fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Ocho años del derrumbe que causó más de mil muertos en una fábrica que trabajaba para Amancio Ortega y El Corte Inglés

Denuncian que “ninguna de las empresas implicadas ha pagado ni un solo euro a las víctimas”.

Ocho años del derrumbe que causó más de mil muertos en una fábrica textil de Bangladesh: “Fue un asesinato”
Amancio Ortega, propietario de Inditex

Este sábado, 24 de abril, se cumplen ocho años del peor desastre industrial vivido en la historia de la industria de la confección: el edificio Rana Plaza, en la ciudad de Daca (Bangladesh), se derrumbó con miles de personas dentro, matando a al menos 1.134 personas.

Las redes sociales han recordado el desastre, y también el nombre de algunas de las empresas para las que los trabajadores –la mayoría, mujeres– cosían ropa, así como que ocho años después “ninguna de las empresas implicadas ha pagado ni un solo euro a las víctimas”.

En el octavo aniversario del mayor desastre de la historia de la industria de la confección, la Campaña Ropa Limpia ha lanzado la web RanaPlazaNeverAgain.org para recordar a las víctimas y sus familias pero sobre todo para exigir “la continuidad del único programa que ha conseguido salvar vidas en Bangladesh desde su implementación”: el ‘Acuerdo sobre seguridad de Edificios y contra incendios’, que pende de un hilo, pues vence el próximo 31 de mayo.

La presidenta de la Federación de Trabajadores de la Industria y de la Confección en Bangladesh, Kalpona Akter, asegura que Rana Plaza fue “un asesinato, no un accidente”, un desastre “totalmente prevenible” que “no habría sucedido con las medidas adecuadas de seguridad y un sólido sistema de monitoreo que contase con la voz de las personas trabajadoras”. “El Acuerdo de Bangladesh ha incorporado e implementado estas medidas durante los últimos ocho años; si queremos evitar otro Rana Plaza y mantener los avances positivos, necesitamos que todas las marcas que se proveen en Bangladesh se comprometan a firmar un nuevo Acuerdo”, ha añadido.

En la misma línea, Ineke Zeldenrust, miembro de la Campaña Ropa Limpia, destaca que “ocho años después del desastre es preocupante ver a las marcas abogando por el mismo sistema de monitorización voluntaria que falló a las trabajadoras de Rana Plaza” y asegura que “las vidas de las trabajadoras no han cambiado demasiado desde Rana Plaza” –pues “siguen ganando demasiado poco como para poder llevar una vida digna, su libertad de asociación está amenazada, no cuentan con una seguridad social que las respalde si enferman (incluso por covid) o tienen algún accidente laboral–, pero insiste en que “es vital que las marcas y los minoristas que se abastecen de Bangladesh se aseguren de que el único logro importante al que dio lugar el desastre no se eche a perder”. “Quedan cinco semanas para que el Acuerdo de Bangladesh expire, pero no olvidemos que la firma del primer Acuerdo se consiguió en sólo tres: las marcas pueden hacerlo posible si quieren”, advierte.

“Algunas de ellas fueron incluso agredidas”

La Campaña Ropa Limpia sigue denunciando que el derrumbe del Rana Plaza fue una tragedia totalmente evitable, que “las trabajadoras se vieron obligadas a entrar en un edificio que sabían que no era seguro”, que “era fin de mes y las amenazaron con perder su salario” y que “algunas de ellas fueron incluso agredidas para hacerlas volver a sus puestos de trabajo”.

Tras una campaña internacional muy intensa, el Acuerdo de Bangladesh se estableció semanas después del colapso del Rana Plaza como un programa de seguridad legalmente vinculante, ante la evidencia de que las medidas voluntarias de las empresas no habían logrado prevenir la tragedia del Rana Plaza ni anteriores derrumbes e incendios con víctimas mortales ocurridos en las fábricas de Bangladesh y cuya gravedad estaba yendo dramáticamente en aumento.

El Acuerdo de Bangladesh fue firmado por más de 200 marcas internacionales y ha hecho que más de 1.600 fábricas sean más seguras para dos millones de trabajadores. Sin embargo, vence el 31 de mayo y “ninguna marca o minorista que sea actualmente miembro del Acuerdo se ha comprometido a firmar un nuevo programa que sea legalmente vinculante para las marcas miembro”. En cambio, “las marcas proponen versiones diluidas del programa de seguridad que conllevan un riesgo muy alto y real de que la seguridad en las fábricas de Bangladesh quede comprometida e incluso retroceda a los niveles anteriores a Rana Plaza”.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

3 Comments

  1. Agustín Montes C.

    24 de abril de 2021 20:00 at 20:00

    Parece que no sólo a los españoles debe algo A. Ortiga.

  2. ESTRELL@

    25 de abril de 2021 07:54 at 07:54

    tendrán mucho dinero pero tienen sus almas arruinadas por especular con vidas humanas,por su avaricia y por su falta de humanidad.

  3. ESTRELL@

    25 de abril de 2021 07:56 at 07:56

    Yo tengo cancer, prefiero morirme que tener una maquina pagada por este señor con ese dinero tan sucio o mezquino.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes