fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Editorial

Pedro Sánchez y el colectivo trans

El PSOE se ha desmarcado públicamente del borrador de la Ley Trans que prepara el Ministerio de Igualdad.

Llama la atención que la parte socialista del Gobierno trate de bloquear una ley cuyo texto para regular la libre determinación del género en nada difiere de la ponencia que los propios socialistas rubricaron en el Congreso en 2019 y que fue firmada por algunas de las dirigentes socialistas más agresivas hoy contra la ley que ha elaborado el Ministerio de Igualdad.

Un gobierno puede y debe debatir con la sociedad pero no se puede permitir la incoherencia y mucho menos traicionar un compromiso programático.

Como han recordado incluso los portavoces de la ultraderecha para criticar al PP, la llamada autodeterminación de género ya se incluye en la legislación de la mayoría de las Comunidades Autónomas y ha contado siempre en el pasado con el respaldo y el impulso del PSOE, de Cs e incluso del PP.

La gran novedad de la nueva ley es la posibilidad de acceder al cambio registral del sexo sin tener que aportar informes médicos y sin requisitos de hormonación. Es la denominada autodeterminación de género, que el PSOE ha defendido en los parlamentos autonómicos y en el Congreso de los Diputados hasta la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno. Esta es además la gran reivindicación de las personas trans y del movimiento LGTBI: la despatologización de la transexualidad. Y se trata de un compromiso electoral del PSOE y UP, así como de un compromiso firmado en el acuerdo de gobierno suscrito por ambas formaciones.

Cabe destacar que la ley de identidad de género 3/2007 ya reconoce la transexualidad como un cambio en la identidad de género, por lo que la propuesta legislativa del Ministerio de Igualdad no altera la naturaleza jurídica del proceso sino los requisitos necesarios para llevarlo a cabo, dejando de considerar como enfermas a las personas trans y eliminando la obligación de un proceso de hormonación que no todas las personas trans quieren llevar a cabo. Todo ello en estricto cumplimiento de las recomendaciones y obligaciones internacionales en esta materia.

¿Qué ha pasado entonces? Básicamente que Pedro Sánchez dejó al PSOE sin la cartera ministerial de igualdad y quienes se sintieron agraviadas por ello se lo quieren hacer pagar al Presidente.

El equipo de la ministra Montero ha trabajado un texto riguroso y respetuoso con los consensos parlamentarios ya alcanzados para regular la autodeterminación de género, con el objetivo de quitar así presión al Presidente del Gobierno de coalición ante la guerra interna abierta en su partido. Por ello la ley del Ministerio de Igualdad reproduce exactamente el texto que el PSOE y todos los grupos parlamentarios pactaron en 2019 en el Congreso para legislar sobre este asunto.

Es lógico que a Carmen Calvo no le guste que Irene Montero sea Ministra de Igualdad, pero no tiene derecho que su batalla sea a costa de la dignidad de las personas trans y de los derechos de las personas LGTBi, ni a costa de cuestionar la lucha por sus derechos de un colectivo muy vulnerable históricamente silenciado y maltratado.

Sánchez debe poner orden o tendrá al colectivo LGTBI enfrente. Sería lamentable que cuando se vuelva a celebrar el día del orgullo, a Pedro Sánchez le tengan que decir que traicionó a las personas trans.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes