fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Los “precedentes históricos” para mantener el título honorífico de rey a Juan Carlos I no existen

Tanto la concesión del título como su mantenimiento son, como lo fue su nombramiento como jefe del Estado por designación expresa de Franco, casos únicos en el mundo

Los “precedentes históricos” para mantener el título honorífico de rey a Juan Carlos I no existen
Juan de Borbón, Juan Carlos I y Felipe VI; detrás, el general Franco

Juan Carlos I –huido en Abu Dabi desde el pasado mes de agosto–, sigue ostentando el título honorífico de rey a pesar de todos sus escándalos, una condición –la de rey honorífico– en la que no lo mantiene su hijo Felipe VI sino el Gobierno, y es que el Gobierno le concedió el título por el Real Decreto 470/2014 –dictado por el Ejecutivo del PP de Mariano Rajoy y que entró en vigor al tiempo que el anterior jefe del Estado abdicaba– y sólo el Gobierno podría retirárselo, modificando ese real decreto. Sin embargo, el Gobierno de coalición ha declarado hace unos días –en contestación a una pregunta, con respuesta escrita, del senador de Compromís Carles Mulet– que no lo hará.

“Tras su abdicación en el año 2014, Juan Carlos de Borbón recibió, por decisión del Gobierno de Rajoy, la designación de rey emérito, otorgada a título honorífico y vitalicio, no contemplado en la Constitución española. Por ello, se pregunta: ¿Piensa revocar el Gobierno este título honorífico y vitalicio?”, fue la pregunta de Mulet. Y la respuesta del Gobierno de coalición fue que no. ¿Por qué? Porque dicho título honorífico y vitalicio está “en línea con los precedentes históricos y la costumbre de otras monarquías”. Sin embargo –y a pesar de esa respuesta del Ejecutivo–, no constan reyes “honoríficos” en la historia de España ni casos como el de Juan Carlos I en otras monarquías parlamentarias del mundo.

¿Estaría pensando el Gobierno en el Real Decreto 1368/1987 –dictado por el Ejecutivo del PSOE de Felipe González–, que en su disposición transitoria primera establece que Juan de Borbón –padre de Juan Carlos I, entonces jefe del Estado– “continuará vitaliciamente en el uso del título de Conde de Barcelona, con tratamiento de Alteza Real y honores análogos a los que corresponden al Príncipe de Asturias”? El propio Real Decreto 1368/1987, en su disposición transitoria cuarta –introducida después de que el Gobierno de Rajoy dictara el Real Decreto 470/2014, precisamente el que concede a Juan Carlos I el título honorífico de rey–, establece que Juan Carlos de Borbón –padre de Felipe VI, actual jefe del Estado– “continuará vitaliciamente en el uso con carácter honorífico del título de Rey, con tratamiento de Majestad y honores análogos a los establecidos para el Heredero de la Corona, Príncipe o Princesa de Asturias”.

“Majestad”

Sin embargo, la disposición transitoria primera del Real Decreto 1368/1987 no sirve como precedente de la disposición transitoria cuarta del propio Real Decreto 1368/1987, pues a Juan de Borbón no se le revalidó, aunque a título honorífico, el título de “rey” –que la Constitución española, en su artículo 56, identifica con la Jefatura del Estado de forma exclusiva, al menos hasta que el Gobierno de Rajoy dictó el Real Decreto 470/2014, y que Juan de Borbónque nunca ha ostentado, ni siquiera a título honorífico– sino el de “conde de Barcelona” y no se le otorgó el tratamiento de “Majestad” –reservado de forma exclusiva, hasta el Real Decreto 470/2014, al jefe del Estado y a su consorte– sino el de “Alteza Real”.

Juan de Borbón había tomado el título de conde de Barcelona –de origen medieval y vinculado a los reyes de España– el 8 de marzo de 1941 –como aspirante a la Corona de España y ocho días después de la muerte de su padre, Alfonso XIII, en Roma– y lo había mantenido el 14 de mayo de 1977, cuando renunció a sus “derechos dinásticos” a favor de su hijo Juan Carlos I, que había sido nombrado rey y jefe del Estado el 22 de noviembre de 1975, es decir dos días después de la muerte del general Franco y por designación expresa de este.

En cualquier caso –diga lo que diga el Gobierno–, lo cierto es que el título honorífico de rey que Juan Carlos I sigue ostentando no existe en los “precedentes históricos” de España –en cuya historia no hay ningún otro caso de rey “honorífico”– y que tampoco es “costumbre de otras monarquías” conceder títulos honoríficos de rey, y menos aún mantenérselos a personas con investigaciones fiscales abiertas, en este caso tanto en su propio Estado como fuera de él. Y es que, diga lo que diga el Gobierno, tanto la concesión del título honorífico de rey a Juan Carlos I –al tiempo que abdicaba, acorralado por sus propios escándalos– como su mantenimiento –a pesar de todas las investigaciones fiscales abiertas contra él– son, como lo fue su nombramiento como jefe del Estado por designación expresa de Franco, casos únicos en el mundo.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes