fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Entrevista

Mar Cambrollé: "La democracia española tiene una deuda de 42 años con el colectivo trans"

La activista por los derechos de las personas trans, Mar Cambrollé, nos cuenta cómo está viviendo el camino de la Ley Trans hacia su puesta en marcha

Estas semanas se habla mucho  del borrador de la Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans que el Ministerio de Igualdad ya tiene preparado. Este texto introduce como novedad importante el derecho a la autodeterminación de género; poder elegir con qué nombre y sexo aparecer en las documentaciones sin necesidad de ningún informe médico. De esta forma, se acabaría con la patologización de las personas transexuales (algo que desde 2018 ha reconocido la Organización Mundial de la Salud). El borrador también incluye medidas en el ámbito laboral, educativo, sanitario, deportivo y sobre la estancia en prisión.

Desde LUH hemos querido entrevistar a Mar Cambrollé, activista por los derechos trans, para saber cómo está viviendo todo esto en primera persona. Cambrollé fue promotora en 2014 de la Ley Integral de Transexualidad aprobada por Andalucía (Ley que fuera pionera en España y Europa y clave en el proceso de despatologización de las identidades trans y reconociendo además que las personas puedan elegir libremente su identidad y expresión de género). Actualmente preside la Federación Plataforma Trans y cuando le hemos preguntado por un referente para la lucha no ha dudado ni un segundo en dar el nombre de Lohana Perkins, activista que luchó por la Ley trans de Argentina. La entrevista no fue presencial pero solo con el tono de voz se puede saber si una persona es elegante y en la lejanía sus palabras desprenden mucha dignidad.

Pregunta: ¿Por qué hace falta una Ley Trans en España?

Respuesta: Forma parte de garantizar la igualdad plena de las personas trans. Yo diría que es indecente que después de 42 años de democracia seamos ciudadanas de segunda categoría o de clase B para el acceso a cuestiones tan básicas como el empleo, la educación, como la salud e incluso habría que renovar el modelo de posibilitar el cambio de identidad legal a las personas ya que la Ley que tenemos actualmente para el registro, es una ley desfasada. Una ley que yo siempre digo, nació con fecha de caducidad y el tiempo nos ha dado la razón, ya que pesa sobre ella una sentencia del Tribunal Constitucional de 2019 donde dice que es inconstitucional excluir a los menores, e incluso ya apunta que los requisitos exigidos para la misma como son los dos años de tratamiento hormonal podrían atentar contra la dignidad de las personas trans. Hace falta esta ley porque la discriminación de las personas trans obedece a unas causas estructurales. Aunque seamos parte del colectivo LGTBI, las personas trans siempre somos el punto al alza en todos los estudios de discriminación: cuando se habla del acoso escolar somos quien más lo sufre, cuando se habla de exclusión laboral que puede rondar el 80%, somos las que más agresiones verbales y físicas recibimos. Creo que estas discriminaciones específicas solo se pueden abordar desde una Ley Trans estatal. Además todo este periodo desde que Andalucía fuera pionera en 2014 de una Ley Trans que ha sido replicada hasta en once comunidades autónomas, nos deja un mapa de desigualdad territorial haciendo entrar en conflicto aquello de "todos los españoles somos iguales ante la Ley"

P: Si es un consenso, si se está llevando a cabo en comunidades autónomas y es algo que desde el punto de vista de los Derechos Humanos no tiene discusión, ¿por qué se ha creado tanto ruido en torno al debate de la Ley?

R: Creo que hay intereses políticos. Yo he visto en las redes sociales que cuando se habla del borrador que ha sido consensuado con todos los colectivos sociales se habla de la ley de Podemos como dando a entender que es el proyecto de Ley de un partido político y no. Mire usted, es el proyecto de Ley de un Gobierno porque lo hace un ministerio con un amplio consenso por parte de todos los colectivos y de la ciudadanía. Yo creo que la participación que tuvo la consulta pública, una de las más numerosas con un 96% a favor... no hay más excusa para dilatar lo que es una cuestión de Derechos Humanos.

"Los derechos no obligan a quien no quiere, garantizan la posibilidad a quienes si quieren"

Los derechos de las personas trans no pueden ser una subasta, ni pueden ser una moneda de cambio para colgarse medallas un partido. Creo que hay un problema porque el Partido Socialista ha querido abanderar siempre los avances en relación con los derechos del colectivo LGTBI y parece como que le molesta que una ley del calado que tiene esta ley, de calado internacional, que situaría a España a la cabeza de Europa y un espejo para Latinoamérica, se la quieren disputar inventando bulos, fake news y falacias, siendo mentira todo lo que dicen, como que queremos borrar a las mujeres ¿pero cómo vamos a borrar a las mujeres, si las mujeres son 24 millones de personas del estado español y mujeres trans somos 75000?. Los derechos no obligan a quien no quiere, garantizan la posibilidad a quienes si quieren. Otro bulo ha girado en torno a la hormonación y los riesgos de la destransición...La experiencia ha demostrado en muchos países de Europa, incluso en EEUU, que los bloqueadores hormonales lejos de ser perjudiciales , son reversibles por el caso hipotético ese que se argumenta de una posible destransición. El argumento de la destransición no puede significar anular los derechos para la gran mayoría porque el porcentaje de personas que destransicionan es uno entre un millón. ¿De qué estamos hablando? Si se aterrizara en la realidad y vieran cómo a estos niños y niñas le desaparecen sus ideas suicidas, cómo se multiplican sus habilidades sociales, cómo su capacidad en la escuela aumenta... además lo más importante: es una cara donde hay tristeza se dibuja una sonrisa.

P: ¿Se siente usted, en lo personal y político (que ya sabemos que lo personal es político) decepcionada con una parte del feminismo que le niega el derecho a ser?

R: No me siento decepcionada porque eso sería seguir haciéndole el juego a cuatro, siete o diez mujeres que me gustaría que me explicaran en qué movimiento asambleario o feminista han participado. Lejos de haberse leído un libro teórico sobre feminismo. A mí el feminismo nunca me ha abandonado ni me abandona porque el feminismo, todas las mujeres feministas lo sabemos, es una estrategia para luchar contra las opresiones nunca una herramienta para perpetuar la opresión o mostrar odio a un colectivo ya de por sí vulnerable. ¿Decepcionada del feminismo? Jamás. De un número de mujeres que desde una posición privilegiada, burguesa, utilicen perversamente las palabras del feminismo para agredir a las personas trans, sí.

P: ¿Qué le diría a las personas que dicen que no es el momento de esta ley, que calma, que hay que tener paciencia?

R: Eso es querer prolongar la situación anacrónica y de violencia del Estado hacia las mujeres trans y digo violencia sistemática por acción u omisión. Esta ley no trae nada nuevo, esta ley viene a garantizar que los estándares europeos, así como la propia constitución española protejan a las personas trans en el acceso a derechos básicos. Me parece perverso o grotesco decir que se está yendo deprisa en una deuda que la democracia tiene con las personas trans. Cada minuto que pasa es tarde. Cada minuto que pasa un joven se puede suicidar, nos pueden seguir dando palizas, cada minuto que pasa seguimos siendo tratados como enfermos y enfermas mentales, cada minuto se viola nuestro derecho a la intimidad, al honor y a la dignidad. Creo que no es momento de seguir jugando con derechos tan básicos que no vienen a quitar derechos a nadie, solamente a reconocérselo a quien no los tiene.

P: ¿Qué situación de discriminación que haya experimentado a lo largo de su vida se hubiera evitado con esta Ley que prepara el Ministerio de Igualdad?

R: Me hubiese ahorrado las palizas que mi padre me dio cuando tenía seis años. El castigo de no poder comer en la mesa con toda la familia porque yo les daba asco y tenía que comer en la cocina, poder estudiar una carrera que no estudié porque era insoportable el acoso que sufría en la escuela, no tener que arriesgar mi salud por carecer de una atención sanitaria desde la Sanidad Pública, pues me tuve que autohormonar arriesgando mi vida. Me hubiera ahorrado vivir más de treinta años con una identidad que no hacía justicia con mi nombre, señalada permanentemente en el centro de salud, el banco, un control de tráfico o el acceso al mercado laboral. Yo tuve la suerte de ser autónoma y contratarme a mí misma, si no, corría el mismo destino que las demás: la prostitución o el espectáculo.

 

 

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes