fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Nuestro país no está para medias verdades ni medias lealtades

Al parecer, el juzgado investiga la presunta comisión de delitos de homicidio y lesiones, derivado todo de la posible imprudencia profesional y del abandono de discapacitados

“La traición es en gran medida una cuestión de hábito”

John le Carré

Los españoles, en general, están castigando a quienes persisten en la manipulación. Así castigan a la política nacional por la tergiversación interesada de los datos de la realidad. La creencia en la inoperancia de los tribunales se evidencia en las causas abiertas en la Justicia. Las denominadas puertas giratorias de los procesos judiciales. Se inician actuaciones que se terminan archivando. Ingresan en prisión, por motivos fundados, y se benefician de interpretaciones discutibles de las normas que son ya de por si ambiguas. Y las puertas de las prisiones se abren a su paso. Mientras los fondos obtenidos no aparecen y las condenas no se cumplen.

Es el caso de los gobiernos autonómicos, por la pertinaz insistencia en anunciar amaneceres en la mitad de la noche, mientras el sostenimiento del aparato clientelar subsiste y los servicios a los ciudadanos se recortan. Lo evidencia el caso de las muertes de ancianos en residencias, noticia que se ha diluido de las portadas de los medios afines. Pese a ello, el juzgado número 3 de Cangas, en Pontevedra ha iniciado diligencias penales contra la consejera de DomusVi en España, Josefina Fernández. Esto, al admitir a trámite la querella que presentaron las hijas de dos usuarias de la residencia que esta multinacional de los servicios de la dependencia tiene en la parroquia de Aldán, en el municipio pontevedrés de Cangas. La querella, presentada el 9 de junio, al admitirse también señala a dos altos cargos de la Xunta: María Berta Besada, que es la responsable de la inspección de mayores y discapacitados de la Xunta; también a Ildefonso de la Campa, que es el Director General de Mayores y Discapacitados de la Xunta de Alberto Núñez Feijóo.

No es una noticia relevante para la máquina del fango mediática. Veremos que interpretación hacen los magistrados de los hechos. También el por qué se entregan fondos públicos para beneficio privado, cuando podrían prestarse desde organismos públicos. La Sanidad Pública ha dado la talla frente al fracaso de la privada durante la pandemia. Igual puede hacerse con la Dependencia.

España está en un estado tan penoso, desde el punto de vista moral y ético, que no se puede seguir exigiendo comprensión a cambio de realidades inexplicables. Los ciudadanos merecemos conocer que la deuda de los partidos políticos con la banca y grandes corporaciones no los condiciona en sus decisiones. Los electores están habituados a que digan lo contrario de lo comprometido en su investidura. La pertenencia a un partido político es una responsabilidad más que un premio derivado de un clan que apadrina. Responsabilidad, entendiendo como tal al conjunto de obligaciones que una persona debe respetar en su función. Que no se delega. Va con el cargo.

Eso ocurrió, cuando algunos han multiplicado sus posiciones, y sus ingresos, en diferentes empresas “públicas”, que se dedicaron a distribuir generosamente los fondos de todos. Fue el caso de la aprobación de medidas, desde todo punto de vista, cuestionables. Tales hechos no se pueden resolver con argüirse que “no lo sabía”. El cargo, conlleva solidaridad en materia de responsabilidades.

Algunos sostienen que se ha puesto en marcha un “control de daños” en la justicia. Se resisten a renovar los órganos que hoy están controlados por grupos y lealtades que opacan su imagen. Ya escuchamos a ministros y cargos electos afirmar que la Fiscalía afinaría delicadas cuestiones. España no es país para medias verdades. No se puede hablar de “puertas giratorias”, ni de una democracia de “allegados”, cuando se trata de asumir la responsabilidad de regenerar la democracia.

No se puede, ni se debe ser “medio leal” para gestionar la función pública o la judicial. España no es un país para medias verdades ni medias lealtades.

 

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes