fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Pérez de los Cobos también escurre el bulto hacia Francisco Martínez

El abogado de Fernández Díaz ha salido muy satisfecho de la declaración del coronel de la Guardia Civil, que ha asegurado ante García-Castellón que él firmaba para dar el visto bueno a los pagos de fondos reservados pero sin saber a qué operaciones se destinaban

Pérez de los Cobos también escurre el bulto hacia Francisco Martínez
Francisco Martínez, entre quien fue su superior, Jorge Fernández Díaz, y quien fue su subordinado, Diego Pérez de los Cobos, en el Ministerio del Interior del Gobierno del PP de Mariano Rajoy

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos ha asegurado este lunes, en su declaración como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso Tándem –Manuel García-Castellón–, que él nunca despachó con el ministro del Interior del Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy, Jorge Fernández Díaz, sobre la operación Kitchen –operativo parapolicial destinado a espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas y a su mujer, Rosalía Iglesias, con el presunto objetivo de sustraerles información comprometedora para el partido– y que Fernández Díaz nunca intervino en nada relacionado con los fondos reservados del ministerio, pues es un tema delegado en la Secretaría de Estado.

Además, Pérez de los Cobos ha negado que supiera que aquel ministerio destinara dinero de los fondos reservados –fondos reservados de los que el departamento dirigido por Fernández Díaz repartía seis millones de euros al año, ha calculado el coronel– a pagar la operación Kitchen –y más concretamente 2.000 euros al mes al entonces chófer de Bárcenas,Sergio Ríos, por actuar de confidente de la Policía–, operación por la que García-Castellón ha imputados a los dos superiores de entonces de Pérez de los Cobos: el propio ministro del Interior, Fernández Díaz, y su ‘número dos’, el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez. El coronel era director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, órgano encargado de confeccionar las instrucciones y los planes directores y operativos de la Secretaría de Estado en materia de seguridad ciudadana, supervisando su ejecución.

Martínez ya había declarado ante el juez que los expedientes para el pago de fondos reservados los firmaban tanto él como Pérez de los Cobos, pero que él lo hacía sólo desde una perspectiva administrativa y que era el coronel de la Guardia Civil quien supervisaba que los expedientes contuvieran tanto el concepto y la cantidad del pago como todas las firmas preceptivas –desde la del agente de Policía o Guardia Civil que reclamaba los fondos reservados para pagar a su confidente hasta la suya propia–, es decir que Pérez de los Cobos era el responsable tanto de la contabilidad de los fondos reservados como de su destino. “Yo daba una cantidad global a la unidad que lo hubiese solicitado, pero ahí no se especificaba ni el contenido de las investigaciones ni el tipo de operación, y en el listado de operaciones pagadas con fondos reservados que a mí me pasaron no hubo ninguna que se denominase Kitchen”, ha asegurado incluso en prensa Martínez, que ya ha declarado ante el juez que Fernández Díaz estaba al tanto de la operación Kitchen incluso más que él, pues recibía información de mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con los que el entonces ministro despachaba directamente.

Una relación de confianza piramidal

Sin embargo, tanto el imputado Fernández Díaz –superior de Martínez– como el testigo Pérez de los Cobos –subordinado de Martínez– ya han declarado que ellos ni tienen nada que ver con la operación Kitchen ni saben nada sobre la misma, incluido lo relativo a los fondos reservados para pagarla. Y es que Pérez de los Cobos ha asegurado que él firmaba para dar el visto bueno a los pagos de fondos reservados pero sin saber a qué operaciones se destinaban, pues su labor era sólo de control contable, es decir que él sólo comprobaba que los expedientes no superaran la cantidad permitida y estuvieran debidamente cumplimentados y firmados. A pesar de que los expedientes de los fondos reservados contienen un apartado destinado al concepto del pago, el coronel de la Guardia Civil ha declarado que los pagos normalmente se basaban en una relación de confianza piramidal que empezaba en las comisarías de la Policía o en las comandancias de la Guardia Civil y acababa en la Secretaría de Estado de Seguridad, que era quien daba el último visto bueno a los pagos.

Martínez, imputado en la pieza Kitchen, reconoce su implicación en la operación, pero asegura que recibió “instrucciones muy claras y explícitas” para involucrarse en ella y que lo puede “demostrar”, así como que su “error” fue “ser leal a miserables como” Fernández Díaz, también imputado en la pieza Kitchen aunque ha declarado ante García-Castellón que se enteró de la existencia de la operación “por la prensa”. El abogado del exministro ha salido este lunes muy satisfecho de la declaración de Pérez de los Cobos.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes