fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Posiblemente el último juicio a un funcionario nazi

Bruno Dey, de 93 años, ha sido condenado en Hamburgo por su complicidad en las 5.230 ejecuciones y muertes que se produjeron durante su desempeño como vigilante de las SS-Totenkopfverbände en el campo de concentración de Stutthof

Posiblemente el último juicio a un funcionario nazi
El funcionario nazi Bruno Dey se tapa la cara durante su juicio; al fondo, el campo de concentración de Stutthof

Ni sus 93 años de edad ni haber pedido perdón –sincero o no– por los crímenes del nazismo ha servido al nazi Bruno Dey, uno de los últimos funcionarios nazis vivos, para evitar ser condenado este jueves por un tribunal de la ciudad alemana de Hamburgo a dos años de cárcel con suspensión –es decir a dos años de libertad vigilada–, en la que podría ser la sentencia del último juicio que se celebre contra un funcionario nazi, dada –aunque hay una veintena de casos similares a este abiertos– la avanzada edad de los que siguen vivos.

Bruno Dey tenía 17 años cuando empezó a desempeñarse como vigilante, encuadrado en las SS-Totenkopfverbände, en las torres del campo de concentración nazi de Stutthof –ubicado en Polonia–, donde permaneció ocho meses, entre agosto de 1944 y la liberación del campo por el Ejército Rojo de la Unión Soviética en abril de 1945. Por eso, aunque en abril de 1945 ya tenía 18 años, el tribunal le ha aplicado la legislación de menores. Precisamente su minoría de edad cuando empezó a desempeñarse como funcionario nazi y su cargo de vigilante bajo amenazas de muerte en caso de desobediencia son los argumentos que utilizó Dey para justificar su complicidad en las 5.230 ejecuciones y muertes que se produjeron durante su estancia en Stutthof, en el que murieron 65.000 de los más de 100.000 prisioneros que pasaron por el campo, que en junio de 1944 fue incluido en la ‘Solución Final’ de los nazis. Sin embargo, el fiscal negó la validez del segundo argumento, al asegurar que quien estaba “en servicio armado en los campos de concentración durante asesinatos colectivos” o “en las cámaras de gas” podía “negarse a participar” en esas ejecuciones “y eso no llevaba automáticamente a que fuese fusilado”. Además, un experto explicó que Dey pudo haber pedido un cambio de destino –existía esa posibilidad–, pero nunca lo hizo.

Bruno Dey, que siguió su juicio en silla de ruedas y ocultando su rostro a los fotógrafos tras una carpeta, escuchó a más de treinta supervivientes narrar las torturas sufridas en Stutthof –donde, por ejemplo, un hijo primero fue obligado a matar a golpes a su padre delante del resto de los prisioneros y después fue fusilado–, lo que le permitió comprender “toda la magnitud de la crueldad” desplegada en el campo de concentración nazi, según dijo el lunes. “Quisiera disculparme ante quienes sufrieron ese infierno de locura y ante sus familiares, algo semejante nunca debe volver a pasar”, añadió. No obstante, la expresión “asesinato masivo” la reservó para referirse a los bombardeos Aliados sobre ciudades del III Reich durante la II Guerra Mundial. Su abogado pidió el sobreseimiento de la causa o al menos la suspensión de la pena de cárcel, como finalmente ha sucedido. “Estar destinado en un campo de concentración no se consideraba entonces un crimen”, alegó el abogado. Y es que, efectivamente, ser nazi no se consideraba un crimen en el nazismo. Un argumento demoledor. Quién lo habría pensado.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA