fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Deporte

Luis Figo, el desertor que se pegó al extremo derecho

Envejecer bien es una virtud. Respetar tu legado, tu nombre o tu marca es una tarea que, lejos de su aparente sencillez, está al alcance de pocos. Quién lo consigue engrandece su leyenda, empequeñece sus errores y, a la postre, es recordado, admirado por la mayoría y perdonado y respetado por sus enemigos. Luis Figo no es uno de ellos.

En la ya clásica serie Aquí no hay quien viva, Andrés Guerra, un empresario venido a menos con gusto por el timo y el trapicheo, trata de sacarle partido al stock de su tienda de deportes con ofertas especiales. “Figo en el Barça, Figo en el Madrid, Figo en el Inter, Figo en el Getafe. ¡Exclusiva!”, grita el vendedor. No, Figo no jugó nunca en el Getafe. Pero siempre será recordado en buena parte del fútbol español como el icono de los cambiacapas, los chaqueteros o los mercenarios de la profesión que cambian sus colores por treinta monedas de plata.

Es más, como cuenta Joan Poquí en ‘Mundo Deportivo’, no habría sido nada extraño. “Para entender mejor cómo piensa el personaje, conviene recordar su llegada al Barça. Se convirtió en jugador azulgrana porque, estando en el Sporting de Lisboa, había firmado por el Parma y por la Juventus a la vez. En la duplicidad de contratos, fue castigado con no jugar dos temporadas en Italia. Apareció el Barça y se llevó al luso”, explica.

No es objeto de este texto recordar los hechos que acontecieron hace ya veinte años, y que acabaron, cochinillo de por medio, como todos sabemos. Sin embargo, tras dos décadas de aceleración de la conversión del fútbol en un negocio multimillonario se puede localizar este traspaso (que en ese momento se convirtió en el más cuantioso de la historia) como el pistoletazo de salida a una manera de entender el deporte según la cual que un equipo pierda o gane depende de los dispendios que le permitan sus arcas.

Figo se fue al Madrid por dinero, no por prestigio. El Barça, casi como ahora, vivía un ambiente pre electoral. Su representante, José Veiga, que en 2016 fue condenado por corrupción, pidió al presidente saliente que le mejorase el contrato. No hacía, cuenta Poquí, “ni un año” de su última revisión al alza. No estaba convencido de que Florentino Pérez, que entonces solo aspiraba a presidir el Madrid, pudiera ganar. Cuando trató de revertirlo ya era demasiado tarde.

Los viejos le dirían pesetero. Y si acudieran a la hemeroteca no les faltaría razón. En 2012, el Tribunal Supremo ratificó que Figo le debía 2,5 millones de euros al erario público. 2.456.618 euros en concepto de IRPF no abonados en 1997, 1998 y 1999, años en los que aún vestía la elástica blaugrana.

No sabemos si eso despertó en él una politización y una polarización derechista que ahora pasea descaradamente en las redes sociales. En eso no parece al resto de galácticos. Figo, a diferencia de Ronaldo, que es presidente del Valladolid, Zidane, que es una leyenda también como entrenador, Raúl, que está preparándose en el Castilla, o Beckham, que ha fundado su propio equipo en Miami, se dedica a tuitear y a meterse con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Gabriel Rufián.

Su tuit más viral tuvo que ver con la defensa de otro que ha maltratado su imagen pública: el Rey Juan Carlos. El antiguo extremo no dudó en darle una calurosa y anticipada bienvenida al emérito por si este decidía buscar acomodo en Portugal tras su salida de España. Quizá se sintió identificado. Por eso de pasar del amor al odio por su avaricia. Y por eso de ser el mayor enemigo de tu imagen pública. Ahora, en lugar de aprovechar que el tiempo cura las heridas e indulta hasta los desertores, ha decidido volver al extremo derecho y recorrer un camino de no retorno. Seguramente se arrepentirá de estos mensajes en el futuro. Tanto como de haberle dado su palabra a Florentino Pérez. 

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA