fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Pablo Iglesias, de candidato 'outsider' a director de campaña

“Cuando tenía todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”, dice una cita, atribuida al poeta uruguayo Mario Benedetti, que aparece con frecuencia en los sobres de los azucarillos del café. Nunca pensé que una frase de filosofía de azucarrillo fuera a servir para analizar una cosa tan compleja como una campaña electoral. Sin embargo, esta cita explica a la perfección en qué estado se encuentra la carrera por llegar a la Puerta del Sol.

Cuando Isabel Díaz Ayuso convocó anticipadamente las elecciones, lo hizo para pedir estabilidad y segura de que el intento de Ciudadanos de desbancar al PP en Murcia, a través de una moción de censura negociada previamente con el PSOE, al PP le permitía dirigir la campaña electoral. La izquierda ni estaba ni se le esperaba. El PSOE nadaba en la insustancialidad en la que se puede resumir la labor de oposición de su candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Más Madrid, liderado por Mónica García, se conformaba con los 16 escaños que le daban algunos sondeos y soñaba con que Unidas Podemos bajara del 5% para hacerse en exclusiva con el mercado electoral a la izquierda del PSOE.

Por su parte, Unidas Podemos, con su entonces candidata Isa Serra, condenada por frenar un desahucio y a la espera de que el poder judicial -tan conectado con la derecha política- la inhabilitara en medio del fragor de la campaña electoral. Díaz Ayuso tenía escrita su campaña electoral  como el que escribe un guion de una serie. Esperaba no hubiese mayores sobresaltos. Sólo necesitaba que los barrios populares, el Corredor de Henares y las ciudades del sur, feudos históricos de la izquierda, no se sintieran interpelados a votar.

En un principio, el enemigo de la campaña elegido por Ayuso fue Pedro Sánchez y sus héroes fueron los hosteleros a los que no ha dado ni un solo euro de ayuda pública. De ahí que sólo acudiera a un debate y rechazara la oferta de debatir en otros medios. ¿Quién se acuerda ya de los hosteleros?

La Juana de Arco madrileña creyó, o le hicieron creer, que la campaña electoral sería un paseíllo por la Plaza de Toros de las Ventas, pero a Díaz Ayuso se le congeló la sonrisa cuando Pablo Iglesias hizo lo que nadie esperaba. Dimitir como vicepresidente segundo del Gobierno de España, dejar su escaño en el Congreso y bajar al barro de la política autonómica como candidato. La pregunta de la campaña cambió y el PSOE, que entonces se las veía muy felices porque creía poder poder arañar los votos del naufragio de Ciudadanos, argumentó que “con este Iglesias, no”.

Más Madrid rechazó la oferta de unidad de Pablo Iglesias utilizando argumentos feministas para no decir abiertamente que el no de los de Errejón era más en clave de partidismo que de política. A Isabel Díaz Ayuso se le congeló la sonrisa, pero a PSOE y Más Madrid también. La entrada de Iglesias cambió el foco de la campaña. Tanto Más Madrid como PSOE  creyeron que la entrada en el terreno de juego de Iglesias aumentaría la movilización de la derecha, como si no estuviera ya suficientemente movilizada. No lo dirán, pero todos saben que la entrada en campaña de Pablo Iglesias ha abierto una grieta de esperanza para ganarle al PP.

De hecho, los argumentarios oficiales de PSOE y Más Madrid en los primeros días de la precampaña electoral usaron esos marcos conceptuales, que se instalaron con la ayuda de El País y la Cadena Ser, medios de comunicación siempre tan dispuestos a diabolizar a Pablo Iglesias usando a líderes progresistas que ponen siempre el tacticismo por delante de la ética y la transformación social.

Del “socialismo o libertad” de Ayuso, la pregunta ahora era “comunismo o libertad”.  La pregunta era favorable tanto para los intereses del PP como para los de PSOE o Más Madrid, quienes pensaron que Unidas Podemos recogería solamente los votos de la izquierda identitaria, alrededor de un 10% de los electores, dejándoles a estas dos formaciones del moderantismo castizo el lado de la transversalidad.

Cuando todas las fuerzas políticas y el poder mediático tenían todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas. Entonces llegó una carta con cuatro balas y una amenaza de muerte a nombre de Pablo Iglesias, del ministro del Interior, Grande-Marlaska, y de María Gámez, la directora de la Guardia Civil.

Todo hubiera sido diferente si la amenaza de muerte sólo la hubiese recibido Pablo Iglesias, pero al recibirla también dos socialistas, el Grupo Prisa, por primera vez, comenzó a usar el marco que Unidas Podemos lleva usando desde que hace dos años la ultraderecha entrara por las puertas del Parlamento andaluz.

De pronto, periodistas de la Ser que hasta ayer estuvieron difundiendo informes policiales falsos contra Podemos y participando de lleno en la campaña de diabolizacion contra Pablo Iglesias empezaron a usar el lenguaje que deben usar los demócratas para frenar a la ultraderecha. El debate de la Cadena Ser, que abandonó Pablo Iglesias por la no condena del acto terrorista de la candidata de Vox, levantó todas las caretas. Ángels Barceló tenía cara de otra.

De hecho, Ángels Barceló hizo algo que habitualmente no hacen los periodistas estrellas, como es dar entrevistas en otros medios de comunicación para hablar de lo ocurrido en su propia emisora. Barceló se ha hecho un paseíllo por diversos medios de comunicación, ajenos al Grupo Prisa, porque sabe que su actitud de tolerancia con el fascismo no se entendió en la calle. El sentido común ha cambiado con respecto al tratamiento de la ultraderecha. La salida de Pablo Iglesias de la Ser simbólicamente tiene una fuerza ética imposible de diabolizar. Saliendo del debate de la Ser, Iglesias se situó como el líder de la defensa de la democracia. 

PSOE y Más Madrid no se levantaron junto con Pablo Iglesias, sino que se quedaron en el debate pensando que esa actitud de líder de Podemos sería leída por la ciudadanía como parte del espectáculo propio de la campaña y que la moderación era quedarse a debatir con la ultraderecha. A Mónica García, candidata de Más Madrid, Rocío Monasterio la llegó a llamar “amargada” y ni siquiera se levantó de la silla. Después de Iglesias, a la hora, se levantó Gabilondo y al poco le acompañó Mónica García.

No lo hicieron por un compromiso ético con la democracia ni en solidaridad con Iglesias, sino porque sus asesores desde fuera le empezaron a enviar mensajes a los móviles de que las redes sociales ardían y le preguntaban qué hacían allí debatiendo con una fascista con Twitter ardiendo. Por primera vez, la moderación, que no es más que el sentido común, había cambiado de bando. La pregunta de campaña había vuelto a cambiar. Ni socialismo o libertad, ni comunismo o libertad, ahora la pregunta de la campaña es democracia o fascismo.

Pablo Iglesias, que había estado toda la noche sin dormir de la tremenda preocupación tras recibir una amenaza de muerte contra él mismo, su pareja, su padre y su madre, llegó al debate convencido de que si Monasterio no condenaba las amenazas de muerte no iba a seguir debatiendo y blanqueando fascistas.   Cuando Iglesias se levantó del debate, haciendo caso omiso a las llamadas para que se quedara de Ángel Gabilondo, Mónica García o la propia moderadora, Ángels Barceló, se convirtió en ese momento en el director de la campaña electoral.

El simbolismo es tan grande que hasta la propia derecha anda preocupada desde entonces porque saben que la movilización de los votantes de izquierdas puede ser histórica para frenar una amenaza real de que el fascismo entre a gobernar en la región con mayor PIB de España y una de las capitales del mundo.

En enero de 2019, mientras que se celebraba el pleno de constitución del Parlamento andaluz en el que la ultraderecha entró por primera vez en España, un periodista estupendo me preguntó si pensaba que Vox era un partido fascista: “Yo creo que es un partido de gente cabreada”, me dijo. Desde hace tres días este mismo periodista escribe mensajes en su cuenta de Twitter que parece salidos directamente de un soldado del Ejército Rojo en su lucha contra el nazismo. La culpa la tiene que la emisora de radio donde acude de tertuliano, y que le sirve para complementar el sueldo de redactor, ha cambiado de línea editorial y ya habla abiertamente de Vox como un partido fascista.

Ayuso no sabe a qué santo rezarle para frenar la movilización de la izquierda que todas las encuestas y el ambiente empiezan a reflejar. Iglesias, que entró en la campaña de 'outsider', se ha convertido en el director de la misma y en el capitán de la estrategia de la izquierda para echar al PP de la Comunidad de Madrid después de 25 años de poder absolutista. Y Gabilondo, que no terminaba de entrar en la campaña electoral, ha pasado de “con este Iglesias, no” a unirse al marco de alerta antifascista que Podemos inauguró hace dos años en el Parlamento andaluz con críticas a izquierda y derecha.

 

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

8 Comentarios

8 Comments

  1. SANTIAGO zamora

    26 de abril de 2021 07:57 at 07:57

    Decid a la gente en el barrio que vote.

  2. Joaquin Navas Cabezas

    26 de abril de 2021 08:51 at 08:51

    Nada que añadir, sólo un pequeño apunte. Lo de «comunismo o libertad» pertenece a Pecas el perrito de la «rubia castiza» como se desprende del tuit de 18 de mayo de 2015:
    «Los comunistas no quieren que me paseen. No quieren libertad.¡Guau!» (#FreePecas #DebateTM). A «Comunismo o Libertad» le falta el famoso ¡Guau! como punto y final, aunque pensándolo bien en realidad no. El punto y final es sustituido por el giro de la cabecita y la sonrisa, buscando la foto, que tanto caracteriza a la niña del cuento.

  3. joaquín archidona acedo

    26 de abril de 2021 09:30 at 09:30

    Madrileños a votar en masa y echar toda la basura fascista de las instituciones, no habra una 2ª oportunidad, trabajadore/as todos y todas,,,,ir,,,, a votar es un acto de defensa propia contra el fascismo.-

  4. joaquín archidona acedo

    26 de abril de 2021 09:32 at 09:32

    Madrileños a votar en masa y echar toda la basura fascista de las instituciones, no habra una 2ª oportunidad, trabajadore/as todos y todas,,,,ir,,,, a votar es un acto en defensa propia contra el fascismo.-

  5. Juan Antonio Sánchez Bautista

    26 de abril de 2021 12:31 at 12:31

    La campaña de Unidas Podemos en Madrid es de las mas bonitas y efectivas que he visto, la información se mueve a una velocidad de vértigo a través de sus seguidores por las redes ignorando los medios tradicionales que pretenden ocultar la campaña, las imágenes son geniales mostrando a personas sin buscar el personalismo del candidato, los llamativos carteles en colores visibles y frases cortas y efectivas, las propuestas pensadas para ayudar a la mayoría sin dejar atrás a nadie, la respuesta de los militantes que ha sido espectacular… no se si UP al final ganará, pero el esfuerzo que se está haciendo merece echar la corrupción de Madrid. Sí se puede.

  6. Jovella

    26 de abril de 2021 14:39 at 14:39

    El gesto grandioso de Pablo Iglesias de abandonar toda una Vicepresidencia del Gobierno para bajar al barro a fajarse para echar al fascismo del gobierno de la Comunidad de Madrid merece todo el reconocimiento de los demócratas y merece ser recompensado. Ningún otro político hubiese hecho eso.
    Votemos a Unidas Podemos. ¡¡ Todos a votar!!

  7. Ángel S.B.

    26 de abril de 2021 16:22 at 16:22

    Raúl,no voy añadir nada a tu relato pues lo estropearía…..Lo que si constato es que el jamón extremeño te da lucidez!!!!😂😂😂😂…

    Salud!!!y lll Republica Federal o Confederal Laica!!!

  8. Topo Gigio

    27 de abril de 2021 01:47 at 01:47

    La capacidad política y humana de Iglesias empequeñece a los demás políticos y su capacidad de resistencia, sin quejarse apenas, frente al acoso y persecución que está sufriendo desde hace ya demasiado tiempo lo elevan, como figura política, a un nivel que los demás no pueden ni soñar. Lo de la carta con las amenazas puede haber sido la gota que ha colmado el vaso pero el vaso ya lleva mucho tiempo lleno y demasiada gente, considerada progresista, no lo ha querido o interesado ver.
    Iglesias ya no necesita dar mítines enérgicos; con su ejemplo y el de su familia transmite más cosas que muchos vociferando.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes