fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

"No es una fase, somos BIsibles"

El 23 de septiembre se conmemora el día de la visibilidad bisexual y los colectivos denuncian la bifobia que sufren las personas que se definen dentro de esta identidad

bisexual visibles

“Me considero bisexual porque siento que tengo el potencial de sentirme atraída románticamente o de manera sexual hacia personas de más de un sexo y/o género, no necesariamente a la vez ni de la misma manera o intensidad”, así define la activista estadounidense, Robyn Ochs, la bisexualidad.

Debería estar asimilado: la bisexualidad es una identidad sexual, algo que actualmente se continua negando, infantilizando y cuestionando a nivel político y social. Estigmas como los que aseguran que es “una fase” recaen con un peso desalentador sobre estas personas, constituyendo un ataque, una agresión, ante su forma de expresar la sexualidad. Una forma de decirles que no está bien, que no es (hetero)normativo, que no caben dentro de los patrones sistémicos establecidos.

No es una fase, es paternalismo

“Te consideran indecisa, piensan que estás pasando por una etapa. Y bueno, al fin y al cabo, la sexualidad siempre fluye. Nunca eres lo mismo de la misma forma en ningún ámbito de tu vida. Sobre el colectivo bisexual pesa ese mantra, que en realidad supone una posición paternalista porque piensa que no eres lo suficientemente adulta o madura como para realizarte en el ámbito afectivo-sexual”, afirma Sara Pérez, activista por los derechos LGTBI.

Ante esta clase de argumentos, a medio camino entre la moral y la política, las personas bisexuales se organizan para denunciar los clichés que invisibilizan a una parte de la sociedad que necesita, reclama y pelea los derechos que se les niegan.

“Señalar la bifobia como una fase es decirles que están equivocados y que no tienen madurez suficiente como para conocer su identidad sexual”, sentencia un usuario de Twitter.

Las diversidades sexuales, dentro del plano no normativo heterosexual y patriarcal, son molestas para el sistema. Romper con las ideas de nuclearización familiar supone un ataque a los cimientos morales, sociales y económicos de cualquier sociedad capitalista. Y esto constituye, por tanto, una cuestión política y educacional.

La importancia de la educación en diversidad

“Reconocerte como tal desde pequeña hace que puedas vivir una vida más plena que otras personas que han tenido más problemas a la hora de visibilzarse. De ahí la importancia de los talleres LGTBI, las charlas sobre diversidad en los colegios, que fueron tan puestos en duda con el pin parental y con todos estos ataques de la ultraderecha conservadora”, señala la activista.

“La adolescencia es el momento en el que se puede decidir si vas a tener tu orientación y tu identidad marcada por un trauma o la vas a ver dentro de la igualdad y la diversidad”, sentencia ante lo que es una experiencia muy común entre las personas con sexualidades no normativas.

Cosificación de las mujeres bisexuales

Las mujeres bisexuales siguen siendo, además, objeto de mayores presiones ante la vivencia de sus cuerpos y afectos. La cosificación de sus relaciones constituye la fantasía pornográfica de todo bifóbico. "Qué guay, si mi novia es bisexual podremos hacer un trío con otra chica", ejemplifica, de forma clarividente, el mismo tuitero.

“Muchas de las agresiones que sufren las personas bisexuales o pansexuales son muy parecidas a las que sufren las mujeres lesbianas. Siempre se te presupone heterosexual. Es ser hetero hasta que se demuestre lo contrario. Algo que forma parte del proceso de invisibilización. Además, te obliga a definirte para poder existir de otra manera que no sea dentro de una sexualidad normativa”, asegura Pérez.

“Un ejemplo muy actual de ello es lo que recientemente ha ocurrido en ‘El Hormiguero’, donde a una actriz de 9 años le preguntan si tiene novio o si le gusta algún chico, poniéndole además ejemplos de hombres mucho mayores que ella. Y, ante la respuesta de la niña afirmando que le gusta Blanca Suárez, el presentador instantáneamente le presupone que es por su profesionalidad, en ningún caso de otra manera”, manifiesta la misma activista como ejemplo de bifobia o lesbofobia. “Y ella te tiene que decir, en público, que no, claro, que no le gusta Blanca Suárez de otra forma”.

¿También la sanidad?

Esta clase de violencia no es puntual, sino que se configura en torno a un ideal monolítico de sexualidad, a una norma relacional para poder vivir dentro de la sociedad. Es transversal a todo, incluido los sectores educativo y sanitario.

“Dentro de la salud se puede hasta llegar a poner en riesgo cuando un profesional sanitario, como un ginecólogo, no te atiende como debería porque no está formado en diversidad. Muchas veces, te dan una serie de pautas médicas que corresponden a prácticas heterosexuales, para ciertos cuerpos con los que igual tú no te relacionas”, ilustra Sara Pérez.

Siguen siendo necesarias medidas para conseguir una igualdad y diversidad real. Los afectos y sexualidades son diversas, pero necesitan de reivindicación y escucha política para considerarse igualitarias.

“Hay que ser rebelde. Creo que la gente LGTBI es muy valiente. A la que consigue salir de la violencia cotidiana, hay que reconocerle el plus de valentía, ya que suelen ser personas que después, como se han posicionado frente al heteropatriarcado, son más propensas a romper otro tipo de normas establecidas. Cuestionarse lo establecido siempre es positivo”, asevera Pérez.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

1 Comentario

  1. ESTRELL@ C.C

    23 de septiembre de 2020 17:21 at 17:21

    GRACIAS POR EL ARTICULO

    ¡VIVA EL AMOR LIBRE¡

    LIBRE DE CLICHÉS
    LIBRE DE PREJUICIOS
    LIBRE DE CREENCIAS IMPUESTAS
    LIBRE DE CONDENAS DE MUERTE
    LIBRE DE MENTIRAS RELIGIOSAS
    LIBRE DE CONDICIONAMIENTOS SEXUALES O DE GENERO .
    ¡VIVA EL AMOR¡ Y ¡VIVA LA LIBERTAD¡

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes