fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

¿Periodistas? Que pasen y coman algo

¿Periodistas? Que pasen y coman algo

Todo parece tan burdo que me cuesta creer que vaya en serio. No hay nada peor que la inercia en el periodismo. Uno de los principales problemas con los que suele tropezar un corresponsal es la ausencia de fe por parte de la redacción central en los temas que ofreces. Tu propuesta cobra valor cuando desde el puesto de mando comprueban que lo que querías contar ha salido por agencias o lo ha dado algún medio de la competencia. Entonces sí, entonces a todo correr, te instan a que produzcas lo mismo que horas antes te habían rechazado. Tendrás que hacerlo pues a toda velocidad, lo que supone que te saldrá peor.

Este comportamiento mimético es una más de las maldiciones del periodismo. Tanta unanimidad a la hora de abrir telediarios y portadas de periódicos con la solicitud al Supremo por parte de un juez de buscarle las cosquillas como sea al vicepresidente del gobierno solo se puede entender  desde la inercia mimética en la que están sumidos la mayor parte de los medios. Porque es imposible que sea por maldad, es imposible que sea una campaña orquestada, es eso: copia burda de lo que hacen los demás para no ser menos que ellos: si ellos abren con tal cosa, yo también; si atacan por este lado, yo no puedo ser menos, si por el otro interrogan con insolencia a los entrevistados (a los de Unidas Podemos, porque con los demás suelen ser más bien sumisos) yo no me voy a quedar atrás.

No es posible que el periodismo, nacido para ser testigo de lo que sucede y transmitirlo así a sus lectores, radioyentes o espectadores, haya decidido olvidarse de las premisas sobre las que se funda el ejercicio del oficio y, en lo que concierne al momento político que vivimos en España, se alinee descaradamente con una sola manera de ver las cosas. Meter caña a Podemos, a Iglesias, Montero, Echenique… debe de haberse convertido en una práctica ‘cool’porque si no, no lo entiendo.

Si hablas bien de Podemos eres un sectario, un paniaguado o estás ciego perdido. O peor aún: algo esperas de ellos, ahora que están tocando pelo. Este es el panorama, pero esperemos un poco de tiempo, que igual asistimos a transmutaciones asombrosas, sobre todo si la presencia de UP en un Gobierno de coalición no es una anécdota pasajera y efímera, como tantos pelean por conseguir. Atentos a cuando se aprueben los Presupuestos: apenas suceda, ya veréis cómo muchos de los que ahora se emplean a fondo atacándolos sin piedad serán los primeros en perder el culo para hacerles la pelota si cae algo.

El hambre es siempre mala, pero en el ejercicio del periodismo hace verdaderos estragos. Demasiado mercenario, demasiado superviviente dispuesto a defender la idea que sea si eso le da de comer. Las asociaciones profesionales y el prestigio de la profesión por los suelos. ¿Qué ha pasado para las cosas estén así?

Qué pena que siga estando vigente aquella frase atribuida a la duquesa de Alba cierto día en que los periodistas llevaban ya un tiempo esperando a las puertas de palacio para cubrir un acto y este se demoraba: “¿Están fuera los periodistas?– preguntó. Pobrecitos, que pasen y coman algo¨.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

2 Comments

  1. Bernal de Loureiros

    9 de octubre de 2020 15:41 at 15:41

    Yo creo que convendría profundizar un poco más.
    La entrada de grandes capitales, mediante fondos de inversión o directamente desde la gran banca, los cuales no buscan nada más que beneficios económicos, su única razón de ser, en la propiedad de los grupos cloaqueros y la inquina que tienen los propietarios de esos grandes capitales a Podemos, ante la posibilidad de que las políticas de la formación morada puedan suponer la más mínima merma, aunque ello sea en beneficio de la ciudadanía, en esa rentabilidad codiciada e insaciable, es para ellos razón más que suficiente para apuntar con todas las armas a su alcance, que con tanto dinero como poseen son muchas, legales o ilegales, éticas o no, democráticas o antidemocráticas contra UP y todo aquel que se le aproxime.
    Sabemos bien que, a finales de 2015, poco antes de las elecciones del 20 D, los líderes del PSOE que luego echaron a Pedro Sánchez de la secretaría General del partido, se comprometieron ante los gestores de los principales fondos de inversión que operan en España, a que el Partido Socialista pondría todos los medios a su disposición para que, de ninguna manera, Podemos entrara en el Gobierno del Estado. En eso ya estaban PP y Ciudadanos y hasta ahí todo les fue bien.
    Su intención última era y sigue siendo que Podemos desaparezca o quede reducida a algo testimonial que ni siquiera pueda hacer oposición.
    Ese es el objetivo, pero como las primarias del PSOE y los posteriores resultados electorales propiciaron la llegada de UP al Gobierno, a partir de aquel “con Rivera no” de la militancia socialista, los dueños de los grandes capitales en España, que no están dispuestos a aceptarlo y no se plantean otro escenario que la liquidación de la formación morada, disparan con todo el armamento que tienen y una parte importante del mismo está en los grandes medios cloaqueros que controlan abriendo fuego constantemente.
    Por eso van todos a una y los periodistas, como tales, no existen, pues en este escenario quedan reducidos a meros transmisores de las consignas dictadas por quienes les pagan, que son los que mandan.
    Dice Gustave Le Bon que, si una mentira repetida insistentemente termina por instalarse en la mente de un grupo de ciudadanos, a partir de ahí se comporta como una enfermedad infecciosa, pues unas personas se la transmiten a otras.
    Los responsables de los medios cloaqueros lo saben y lo aplican sin descanso desde esos grupos de comunicación degradados al nivel de la cloaca, contra podemos y sus líderes.
    Pero el arsenal a disposición de los dueños de los grandes capitales en toda España no se reduce a eso. Tiene más elementos que los grupos cloaqueros con sus lacayos disfrazados de estrellas del periodismo dispuestos a mentir, difamar, calumniar, manipular y, en definitiva, falsear la realidad con intención de intoxicar a su audiencia envenenándola hasta el paroxismo.

  2. ESTRELL@

    9 de octubre de 2020 16:18 at 16:18

    Totalmente de acuerdo , muy bien explicado, gracias .
    Esperemos que este oficio o profesión vuelva a recobrar la dignidad y los ciudadanos estemos bien informados.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes