fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

TV y redes

Rocío Carrasco, un caso de blanqueo de la violencia machista en prime time

Ayer, la hija de Rocío Jurado protagonizó un desgarrador episodio televisivo en el que explicó los malos tratos a los que ha sido sometida durante 27 años

Rocío Carrasco Antonio David Documental violencia machista

“El testimonio de Rocío Carrasco es el de una víctima de violencia de género”, llegaba a pronunciarse la Ministra de Igualdad, Irene Montero, ante la emisión de los dos primeros capítulos sobre la vida de la hija de Rocío Jurado en la cadena estrella de Mediaset, Telecinco.

El acontecimiento televisivo convirtió el nombre de la víctima en tendencia en escasos minutos, generando miles de mensajes que, en su gran mayoría, mostraban su apoyo a la mujer. Rota, narró un relato de violencias, donde la anulación psicológica le condujo, incluso, a un intento de suicidio.

Una de las invitadas de ayer, Bárbara Zorrilla, psicóloga experta en el tratamiento de víctimas de violencia machista, identificaba un perfil claro y despejado de dudas en Rocío Carrasco, a la que definía como una mujer “maltratada”. Una historia plagada de patrones conductuales que, según ella, se repite “a diario” en su consulta.

20 años han hecho falta para que un canal de televisión haya dado voz a la hija de la cantante, los mismos que lleva en tratamiento psicológico y psiquiátrico, y los mismos que ha dedicado la totalidad de la cobertura mediática a su presunto maltratador. Por ello, muchas de las críticas también viraron hacia la cadena y su papel en el caso. Desde el año 2000, momento en el que Antonio David Flores comienza a copar platós de televisión tras su divorcio, Rocío Carrasco ha sido sometida a un escarnio público del que Telecinco ha sabido sacar provecho económico. Una historia unilateral sostenida en el tiempo donde el arrope mediático ha acogido al verdugo y desamparado a la víctima.

Me insultaba en casa pero fuera, con la prensa, me abrazaba y me daba besos. Cuando llegábamos a casa me decía, ‘estoy haciendo esto por ti, es bueno para ti’ [...] y yo lo creía, llega un momento en el que lo normalizas”, explicaba la propia Carrasco sobre los inicios de la relación de su expareja con los medios.

El altavoz que múltiples tertulias en calidad de colaborador, reality shows y programas dedicados en exclusiva a hablar de ‘Rociíto’ ha supuesto para el ex guardia civil el medio perfecto para alentar el juicio social contra ella, tanto por parte de compañeros de trabajo como de la opinión pública.

Calificativos como “mala madre”, agresiones y situaciones violentas en la calle, según contaba la propia víctima, han copado titulares de ‘prensa rosa’ de manera constante, que contaban una historia sobre un “padre coraje”, “martirizado” por la batalla judicial que su exmujer, salud mental en duda, mantenía contra él.

Mientras, ella guardaba silencio y asistía incluso, y también en prime time, al posicionamiento público de su hija a favor de su maltratador. Amparado, además, por una justicia ‘descafeinada’ que a día de hoy no se ha pronunciado.

Por ello, las redes sociales se plagaron de mensajes cuestionando el papel de los medios de comunicación, y no solo en el caso concreto de la hija de la famosa cantante, sino también en el negocio que se hace con la violencia. “Poner el teléfono de apoyo a víctimas de malos tratos es muy necesario, pero también lo sería quitar a maltratadores de sus puestos como colaboradores de TV”, se puede leer en la red social Twitter.

El cuestionamiento a los medios de comunicación

Muchos internautas no han podido evitar establecer comparaciones. Desde el caso acontecido 24 años atrás protagonizado por Ana Orantes, que acudió desesperada a De tarde en tarde, un programa de Canal Sur, para relatar en directo la realidad de un matrimonio plagado de malos tratos físicos, psicológicos y abusos sexuales dilatados durante 4 décadas, que se saldó, tan solo 13 días después de la entrevista, con su asesinato en manos de su exmarido a modo de “venganza” por su intervención pública.

Asimismo, en la crítica al amparo de la violencia a nivel mediático se han atrevido, incluso, a mencionar casos como el de Eduardo Inda, actualmente imputado por acoso a los hijos menores de edad de Pablo Iglesias e Irene Montero. A pesar de que la Fiscalía mantiene que podría haber delito al tratarse de una conducta reiterada, carente de la autorización apropiada y que ha provocado graves alteraciones en el desarrollo de la vida cotidiana de los afectados, canales de televisión continúan contando con su presencia en diferentes espacios y tertulias.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

4 Comentarios

4 Comments

  1. Siurellet Mallorquín

    22 de marzo de 2021 15:10 at 15:10

    Alba González hace uso de un feminismo rancio, ese que muchos «los que defendemos el feminismo» aborrecemos. No importa que se haya enfrentado a un tribunal, donde la «hija de Rocío Jurado, presentó un dossier propio de los juicios de Nüremberg y que después de analizarlo TODO, la Justicia no halló ni una sola prueba que demostrase esos malos tratos.
    Todo lo que dice lo hace en el ámbito familiar donde solo estaban los dos, empleando un argumento ad ignorantiam, que no se puede demostrar lo contrario ¡Y no presenta pruebas!.
    Alba ¿Veo que no le importa nada que denunciase a su hija, que mantiene que no dijo nada contra ella, pero que en el juicio quedó aceptado q

  2. Siurellet Mallorquín

    22 de marzo de 2021 15:24 at 15:24

    Alba González hace uso de un feminismo rancio, ese que muchos «los que defendemos el feminismo» aborrecemos. No importa que se haya enfrentado a un tribunal, donde la «hija de Rocío Jurado, presentó un dossier propio de los juicios de Nüremberg y que después de analizarlo TODO, la Justicia no halló ni una sola prueba que demostrase esos malos tratos.
    Todo lo que dice lo hace en el ámbito familiar donde solo estaban los dos, empleando un argumento ad ignorantiam, que no se puede demostrar lo contrario ¡Y no presenta pruebas!.
    Alba ¿Veo que no le importa nada que denunciase a su hija, que mantiene que no dijo nada contra ella, pero que en el juicio quedó aceptado que le dijo «Eres una gua***, no eres mi madre, mi madre es la mujer de mi padre, tú dabas patadas a tu barriga cuando estabas embarazada de David, tengo ganas de partirte la cara, gua***, p**a, mi padre tenía razón, eres una maltratadora psíquica, a esta casa no me trae ni la policía ni un juez..» ¿Se lo inventó un juez o lo denunció ella? ¿Sabe que la hija denunció a la policía antes que su madre le pegó una paliza? lo dudo.
    Su hija, y toda la familia de ella defienden a A. David ¿No le parece extraño? No, a vd. no le hacen falta pruebas, sino que una mujer, en un documental, con un guion preparado y música sensiblera, repitiendo escenas si no le gusta como ha quedado, ataque a un hombre por el mero hecho de serlo ¡Un buen padre! eso mantienen sus hijos. Tanto da que no haya querido hablar con su hija la cual cientos de veces la ha llamado, que no quisiera si tan siquiera saludar a su hijo discapacitado psíquico al verlo. ¿Me puede pasar alguna foto de ella, con su actual marido que salga con sus hijos en una cena o de vacaciones? ¿No le resulta extraño? o es lo que si hija mantiene que ella se iba de viaje y los dejaban con el servicio. ¿Sabe que su hija se preocupó por su hermano, cuando los del servicio la advirtieron que su hermano no comía con ella y su esposo sino que lo relegaron a la cocina con el servicio.
    Antes de lanzar soflamas contra una persona, procure leer más y respetar lo que dicen las personas afines a ella. ¿Cree que lo hace por sus hijos ahora, o por contra es para limpiar sus acciones con ellos desde pequeños? LUH es un diario demasiado serio para que lance tales patrañas. Está a tiempo de rectificar.
    Un saludo

  3. María José Adobes Jiménez

    22 de marzo de 2021 15:44 at 15:44

    No me sirve el circo televisivo, ni de unos ni de otros. Debemos exigir justicia con jueces preparados en ese ámbito.
    Es muy lamentable recurrir a los tabloides. La madre de familia de un barrio obrero seguro que no tiene las mismas oportunidades. Pero la televisión últimamente no sabe cómo hacer caja.
    !Por una televisión de pago sin publicidad donde cada uno pueda elegir qué ver!

  4. ESTRELL@

    23 de marzo de 2021 07:53 at 07:53

    la tv que ve cada uno es la que quiere ver …y como en todo negocio aquí prima la oferta por la demanda.
    Nos venden lo que queremos comprar así de claro.
    Y que yo sepa el mal tratador tampoco presento ninguna prueba.
    Nunca me ha parecido buena idea airear temas personales sea de la índole que sean en tv y mucho menos para hacer negocio.Por eso elijo no ver ese tipo de programas.

¿QUIERES AÑADIR UN COMENTARIO?

HAZTE SOCIO/A AHORA o para poder comentar todas nuestras noticias

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes