fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Que caiga Marlaska para que caiga el Gobierno de coalición

El ‘deep State’ que lo impuso como ministro del Interior exige ahora su cese

Que caiga Marlaska para que caiga el Gobierno de coalición
Fernando Grande-Marlaska

Los sectores de izquierda en el Estado español siempre han tenido claro que Grande-Marlaska no es ni mucho menos el mejor ministro posible, pero también son conscientes de que el debate abierto sobre su posible cese no obedece ni a su perfil ni a su historial, sino a razones que tienen que ver con la operación que la derecha y la ultraderecha han puesto en marcha en todos los frentes –incluida la utilización de elementos de las FCSE (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado)– para derribar al Ejecutivo, lo que ha convertido la defensa de su continuidad en el puesto en causa común de todo el Gobierno de coalición.

Cuando, hace ahora dos años, el PSOE sacó adelante su moción de censura contra Mariano Rajoy, Pedro Sánchez formó un Gobierno en el que llamó especialmente la atención el nombre del ministro del Interior, del que dependen directamente la Guardia Civil, la Policía o Instituciones Penitenciarias: el exjuez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska.

Marlaska siempre se había situado en la órbita judicial ‘conservadora’, pero sobre todo siempre se había ubicado en la órbita del PP –a propuesta de este partido fue designado, en 2013, vocal del CGPJ (Consejo General del Poder Judicial)–, por eso llamó la atención su nombramiento como ministro de un Gobierno del PSOE.

Pero eso no es todo.

Desde 2004, el TEDH (Tribunal Europeo de Derechos Humanos) de Estrasburgo ha condenado nueve veces al Estado español por no haber investigado denuncias de torturas –“tratos inhumanos y degradantes”– a detenidos, y el instructor de seis de los nueves casos afectados por esas condenas del TEDH fue Marlaska. Casos a los que podría sumarse otro, pues el que afecta a Unai Romano, que también tuvo a Marlaska como instructor, sigue a la espera de una sentencia de Estrasburgo.

Marlaska es también quien archivó la causa abierta por las irregularidades previas al siniestro aéreo del Yak-42, sucedido en 2003 –siendo presidente del Gobierno José María Aznar y ministro de Defensa Federico Trillo– y en el que murieron 62 militares españoles que volvían de una misión en Afganistán. Marlaska archivó el caso el 2 de febrero de 2012, y sólo 21 días después –el 23 de febrero– era nombrado presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional con los votos de los vocales ‘conservadores’ del CGPJ. Las familias de las víctimas –que, como la Fiscalía, habían apelado sin éxito el archivo de la causa– calificaron de “perverso y descorazonador” el nombramiento de Marlaska como ministro del Interior.

Marlaska también está vinculado a las causas que, en 2007, llevaron al banquillo a independentistas catalanes por una quema colectiva de fotografías del entonces rey, Juan Carlos I, o a dos dibujantes de la revista ‘El Jueves’ por un dibujo que mostraba a los entonces príncipes y ahora reyes, Felipe VI y Letizia Ortiz, manteniendo relaciones sexuales. El primer caso ya provocó otra condena de Estrasburgo; el segundo espera una sentencia del citado Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Cuando, tras sacar adelante la moción de censura contra Rajoy, Sánchez nombró a Marlaska ministro del Interior –cargo en el que lo renovó tras las generales del pasado 10N–, muchos se preguntaron por qué, y no pocos apuntaron a una imposición de sectores del ‘deep State’ o ‘Estado profundo’, anclados desde hace décadas en el Ministerio del Interior, que habrían llegado a vetar nombres barajados antes que el suyo por el presidente del Gobierno. Que quienes impusieron a Marlaska o aplaudieron su nombramiento y su historial como juez exijan ahora su cese por haber destituido –en el ejercicio de sus competencias– a un cargo de confianza dice mucho. En primer lugar dice mucho sobre por qué tipo de perfil pretenden que Sánchez sustituya a Marlaska al frente del Ministerio del Interior. Y en segundo lugar dice mucho sobre si la pieza que pretenden cobrarse es realmente Marlaska o si Marlaska es sólo un peón a derribar para apuntar mejor después a otros miembros del Gobierno… o al Gobierno en su conjunto.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA