fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Los amigos de los borbones tienen esclavos

Muy cerca de la colonia de la oligarquía dominicana se acumula el sufrimiento de los macheteros haitianos

Juan Carlos I se va a refugiar en la República Dominicana, donde tiene muy buenos amigos en la sacarocracia, los dueños del país que se han enriquecido esclavizando a los haitianos en sus plantaciones de caña de azúcar.

El rey comisionista ha sido huésped habitual de Casa de Campo, donde el alquiler de una residencia cuesta mil euros por día, la gran reserva para los privilegiados en la que los Fanjul han alojado a millonarios como Carlos Slim, el patrón de Felipe González, a los Clinton y a Juan Carlos y Sofía.

Muy cerca de la colonia de la oligarquía dominicana se acumula el sufrimiento de los macheteros haitianos, cruelmente explotados por los compadres de los borbones. Una realidad oculta hasta que la denunció el misionero español Christopher Hartley, expulsado de la República Dominicana por pedir a la Unión Europea que no comprara el azúcar producido por los esclavos de los amigos de los borbones.

Los Fanjul son los descendientes de dos familias españolas que emigraron a Cuba y se enriquecieron con el negocio del dulce, aplicando los mismos procedimientos que ahora imponen en sus haciendas del país del merengue. Huyeron a Miami cuando Fidel Castro entró en La Habana y en Estados Unidos reconstruyeron su imperio para luego trasladarse a la República Dominicana.

Lo cuenta Jesús García en su libro 'Esclavos en el paraíso'. Hartley consiguió hablar allí con la entonces reina Sofía. Le enseñó las fotos de los esclavizados en las plantaciones. Su respuesta, entre la ignorancia, la estupidez y la cultura de la impunidad, fue que “somos amigos íntimos de los Fanjul y también nos quedamos en su casa cuando vamos a Miami”.

Los amigos de los borbones, anfitriones ahora en la escapada del monarca afanador, han esclavizado a miles de haitianos, acarreados ilegalmente desde su país, obligados a cortar caña durante doce horas diarias, a cuarenta grados, por dos euros, sin contrato ni atención sanitaria y hacinados en miserables poblaciones donde no hay ni agua ni electricidad.

Muy cerca del confinamiento de los esclavos, el paraíso para esconder al rey comisionista.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes