fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Operación del IBEX35, PP, Vox y medios de comunicación para que Sánchez rompa con Iglesias y se alíe con el PP

Los empresarios culpan a Podemos de la adopción de demasiadas medidas sociales. Prisa recrudece su ofensiva contra el Gobierno de Coalición y Vox llama abiertamente a derrocar al Ejecutivo.

U. H.- Las presiones a Pedro Sánchez para que rompa la coalición con Unidas Podemos y forme Gobierno con el PP se multiplican. Los grandes empresarios, la derecha política y los poderes mediáticos han retomado, con el coronavirus como excusa, el plan que nunca abandonaron: que el PSOE cierre la puerta a las políticas de izquierdas, expulse a Iglesias del Ejecutivo, y conforme una gran coalición con la derecha que proteja sus intereses. El plan no es nuevo: es el mismo que denunció Sánchez en Salvados en 2016, el que llevó al PSOE a abstenerse en la investidura de Rajoy y el que impidió en el pasado el entendimiento de los socialistas con Unidas Podemos. La gran diferencia es que, ahora, esas presiones no surten efecto.

Los ataques al Gobierno de Coalición de PSOE y Unidas Podemos llegan desde múltiples frentes. El político es sólo uno de ellos. Vox reclamó esta semana, abiertamente, la dimisión del actual gabinete y la puesta en marcha de un Ejecutivo de “emergencia nacional” donde, por supuesto, no tendría cabida el partido morado. El plan de la extrema derecha se parece al que, ya en noviembre, planteó la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo: un “Gobierno de concentración constitucional” formado por PSOE, PP y Ciudadanos y que dejase de lado las políticas progresistas.

Son precisamente esas medidas sociales las que han sublevado al segundo grupo que estos días reclama con insistencia la ruptura entre PSOE y Unidas Podemos: los grandes empresarios. Decisiones como la moratoria hipotecaria, las ayudas al alquiler o la prohibición de los despidos han irritado al IBEX 35, que ha situado en su diana al partido morado. No en vano, y según un informe privado al que ha tenido acceso UH, empresarios como Ana Patricia Botín, Amancio Ortega o Florentino Pérez culpan a “la presión de Podemos en la coalición” de la adopción de “demasiadas” iniciativas sociales.

El IBEX también ha criticado la decisión de paralizar la actividad económica no esencial, una medida recomendada por los expertos para frenar la curva de contagios y que la mayoría de la ciudadanía apoya de forma casi unánime, según datos de Metroscopia. “Esto lo vamos a pagar, va a dejar a las empresas más delicadas”, dijo Antonio Garamendi (CEOE), que censuró al Gobierno por no negociar la decisión con “la empresa privada”. Fue Unidas Podemos quien antes pidió este paso, que el PSOE se resistió a dar hasta que comprobó que era inevitable. Entre las filas de la oposición, Casado reclamó esta medida con insistencia, pero viró 180 grados y pasó a criticarla tan pronto como comprobó el enfado de los grandes empresarios. La derecha y el IBEX, de nuevo aliados.

El tercer frente es el mediático. La prensa conservadora muestra abiertamente, desde hace semanas, su deseo de quebrar la coalición y de implantar un Ejecutivo conservador que anteponga los intereses de las grandes empresas a los de la clase trabajadora. Pero, si hay un giro significativo en los últimos tiempos, es el del grupo Prisa –editor de El País y la Cadena SER, entre otros–: Juan Luis Cebrián, presidente de honor del diario, sostuvo la semana pasada en un artículo que Sánchez es “prisionero de Podemos” y, pocos días después, el exdirector del rotativo, Antonio Caño, afirmó en otro texto que los socialistas habían cometido un “error grave” al aliarse con Iglesias, y que de esta crisis sólo se puede salir con “el empuje unitario de las principales fuerzas defensoras del sistema”, es decir, con un Gobierno de PSOE, PP y Ciudadanos.

El estilo sugestivo y casi paternalista de El País es relevante porque buena parte del PSOE tiene en este diario su faro mediático, aunque el tono de sus artículos palidece si se compara con otros ataques mucho más burdos. Es el caso de las fake news difundidas por Ana Rosa Quintana, líder de la televisión matinal, que dio alas a las falsas noticia de que Iglesias tenía una UVI aparcada en su casa y de que a Irene Montero le echaron la bronca el 8M por toser en público. O de Àngels Barceló, directora de Hoy por Hoy (el programa más escuchado de la SER y de la radio española), que cargó duramente contra Iglesias por, supuestamente, saltarse la cuarentena. Otro bulo difundido en horario de máxima audiencia.

Estas falsas noticias, creadas en la mayoría de casos por la extrema derecha, alcanzan su máximo eco en las redes sociales, donde los afines a Vox multiplican sus tentáculos en forma de bots, cuentas pagadas y agencias de comunicación que se dedican a difundir noticias y vídeos manipulados, como el que esta semana llevó Unidas Podemos a la Fiscalía General del Estado. El ecosistema del odio ultra dispara con especial intensidad contra Sánchez e Iglesias, y ha crecido estas semanas con espacios en youtube –como Estado de Alarma, impulsado por Javier Negre (El Mundo)– y campañas de desinformación masiva en whatsapp.

En definitiva, la derecha y la extrema derecha política, los grandes empresarios del IBEX35 y los poderes mediáticos han decidido unir sus fuerzas para proteger sus intereses económicos y lanzar un mensaje claro: quieren que esta crisis se resuelva como la de 2008 y que trabajadores, pymes y autónomos sean los paganos. Para ello, empujan a Sánchez a romper con Iglesias y aliarse con el PP, pero la determinación del presidente del Gobierno y la lealtad del vicepresidente morado y su partido –los votantes de Unidas Podemos son los que más apoyan al Ejecutivo estas semanas– resisten por ahora las presiones y permiten al Gobierno de Coalición seguir tomando medidas para dar seguridad a los sectores sociales más vulnerables.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes