un insulto para la inteligencia colectiva de la ciudadanía”

“Tampoco se ejerce desde la APM una tarea de vigilancia de los estándares periodísticos básicos, algo que, a mi juicio, es esencial para devolver la confianza a los lectores no ya tanto en los medios de comunicación como al menos en el periodismo. Portadas que son un insulto para la inteligencia colectiva de la ciudadanía, contenedoras en ocasiones de mentiras o de inexactitudes, pasan al catálogo/hemeroteca de las vergüenzas periodísticas de este país sin que nadie de su organización haga el más mínimo comentario al respecto. Sin ir más lejos, estos días hemos visto en numerosos medios de comunicación cómo a un diputado, ahora número 2 del cuarto partido político, se le reducía a unas ‘rastas’ en un sinfín de titulares. Ni una palabra. ¿De verdad es necesario que alguien se queje para denunciar una mala práctica periodística como esta? ¿Quién o quiénes o cuántos tienen que quejarse para que se atienda?”, reprochaba a la APM la directora de ‘Público’.

“No me representa una asociación que se solidariza con los despidos de compañeros, pero hace más bien poco o nada por abordar los problemas de fondo cuya consecuencia última es la salida de colegas de sus medios, los recortes salariales o, en el peor de los casos, el cierre de un medio; y cuya consecuencia primera es el desprestigio imparable de una profesión que algunos aún intentamos ejercer con orgullo, humildad y vocación de servicio público. No me representa una asociación que ofrece como beneficios a sus asociados descuentos para distintas actividades de ocio, pero que no ataca las que a mi entender son las verdaderas dolencias del periodismo español. Y, desde luego, no me representa una asociación que sigue celebrando una corrida de toros anual como uno de sus emblemas”, concluía Alonso en su artículo.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Bernal de Loureiros

    31 de enero de 2021 16:34 at 16:34

    Sigo echando en falta más voces críticas como la de Virginia entre los trabajadores en activo de una profesión depauperada tras años y años de silenciamientos interesados, complementarios de las manipulaciones y mentiras vertidas a diario sobre la sociedad, mediante en páginas, emisoras y cámaras de los grandes medios en toda España para la intoxicación de su audiencia, afortunadamente cada vez más mermada, descreída y desconfiada de esas barrigas agradecidas que nos pretenden presentar como estrellas del periodismo, cuando en realidad no son más que inútiles para todo lo que no sea la obediencia hacia quien los coloca en esos puestos desde donde ejercen como sicarios, mercenarios mediáticos al servicio de las oligarquías mafiosas que campan por el Estado como representantes del gran capital heredero de la dictadura franquista.
    Lo lamento por la profesión y sus dignos defensores, que todavía quedan y cada día desarrollan su labor con toda la dignidad que les exigen su conciencia y su vocación muy por encima de las grandes sumas que nutren constantemente las cuentas corrientes de aquellos canallas que, a cambio, dedican todo su tiempo a procurar la intoxicación mental del pueblo llano, con el fin de provocar un envenenamiento masivo.

  2. Agustín Montes C.

    31 de enero de 2021 17:11 at 17:11

    La mayor parte de la Prensa, a día de hoy, no es otra cosa que el departamento de relaciones públicas, publicidad o promoción del mundurrio de los negocios.

    El periodismo agoniza a manos de la patraña, pero mientras quede gente honesta, habrá lugar para la Verdad en españa.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes