fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Ni Trump ni Biden

Ha aumentado hasta el doble el voto adelantado en Estados Unidos. Puede ser porque ha calado la campaña de Trump denunciando un supuesto fraude en el voto por correo y sus fanáticos se precipitan para la reelección. Pero también puede ser porque los demócratas se movilizan para impedir la continuidad del agente naranja, como lo denominan los cubanos recordando la guerra química de Estados Unidos en Vietnam.

En el sistema electoral estadounidense puedes ganar con menos votos y mayoría territorial. En cada estado te llevas, aunque sea por una sola papeleta de diferencia, la suma de los parlamentarios del Senado y de la Cámara de Representantes.

Si Trump gana en Florida, es posible que continúe en la Casa Blanca. Allí derrotó en 2016 a Hillary Clinton por un 1%. Trump trasladó su residencia formal de Nueva York a Florida para aumentar sus posibilidades.

Ni Trump ni Biden son una esperanza para Estados Unidos y la política internacional. Biden representa lo peor del Partido Demócrata. Trump seguiría siendo un espectáculo de barbaridades.

En Estados Unidos son los poderes profundos los que deciden el resultado electoral y orientan la actuación de los presidentes. Ni Trump ni Biden van a cancelar la alianza con el Pentágono en el gasto militar ni la complicidad con la corrupción del poder financiero.

Ni Trump ni Biden van a cambiar la violencia estadounidense en sus intervenciones internacionales. Incluso Obama fue un golpista contra el gobierno de Honduras.

El conflicto contemporáneo en el régimen estadounidense entre los transnacionales (el imperio de las corporaciones multinacionales) y los aislacionistas (contra Washington y Wall Street) se va decantando en los sucesivos procesos electorales y ahora también está en juego con el añadido de la pandemia.

Parece que lo único bueno de Biden sería la jubilación de Trump. Pero ¡cuidado con las celebraciones! Hillary Clinton tenía un proyecto imperial tan peligroso para la democracia de Estados Unidos y la comunidad internacional como el ¡América primero! de Trump.

¿Serán suficientes las tensiones progresistas en el Partido Demócrata y las movilizaciones sociales contra la violencia racista y el empobrecimiento para amortiguar la beligerancia de Biden ante la decadencia del imperialismo estadounidense?

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes