fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Análisis

Pablo Iglesias ya ha ganado

Su entrada en la carrera electoral ha servido para que el conjunto de la izquierda esté hoy más cerca de ganarle las elecciones al PP

La campaña electoral en Madrid está llegando a su fin. Todo está abierto, todo puede pasar. Los nervios en el campo de la derecha, en el final de esta carrera por llegar a la Puerta del Sol, no tienen nada que ver con lo felices y exultantes que estaban hace dos meses, cuando Isabel Díaz Ayuso, presidenta madrileña, convocó elecciones anticipadas para evitar que Ciudadanos le presentara una moción de censura como en Murcia.

La izquierda, que entró en esta campaña vestida de luto y con flores para el funeral, ha logrado llegar al final con buena cara y unida como no lo ha estado nunca. Se respira esperanza de que habrá una amplia movilización de los barrios y ciudades donde vive la gente trabajadora, las grandes víctimas de esta distopía madrileña que inauguró Esperanza Aguirre hace 25 años comprando a dos diputados tránsfugas que le robaron al pueblo sus votos para empobrecerlos y privatizar hasta la sangre que donan en los hospitales de una sanidad esquilmada.

En esta campaña hay un elefante que recorre todos los medios de comunicación, todas las sedes de los partidos, todas las tertulias y todas las estrategias: Pablo Iglesias. Hizo lo que no hace nadie en política: dimitir como vicepresidente segundo del Gobierno de España para bajarse al barro de la política autonómica. Como un capitán que siente que su obligación es poner el cuerpo para defender a su equipo, Iglesias se remangó y anunció su candidatura a la Comunidad de Madrid. Rompiendo con ello todos los relatos de que su único objetivo para estar en política es colmar sus ambiciones personales y que únicamente busca sillones.

Sólo quienes confunden gestionar odios con el análisis político pueden negar que la entrada de Iglesias en la carrera electoral ha servido para que el conjunto de la izquierda esté hoy más cerca de ganarle las elecciones al PP que cuando Ayuso firmó la convocatoria electoral. Lo dicen las encuestas pero, sobre todo, lo dice la calle, donde se respira ambiente de movilización electoral a pesar de que la cita con las urnas es un martes laborable.

Si el principio de la campaña fue planteado como un plebiscito sobre Ayuso, que se las veía muy felices con su nacionalismo de bocadillo de calamares, el final de la campaña se le está haciendo largo a la derecha porque las balas recibidas por Iglesias, el ministro del Interior, Grande-Marlaska, y María Gámez, directora general de la Guardia Civil, han puesto de relieve que la ultraderecha no aspira a gobernar, sino directamente a derogar la propia democracia.

Libertad, que es lema electoral con el que Ayuso luce en sus carteles electorales, es hoy el valor que está en juego y que puede movilizar a la izquierda a acudir a las urnas en una movilización histórica en contra del egoísmo y envenenamiento que ha instalado la derecha en su lucha descarnada e impúdica para que sus privilegios no sean derechos para el resto de los mortales.

Falta que hablen las urnas que, aunque se equivoquen, siempre hay que darles la razón. Pablo Iglesias ya ha ganado. Incluso aunque el bloque de izquierdas no consiga su objetivo de ganar, Iglesias ha conseguido un cambio de guión inesperado a la película que había escrito Ayuso. Pero no solamente. Además del cambio de guión, Iglesias ha conseguido también algo muy importante en la interna de Podemos. Nada más y nada menos que dejar resuelta la sucesión, dejando a Yolanda Díaz, la ministra mejor valorada del Gobierno de España, como futura candidata del espacio político de Unidas Podemos.

Yolanda Díaz representa un liderazgo diferente al de Pablo Iglesias en las formas, pero similar en el fondo y en el horizonte de provocar un cambio profundo a las estructuras anquilosadas del Estado del 78. A pesar de que durante mucho tiempo han intentado muchos medios de comunicación usar el liderazgo de Díaz en contraposición al de Iglesias, pensando que les funcionaria como les funcionó con Iñigo Errejón.

Al día siguiente de las elecciones, si los resultados son buenos para Unidas Podemos pero el bloque progresista no logra sumar más escaños que PP y Vox, las tertulias dirán que la culpa ha sido de Iglesias y que no ha conseguido su objetivo de echar a Ayuso. Si el resultado de Unidas Podemos es modesto pero gana el bloque progresista, los tertulianos dirán que la victoria ha sido posible a pesar de Pablo Iglesias. Y si los resultados de Unidas Podemos son buenos y el bloque progresista consigue la mayoría absoluta, también se obviará el papel protagonista y determinante de Iglesias para que esta campaña electoral haya terminado siendo diferente a como empezó.

Nadie le reconocerá a Iglesias que haya movilizado a los barrios populares y ciudades del sur y del Corredor de Henares; nadie le reconocerá que haya logrado cambiar el marco de la campaña y que la libertad se haya resignificado a favor de los valores de la izquierda. Nadie le reconocerá que todo cambió cuando decidió presentarse y que volvió a cambiar cuando se plantó ante la ultraderecha y se levantó del debate de la Ser, obligando a los medios de comunicación a hacer un análisis crítico de cómo tratar a la ultraderecha.

De Pablo Iglesias no se puede hablar bien, por eso ninguno de los grandes medios de comunicación hablarán bien de su aportación a la campaña electoral y de que ha terminado siendo el capitán de la estrategia de la izquierda. A pesar de lo que diga la 'tertuliocracia', la verdad sigue siendo verdad aunque sólo la defienda una sola persona. Pablo Iglesias ya ha ganado, pero sobre todo ha ganado la sociedad madrileña que lleva 25 años sufriendo el ‘tatcherismo castizo’ y que, por fin, tiene esperanzas fundadas de que Ayuso puede convertirse en el próximo juguete roto de la derecha madrileña.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

13 Comentarios

13 Comments

  1. Ramon

    1 de mayo de 2021 23:22 at 23:22

    Cuanto optimismo lamento decir que lo veo muy negro como el futuro de Iglesias que se ha quemado como un cohete de feria

  2. Agustín Montes C.

    2 de mayo de 2021 00:01 at 00:01

    La Historia reserva espacio para quienes, aun viendo la negrura y la miseria general, ceden su nombre al proyecto que defienden y siguen andando.

  3. Víctor

    2 de mayo de 2021 01:32 at 01:32

    Ya tenemos al nuevo Anguita. Nunca dejará la política. Su futuro sera brillante porque asi es él. Los pobres no merecen más sacrificio por sus parte. Soportar el y su familia todo lo soportado es inhumano. Ya ha cumplido y pasara a la historia de este país. No hay duda de ello.

  4. LuisC

    2 de mayo de 2021 08:28 at 08:28

    Está difícil, cómo siempre en Madrid. Pero no tanto como parece. Está difícil, pero puede haber sorpresa. Hay algo en el ambiente diferente a otras elecciones. Más nervios que otras veces en la derecha. Más coordinación que nunca en la izquierda. La amenaza real de que el fascismo vuelva a malgobernarmos, a mandarnos, a controlarnos, a perseguirnos. Es una oportunidad que no podemos desaprovechar. Echémosles. Mandemos a la insensatez e incompetencia, mayores que nunca, y era difícil superar las que ya habíamos padecido en Madrid, a la oposición. Sí se puede.

  5. joaquín archidona acedo

    2 de mayo de 2021 08:34 at 08:34

    La España, de los que miran desde la acera de enfrente siempre han puesto por delante,,, los peros,,, dirigidos a ofender ,o a no reconocer meritos de los demás, por aquí tambien pululan, siempre sembrando dudas y, opinando sin ninguna base que demuestren que sea cierto ni de cerca, lo que dicen,,,, pero mostrandose teatralmente afectados, «por que lo sienten» y «lo lamentan»,,,,, y como muy bien dice Agustín Montes C. LA HISTÓRIA SIEMPRE RESERVÓ UN ESPACIO PARA LOS VALIENTES, y aún viedo la negrura, no abandonan el proyeco que defienden,,,,, los cohetes que se queman en la feria cumplen su misión y dejan su luz.-

  6. ESTRELL@

    2 de mayo de 2021 08:53 at 08:53

    yo lo veo cada vez mas claro …Pablo estamos contigo, gracias por hacer tu trabajo y mas…
    siento el enorme sacrificio que habéis tenido que hacer y soportar.
    Yo no soy pobre pero creo y apoyo la justicia social para que haya libertad.
    Si la izquierda se une podemos ganar.

  7. Ana Isabel Romero Domínguez

    2 de mayo de 2021 10:18 at 10:18

    Qué bien escribes Raúl y cuantas verdades dices!!!

  8. Josu Monreal

    2 de mayo de 2021 10:30 at 10:30

    Me preocupa que la fábrica del fango, la difusión de bulos contra Podemos, y la judicialización de estos por medio de jueces corruptos, socave nuestra democracia.

    Porque la democracia debe ser libertad, no corrupción, bulos y mensajes de odio, y eso es lo que promueve el PP, VOX y su entorno.

  9. mariano tomas Fuentes Alvaro

    2 de mayo de 2021 10:32 at 10:32

    Aun no se ha ganado nada y hay riesgo cierto de que el 4M no se gane nada y el problema principal creo que ha sido que el Madrid de los barrios y pueblos, el del cinturon rojo, ha estado solo muchos años y solo «cuando Sta. Barbara truena» parece necesario atenderles y a cambio pedir la papeleta. Los corruPPtos y salvapatrias lo han aprovechado y «el Madrid de la Gloria» se ha reducido, lamentablemente.
    Ojala me equivoque.

  10. mochuelillo

    2 de mayo de 2021 17:58 at 17:58

    La palabra libertad se está usando frecuentemente y no se tiene pajolera idea que es,está en boca de algunos ignorantes que vergüenza les tendría que dar usarla como hace la derecha.Adelante,Capitan Trueno,sabes que el pueblo estará contigo,ganes o no ganes.Animo,compañero,mas gente de la que crees está contigo.

  11. mekong --

    2 de mayo de 2021 20:48 at 20:48

    La verdad está ahí. Pero la realidad también.

    Pablo Iglesias está ahí. Pero la ignorancia y la desidia también.

    La cuestión no es solo si fascismo o democracia. La cuestión es abstencionismo y conformismo o valentía y despertar cívico-social.

    Si Pablo Iglesias con Unidas Podemos no logra triunfar, no será por su culpa.
    Él y la verdad habrán estado ahí al alcance de la mano.

    Pero si al final se vence al fascismo ¡cuánto me alegraré de haberme equivocado!

    ¡La mayoría debería despertar, la MAYORÍA debe despertar!

  12. Luis Felipe Sellera Ramos

    3 de mayo de 2021 10:02 at 10:02

    Mal que les pese a muchos, que les pesa y mucho, es radicalmente cierto que la decisión de Pablo-UP lo cambió todo.
    Pablo, a una Izquierda que se desangraba en Madrid, ha logrado taponarle la herida y, cambiando la tendencia, frenar la sangría y mantenerla con vida.
    Sea como sea, dentro de dos años habrá nuevas elecciones y de lo que haga UP y el resto de fuerzas progresistas durante estos dos años, no sólo en la Asamblea de Madrid, sino consolidando organización en barrios y pueblos, dependerá lo que suceda en un futuro.
    Toda pelea es a varios rounds, de lo que se trata es de tener una estrategia no entreguista, valiente e inteligente, que no te noqueen a la primera, y poder alzarte con la victoria al final.

  13. Carlos Primero de los Míos

    3 de mayo de 2021 15:32 at 15:32

    Pablo, Pablo, Pablo… nunca podré olvidar la labor extraordinaria que has hecho por este país, despertando conciencias dormidas o anestesiadas y haciendo que todos esos sinvergüenzas opresores y ladrones vean y sean conscientes de que ya no les volveremos a dejar engañarnos con los cantos de sirenas Felipegonzaleras ni con promesas de los que se autodefinen por el morro como «demócratas», pero que se sabe a ciencia cierta que no las van a cumplir. Te estaré eternamente agradecido. Y, please, vamos a por la República Democrática Española.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes