fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Economía

Los millonarios españoles presumen de sus donaciones en la crisis del coronavirus mientras mandan trabajadores al paro y eluden el pago de impuestos

Amancio Ortega comunica un ERTE para 25.000 empleados el mismo día que anuncia beneficios de 3.639 millones de euros. Florentino Pérez despidió a trabajadoras que denunciaron la falta de medios en sus residencias de mayores.

Los millonarios españoles aprovechan la crisis del coronavirus para lavar su imagen. En los últimos días, empresarios como Amancio Ortega y Florentino Pérez han anunciado que donarán 300.000 mascarillas y 450.000 euros respectivamente, como han difundido ampliamente muchos medios de comunicación. Pero lo cierto es que, en paralelo, sus empresas mandan a trabajadores al paro y siguen recibiendo dinero público a través de concesiones, por ejemplo, de residencias de mayores, donde han fallecido cientos de ancianos.

El pasado 18 de marzo, Inditex comunicó unos beneficios de 3.639 millones de euros en 2019, un 6% más que el año anterior. Ese mismo día, el grupo anunció un ERTE inmediato para más de 25.000 trabajadores y trabajadoras, cuya fecha de inicio se ha aplazado al 15 de abril gracias a la presión sindical. El grupo textil presidido por Amancio Ortega, el hombre más rico de España –atesora más de 56.000 millones de dólares–, publicó rápidamente un comunicado donde presume de que donará 300.000 mascarillas contra el coronavirus.

No es la primera ocasión en la que Ortega hace donaciones a la Sanidad, aunque eso contrasta con las maniobras de Inditex para esquivar el pago de impuestos, algo que resta recursos a lo público para afrontar crisis como la actual: sólo entre 2011 y 2014, Inditex evitó pagar más de 600 millones en impuestos gracias a la ingeniería fiscal, según un informe presentado en el Parlamento Europeo. De esa cantidad, 218 millones se los ahorró en España. El propio Ortega recurre a artimañas legales, como el cobro de dividendos a través de la sociedad Pontegadea Inversiones, para no pagar el IRPF.

En este contexto, Unidas Podemos ha pedido que se instaure un impuesto de solidaridad a quienes más tienen, para reforzar lo público y para que millonarios como Amancio Ortega o Florentino Pérez aporten recursos que los profesionales sanitarios puedan gestionar directamente. El grupo morado considera que las donaciones son positivas, pero quienes saben qué materiales hacen falta y dónde son los que están al frente del sistema sanitario.

Un caso similar al de Ortega es el de Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid, y una de las 50 personas más ricas de nuestro país, con un patrimonio superior a los 1.300 millones de dólares. ACS, que cerró 2019 con un aumento de sus beneficios del 5,1%, hasta los 962 millones, donará 100.000 euros para hacer frente a la crisis del coronavirus. Esto equivale al 0,01% de las ganancias del grupo empresarial. El Real Madrid, por su parte, prevé 822 millones en ingresos y 41 millones en beneficios este año, y ha anunciado que donará 350.000 euros.

Pero las donaciones no son la única conexión de Florentino con la crisis del coronavirus: a través de CLECE, una de sus múltiples empresas, gestiona servicios de atención a domicilio y decenas de residencias de mayores. Este tipo de centros están en el centro de la epidemia, y los y las trabajadoras han denunciado la falta de medios para atender a los usuarios, lo que ha obligado al Gobierno de Coalición a enviar a la Unidad Militar de Emergencias para desinfectar los centros y a proporcionarles recursos adicionales ante la mala gestión.

De hecho, los trabajadores de una residencia de Albacete gestionara por CLECE han denunciado que la empresa ha negado la existencia de casos de coronavirus entre los usuarios pese a tener constancia de lo contrario. También han alertado de que los trabajadores no tienen los medios de protección necesarios. Este tipo de carencias no son nuevas: en febrero de 2019, CLECE despidió a varias trabajadoras por denunciar la falta de materiales en una residencia pública de gestión privada de Madrid, donde se atiende a pacientes con Alzheimer.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes