fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

No es dejadez, es un plan: así destruyen la Atención Primaria los gobiernos del PP de la Comunidad de Madrid

La comunidad autónoma con menor gasto anual por habitante en Atención Primaria de todo el Estado convoca este año 36 plazas MIR de Medicina Familiar y Comunitaria por cada millón de habitantes, frente a las 49 de la media estatal.

UP pide suspender a Ayuso como diputada por incumplir el reglamento al omitir el nombre de una empresa en su declaración de bienes
Isabel Díaz Ayuso

No es dejadez, sino un plan con unos fines y unos medios que se entrecruzan desde hace casi una década. Así, a base de privatizaciones y recortes, están destruyendo la Atención Primaria los gobiernos del PP de la Comunidad de Madrid, desde el de Esperanza Aguirre (2003/12) hasta el actual de Isabel Díaz Ayuso, pasando por los de Ignacio González (2012/15), Cristina Cifuentes (2015/18) y Ángel Garrido (2018/19).

“Lo tienen perfectamente planificado: su objetivo es deteriorar la Atención Primaria para que la gente tenga que dirigirse más a los hospitales, que es donde ellos tienen el negocio, según llevan años organizándolo”, explica a LUH Amparo Botejara, médico de Familia y responsable de Sanidad de Podemos. Y los hechos y los datos respaldan sus palabras, con las que coinciden las organizaciones en defensa de la sanidad pública, los sindicatos de trabajadores en general y de sanitarios en particular y las asociaciones de vecinos que siguen denunciando que los millones de euros que las comunidades autónomas han recibido del Gobierno central en el caso de Madrid no han llegado a Atención Primaria y que los Centros de Salud siguen con “escasez” de efectivos humanos y los SUAPs (Servicios de Urgencias de Atención Primaria) están directamente “cerrados”.

“Se reconoce el derecho a la protección de la salud. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto”. Es el texto del artículo 43 de la Constitución, uno de los que se está incumpliendo en Madrid, donde la Atención Primaria parece haberse convertido en el enemigo a abatir por quienes deberían velar por ella.

En la línea de ese artículo de la Constitución, la portavoz de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, Carmen Esbrí, sabe que para un sistema sanitario público “lo principal” es que exista una Atención Primaria “cercana y de fácil acceso”, y así lo estableció a nivel estatal la vigente Ley General de Sanidad de 1986, tras llegarse a la conclusión de que “si se atiende la salud de las personas de manera correcta, habrá menos gasto en el proceso asistencial cuando falte la salud”.

Precisamente en ese punto, en el de la Atención Primaria como base del sistema sanitario público, se enmarca el plan de los gobiernos del PP de Madrid para deteriorar la Atención Primaria, según denuncian los defensores del sistema sanitario público.

“El ataque visceral que sufre la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid es un hecho violento que pretende destruir los cimientos del sistema de salud liquidando todos los medios que tiene, es decir menguándolo, descapitalizando la dotación económica, reduciendo el personal, abandonando el mantenimiento de los centros de salud e incluso cerrando algunos y cerrando todos los SUAPs”, explica Esbrí a este diario. “A principios de los noventa, el porcentaje del PIB que iba a Atención Primaria estaba en el entorno del 7%, pero, siendo Madrid una de las comunidades autónomas más ricas, el austericidio progresivo lo ha dejado en el 3,6% del PIB, al haber ido aumentado los recortes desde 2012 y con los gobiernos de  Esperanza Aguirre, Ignacio González, Cristina Cifuentes, Ángel Garrido y ahora Isabel Díaz Ayuso, que pretende dar los últimos golpes al servicio para que con él se caiga todo el sistema y para dejar libre el servicio publico para la invasión sin freno del mercado que, según dicen ellos, se regula por sí mismo”, añade.

La Comunidad de Madrid es la comunidad autónoma con menor gasto anual por habitante en Atención Primaria de todo el Estado prácticamente desde que se tienen datos hasta la actualidad. La última de todas las comunidades autónomas, y cada vez más alejada de la media estatal. En 2019, el último año del que se tienen datos, gastó 149 euros por habitante, frente a los 210 de la media estatal.

Pero no se trata sólo del gasto anual por habitante. “Este año se convocan en España 2.338 plazas MIR (Médico Interno Residente) de Medicina Familiar y Comunitaria, 243 de ellas en Madrid”, explica Botejara. Es decir que Madrid convoca “36 plazas por cada millón de habitantes”, frente a las “49 plazas por cada millón de habitantes” de la media estatal. “El deterioro de la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid es totalmente intencionado”, concluye Botejara, que advierte de que a los gobiernos del PP “formar médicos de Familia no les interesa para su modelo” porque “llegaría menos gente a los hospitales”.

Hartos de precariedad laboral

En la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid estiman que los gobiernos del PP de la Comunidad de Madrid vienen recortando desde hace una década “más del 50%” de lo que correspondería para disponer de una Atención Primaria adecuada, restándole así tantos medios que numerosos profesionales han tenido que abandonar la comunidad autónoma, “hartos de encadenar contratos de meses e incluso de días y de doblar jornadas viendo cómo no se cubrían bajas ni jubilaciones”, denuncia Esbrí.

La Atención Primaria –basada en la medicina preventiva– es la base de la salud. Y si se deteriora, aumentan por un lado “las hospitalizaciones y las listas de espera en los hospitales” –basados en la medicina curativa– y por otro lado “los seguros privados, por parte de quienes pueden permitírselos”, apunta Botejara. Ambas cifras están aumentando en Madrid, mientras el sector privado se frota las manos.

Las privatizaciones y los recortes han marcado los años de gobierno del PP en Madrid no sólo en materia de sanidad pero especialmente en materia de sanidad. El resultado: el enriquecimiento del sector privado a costa del deterioro de la sanidad pública.

Y es que detrás del deterioro de la Atención Primaria en Madrid están de forma inmediata políticos como Esperanza Aguirre, Isabel Díaz Ayuso o Javier Fernández-Lasquetty –consejero en su día de Aguirre y ahora de Ayuso– y de forma mediata empresarios como Víctor Madera (Quirónsalud/Fresenius), Juan Miguel Villar Mir (OHL) o Florentino Pérez (ACS), que son los verdaderos impulsores y los grandes beneficiarios de sus políticas y que, según denuncian desde la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, multiplican su riqueza al prestar servicios a siete, ocho, 14 o 25 veces más de lo que costarían si no hubieran sido privatizados, y todo mientras la Atención Primaria avanza hacia su destrucción. No, que la esperanza de vida en el distrito de Fuencarral-El Pardo sea más alta que en el de San Blas-Canillejas tampoco es casual.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. murdok vomotivo

    8 de abril de 2021 13:11 at 13:11

    Estas son las políticas económicas destructivas que han impuesto tanto el PP como el PSOE. Políticas económicas destructivas de los servicios públicos como de la calidad de vida de la clase trabajadora no así de los ricos.

    Para parar esta destrucción y esta tragedia no hay que votar nunca al bipartidismo PP PSOE. Estos protegen y legislan a beneficio de los ricos y en perjuicio de la clase trabajadora, las mujeres, los jóvenes y los colectivos más vulnerables de la sociedad.

    Si se quiere, se puede aplicar otras políticas económicas donde prime la lucha a muerte contra las desigualdades sociales, laborales, económicas y de género y luchar a muerte para erradicar la corrupción y el fraude fiscal.

    Es posible otra política económica.

  2. Jovella

    8 de abril de 2021 19:21 at 19:21

    El objetivo final de esta gente es privatizar toda la sanidad y toda la educación. Han visto que tanto en una como en otra hay un suculento bocado de dinero. Y las clases más vulnerables que no se lo puedan pagar pues que se jodan. Para esta gente de afán privatizador el mundo se ha hecho para los ricos.

  3. José L. Soto

    8 de abril de 2021 20:50 at 20:50

    Se la puede nominar como el «ángel exterminador», eso es lo que ha hecho en la CAM. Solo hay que ver lo que ha pasado en las residencias de la tercera edad y la atención sanitaria que ha prestado a estas residencias y a sus residentes.

  4. José L. Soto

    8 de abril de 2021 21:36 at 21:36

    La medicina privada es la mayor estafa de la salud en un paciente, si no sufres de ninguna enfermedad costosa, te mantienen, si por una de esas casualidades sufres de una enfermedad que cuesta mucho dinero en pocas palabras te dan de baja y de dicen que te vayas a la pública, tú no eres rentable para ellos.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes