fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Muchos muertos otra vez en el lucrativo negocio de las residencias

Una información publicada por la agencia Newtral a primeros de julio cifraba en 19.284 el número de ancianos fallecidos en las residencias y centros geriátricos durante la primera ola de la pandemia. Eso supone el 68 por ciento del total de fallecidos por la enfermedad en España, que entonces era de 28.330 personas.

Esa misma agencia solicitó en aquellas fechas a los gobiernos de las comunidades autónomas el porcentaje de fallecidos en las residencias de carácter privado. Sólo respondieron a esa cuestión seis de esos gobiernos (Galicia, Extremadura, Asturias, Baleares, Cantabria y Canarias), cuyo porcentaje de fallecimientos por el virus de la corona no llegaba al 5 por ciento. ¿Sabremos algún día con certeza cuántos de nuestros mayores perdieron la vida en esos centros?

Digo esto porque hasta hoy, cuando llevamos ya varias semanas azotados por la tragedia de un número de víctimas diarias en verdad alarmante, apenas si teníamos noticia de los efectos que está causando la segunda oleada de la pandemia en residencias y geriátricos. La SER nos ha despertado hoy con la noticia: 760 ancianos han muerto por coronavirus en los últimos siete días, del total de víctimas mortales en el país (1.295). Desde hace meses se está observando que la mitad de los fallecidos por la enfermedad en España están internados en residencias. De cada diez personas que han muerto de COVID en la última semana, seis eran ancianos residentes en esos centros.

Se está reproduciendo, por tanto, la misma tragedia que se vivió la pasada primavera, con la agravante de que si entonces la incidencia mortal de la pandemia sobrevino casi de improviso, ahora se tenían sobrados motivos para posibilitar una mayor atención y prevención a un colectivo que de modo tan manifiesto la sufrió hace apenas unos meses, tal como evidencian las cifras.

Estamos asistiendo a la segunda parte de un auténtico geronticido. Se está dando en uno de los negocios más lucrativos del país, pues se trata de un sector que movió el año pasado 4.500 millones de euros, con un 59 por ciento de residencias privadas (2.665 millones al año) y un 30 por ciento de residencias concertadas (1.370 millones de negocio). El sector público apenas representa el 11 por ciento. El 23 por ciento del mercado está en manos de cinco grandes nombres: Domusvi (un gigante francés que cuenta con 142 residencias y 25 centros de día en España, moviendo más de 500 millones de euros al año), Orpea Ibérica (también de capital francés), Grupo Vitalia (controlado por el fondo de inversión CVC Capital Partners), Ballesol y Sanitas.

Me ha extrañado que una noticia como la difundida por la SER, con resultar altamente alarmante, no haya llegado a nosotros hasta ahora. La relaciono con el hecho de que Newtral no haya logrado información sobre el número real de fallecidos en las residencias privadas de la mayoría de las comunidades autónomas. ¿Lo sabremos alguna vez, estando como están gestionadas para hacer el más pingüe posible de los negocios a costa de quienes levantaron este país?

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes