fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

¿Qué han hecho los DDHH por las mujeres?

¿Qué han hecho los DDHH por las mujeres?

Cada vez es más común pisotear los Derechos Humanos y salir impune. Nuestros derechos son fruto del pacto de muchos actores cuyo pensamiento era incluso opuesto, pero que buscaban dar un nuevo comienzo tras la Segunda Guerra Mundial y todos sus horrores. La Declaración Universal de los Derechos Humanos es fruto del miedo y del convencimiento de que no puede volver a suceder nada parecido. Así se alcanza un articulado muy progresista, porque el sentido común de la época busca la paz, pero también el fin de la guerra como forma de solución a los conflictos.

Como sociedad democrática debemos exigir el cumplimiento íntegro de la resolución adoptada por la ONU el 10 de diciembre de 1948 en París y todas sus ampliaciones, puesto que afirman que la vida humana debe ser una vida digna, y que todas deben serlo. Nuestra tarea es enfrentarnos a los supuestos amigos de la libertades y derechos, que no las defienden de obra sino sólo de palabra, cómplices del fascismo y el totalitarismo.

Dichos supuestos amigos no solo se esconden en la derecha, también los tenemos en las filas de la izquierda y debemos ser tajantes: los Derechos Humanos son solo la primera piedra del edificio, pero es la piedra clave para ganar la confianza de la gente y la del resto del mundo. Los derechos humanos deben garantizarse a toda la humanidad, de obra y palabra, porque todas las vidas son dignas, son válidas, son necesarias. No debemos agradecer nuestros derechos y tampoco pueden depender de unas pocas personas; deben ser algo con lo que al nacer nos enseñe la sociedad para que sepamos respetarnos, respetar al resto y saber qué es la dignidad del ser humano. Cada vez que alguien atenta contra los derechos de todos, aun mentando esos mismos derechos, atenta contra la civilización que dice defender.

¿Qué tiene que ver esto con el feminismo?

El primer artículo de la resolución 217 A (III) aprobada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, constata algo que ya muchas constituciones del mundo habían recogido antes de 1948: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Hay otros artículos que garantizan el derecho a un nivel de vida que asegure el bienestar de todo ser humano, así como el de su familia, o el que declara la prohibición de la trata y la esclavitud. La ONU se ha pronunciado en contra de la prostitución porque la considera trata de esclavos, es decir, tráfico humano. Numerosos estudios como el de la UNODC —la oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito— señala que las víctimas de la trata de personas hacia Europa occidental con fines de explotación sexual suponen un 84% del total y en su mayoría proceden de los Balcanes y de exrepúblicas soviéticas. Las cifras son espeluznantes: 70.000 nuevas víctimas anuales y un “volumen de mercado” de 140.000 víctimas en total. Según algunos autores, España se ha convertido en el país con mayor demanda de sexo pagado en toda Europa; otro estudio de la UNODC, Global report on trafficking in persons, señala que el 94% de las mujeres y niñas víctimas del tráfico de personas, son con fines de explotación sexual.

Pero todavía hay más: en un informe de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género sobre la explotación sexual y la prostitución y su impacto en la igualdad de género del Parlamento Europeo se afirma:

“Las causas profundas de la trata de seres humanos y la explotación sexual radican en la desigualdad entre hombres y mujeres y en la pobreza, a la que se suman las desigualdades étnicas y otras desigualdades socioeconómicas, así como los conflictos armados, y que las principales víctimas son mujeres y niños con un bajo nivel socioeconómico”.

Otro de los puntos dice que:

“[…] la explotación sexual es una forma de violencia de género perpetrada, sobre todo, por hombres contra, en su mayoría, mujeres y, por tanto, hace hincapié en que la eliminación y la prevención de todas las formas de violencia contra mujeres y niñas son primordiales para reducir estas violaciones extremas de los derechos humanos”.

La comisión detalla que en las opiniones minoritarias en la cámara estaban las de representantes españoles como Raül Romeva, que se adscribe a la visión liberal de la explotación sexual. El eurodiputado suscribe que “el informe no establece ninguna distinción entre prostitución forzada y prostitución derivada de una decisión personal”.

Uno de los datos más tristes y también más reveladores, que también aparece en un informe de la ONU, es que más del 90% de las mujeres prostituidas en España son víctimas de la esclavitud o que el 92% de las mujeres prostituidas son inmigrantes, lo cual lleva asociado un panorama más inseguro y precario todavía. Así que, cada vez que alguien pone en duda los Derechos Humanos, pone en duda la dignidad del ser humano; y cada vez que alguien pone en cuestión la relación entre el tráfico de personas y la prostitución, sobradamente demostrada por asociaciones feministas y por organismos internacionales, está cuestionando los Derechos Humanos y su obligado cumplimiento. El gobierno que tenemos en la actualidad se ha puesto como meta alcanzar los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU. El punto 5 de dicha agenda exige la igualdad entre hombres y mujeres, así como erradicar la violencia y la discriminación contra las niñas y las mujeres, permitiendo sociedades más justas y habitables, donde la trata, la explotación sexual y otros tipos de actos denigratorios y violentos contra las mujeres sean erradicados.

Podemos esperar cualquier cosa de aquellos sectores más rancios y carpetovetónicos de nuestra sociedad; lo más deplorable es observar cómo este cuestionamiento y este relativismo moral chusquero, que pone al mismo nivel a víctima y verdugo, viene de sectores ideológicamente cercanos y otros compañeros de viaje que defienden la legalización de lo que no es más que puro mercadeo de personas. Nuestra tarea es titánica, debemos defender con uñas y dientes la dignidad de la mujer y el hombre, tal como estipula la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La ley no puede ser un ejercicio de retórica vacía y performatividad, debe ayudar a mejorar la vida de la gente, a proteger a los que más sufren, todo lo demás es una justificación de la barbarie.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA