Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Sociedad

Por qué el Covid-19 entiende de clases sociales

"El virus sí entiende de clases sociales", afirmó en una entrevista en televisión el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. Esas palabras avivaron una polémica

U.H.- "El virus sí entiende de clases sociales", dijo el lunes el vicepresidente Pablo Iglesias en una entrevista en TVE. Han sido muchos los que han contestado a esta afirmación.
Pero, ¿entiende el Covid-19 de clases sociales?

La población española lleva confinada en sus hogares desde el pasado 14 de marzo, y este encierro temporal va por barrios: se vive de forma muy diferente en función de las condiciones socioeconómicas de cada familia. Aunque el Covid–19 tenga capacidad de contagiar a ricos y pobres, la clase social determina qué riesgo afronta cada individuo en esta pandemia y en qué condiciones puede permanecer en casa.

No hay más que observar qué trabajadores se ven obligados a salir a la calle cada día para comenzar a comprender esta realidad. Mientras que para muchos empresarios es relativamente fácil teletrabajar, los obreros más precarios se exponen para hacer frente al virus y mantener las actividades básicas: limpiadoras, cajeras, reponedores, riders, repartidores y transportistas son algunos de los que siguen acudiendo a sus puestos, en muchos casos, en condiciones precarias y sin los medios de prevención necesarios. Las autoridades, por ejemplo, tuvieron que ordenar el cierre de varios call center porque la empresa se negaba a habilitar el teletrabajo.

Uno de cada ocho trabajadores son pobres en nuestro país, y también entre los profesionales de cuidados y los sanitarios hay enormes bolsas de precariedad. Es el caso, por ejemplo, de muchas cuidadoras en residencias de ancianos, centros que tristemente se han situado en el foco estos días por acumular un gran número de fallecidos. Especialmente grave es el caso de la Comunidad de Madrid, donde nueve de cada diez centros son privados y donde han muerto casi 5.000 mayores. Trabajadoras de residencias han denunciado en múltiples ocasiones la falta de medios con la que se ven obligadas a atender a uno de los colectivos más vulnerables.

Empleo al margen, en las casas, tampoco se vive de igual modo el confinamiento en una vivienda de lujo que en un modesto piso. En España, según datos del catastro, la superficie media de las viviendas es de 144 metros cuadrados, pero las desigualdades son enormes. 4,5 millones de españoles, por ejemplo, pasan estos días encerrados de menos de 60 metros. En Madrid, sin ir más lejos, uno de cada cuatro pisos no alcanzan esa cifra. En ciudades como Segovia, el tamaño más frecuente apenas alcanza los 45 metros. Se calcula que 800.000 españoles viven en minipisos, uno de cada veinte hogares en España no tienen luz natural, y uno de cada seis sufren problemas de ruidos, según el INE, lo que agrava la situación.

Hay realidades incluso peores. Más de 40.000 personas viven en la calle en España, y miles de familias residen apiñadas en habitaciones porque no pueden hacer frente al pago de una vivienda o un alquiler. Es el caso de Linda, una mujer que vive con sus tres hijos de 17, 12 y 10 años en una habitación a las afueras de Madrid. “Hay días que sólo podemos comer una vez. No sé qué vamos a hacer. Esto es terrible”, relataba a El País. O de Mamadou, de origen senegalés y que comparte piso con otros ocho hombres, la mayoría de ellos dedicados a la venta ambulante y que han perdido todos sus ingresos: “Estamos guardando la comida que tenemos, porque no sabemos cuánto va a durar esto y estamos sin dinero ahora mismo. No sé cómo voy a vivir”.

Los niños y niñas también viven con especial dificultad esta situación. El 29,5% de la población infantil se halla en situación de pobreza. “La recuperación después de la recesión ha dejado a muchos atrás, con políticas que benefician a las empresas y los ricos”, denunció recientemente el relator especial de Derechos Humanos de la ONU. Hay menores sin acceso a una alimentación equilibrada o que estos días no pueden seguir el ritmo académico de sus compañeros de curso, porque no disponen de ordenador o de internet. De acuerdo con el INE, el 8,6% de los hogares carece de conexión, y en una de cada cinco viviendas no hay un ordenador. Cuando las clases se reanuden, estos estudiantes habrán sumado una losa más a su ya pesada mochila.

El agravamiento de la brecha social por el coronavirus y el confinamiento es, por tanto, una realidad. No es un fenómeno exclusivo de España, sino que se observa en todo el mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, es muy visible el sesgo racial. En Chicago, con un 30% de población negra, el 50% de los casos y e 70% de los muertos por Covid-19 con afroamericanos. A nivel nacional, sólo uno de cada cinco estadounidenses negros puede teletrabajar, un porcentaje un 50% inferior que entre la población blanca, porque los afroamericanos copan los puestos de baja cualificación. La realidad afecta a todo el país: Detroit, con un 80% de población negra, es la ciudad más afectada por la pandemia en Michigan, y el 70% de los fallecidos por el virus en Lousiana son afroamericanos.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA