fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Los MIR plantan a Ayuso y convocan una huelga que puede dejar los hospitales madrileños sin médicos

Denuncian que, a pesar de que son personal en formación, son utilizados como mano de obra barata del sistema sanitario

Miguel Sáez, médico residente de cuarto año en neurología, tenía prevista una estancia de formación dos meses en un hospital argentino para aprender la técnica reconstructiva del plexo braquial, pero el coronavirus cambió sus planes y lo dejó todo para trabajar como voluntario en medicina interna durante las semanas más difíciles de la crisis del Covid-19.

La energía de este joven de 27 años, que ha estudiado Medicina “por vocación”, se chocó con la desorganización y la “ansiedad por no poder ofrecer el mejor tratamiento a los pacientes”, el contagio entre compañeros y trabajar sin medidas de prevención. “Al principio no teníamos ni EPIS”, recuerda.

Miguel es uno de los médicos en formación que irá a la huelga indefinida el 13 de julio si la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid no ratifica el convenio que se ha estado negociando durante los últimos tres años.

El neurocirujano en prácticas no se queja de sus condiciones, aunque reconoce que su sueldo base es de 1.100 euros y, si quiere ganar un sueldo digno, debe hacer muchas guardias.

La principal queja de Miguel es que “han despedido a muchos compañeros sudamericanos” después de la crisis del Covid-19. “Se han arriesgado por las personas de este país y las han despedido por no regular su situación administrativa”, se lamenta.

En circunstancias similares se encuentra la zaragozana Clara Cabañuz, de 34 años, y que está haciendo se segundo MIR porque el primero no le garantizaba seguridad de tener un trabajo digno. Aprovechando la primera especialidad que hizo, medicina interna, Clara pidió voluntariamente salir de su actual destino, anatomía patológica, para integrar el batallón de sanitarios que hicieron frente a la pandemia en el hospital de La Paz.

Muchos de sus compañeros causaron baja porque se contagiaron. “Era imposible mantener la distancia de seguridad, teníamos hacinamiento en los despachos, falta de materiales de prevención, de organización y de información”, dice casi a modo de recital.

A pesar de las muchas horas que estuvo trabajando, muchos de sus compañeros se han encontrado, cuando les ha llegado la nómina, con que no les han pagado los festivos ni los complementos de guardia.

Clara Cabañuz pertenece al Movimiento de Trabajadores de Sanidad (MATS), sindicato que espera  a que el consejero de Sanidad, Enrique Ruíz Escudero, ratifique el convenio que lleva más de un mes esperando su firma.

Aprovechando que el Covid-19 ha impedido que entren en mayo, como es habitual, los MIR de primer año y que los de último curso ya han finalizado, los médicos en formación convocarán la huelga a partir del 13 de julio para hacer valer su peso dentro del sistema. “No se debería notar nuestra ausencia, porque somos personal en formación, pero es todo lo contrario”, apunta Cabañuz.

En total, están llamados a la huelga unos 5.500 médicos que son “imprescindibles” para el funcionamiento de la sanidad madrileña. “El sistema hace aguas porque está cogido con pinzas”, matiza la futura doctora, que se queja de que los MIR son usados para cubrir vacaciones, bajas y los recortes. “Sin nosotros, la sanidad no funciona”, apostilla.

Entre sus reivindicaciones está que se abra una bolsa de médicos como en otras comunidades autónomas. “Cuando acabas la residencia tienes que recorrer hospitales echando el curriculum o buscar plaza por el boca a boca”, dice Clara, que considera injusto que haya gente que encuentra mejores destinos porque sus padres o madres son médicos y tiran de contactos que otros no tienen.

Que se aseguren los descansos después de las guardias de 24 horas, se cumpla el descanso semanal de, al menos, 36 horas y la recuperación de las 35 horas semanales son otras de las mejoras que solicitan los MIR.

Miguel Sáez, por su parte, espera que la huelga sirva también para que se suba el salario base y se paguen todas las guardias. “Los médicos en formación de otros países europeos, como Portugal, cobran el doble y el triple que nosotros”, asegura. “No pedimos tanto, sólo para poder tratar a los pacientes como se merecen”, añade Clara Cabañuz, harta de ser “mano de obra barata” del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes