fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Rubalcaba, el monaguillo conspirador

Rubalcaba, el monaguillo conspirador

Alfredo Pérez Rubalcaba inspiró el editorial de EL PAÍS que, bajo la dirección de Antonio Caño, acusaba a Pedro Sánchez de ser “un insensato sin escrúpulos”.

El príncipe de las tinieblas, como alguna le llamaba en el PSOE, dirigió con Felipe González la operación para arrebatarle a Sánchez la Secretaría General.

Rubalcaba condujo la candidatura de Susana Díaz cuando a la andaluza le partieron la cara por lista en las primarias.

Todo esto lo reconoce Caño casi sin querer en su libro sobre Rubalcaba (*). Con una tremenda contradicción. Dice que fue “un hombre decente y el más brillante de la mejor generación política”. Pero no es esa la conclusión que se desprende de lo que sobre él nos cuenta.

Pongamos dos ejemplos. Como ministro del Interior impuso en cada comisaría una cuota de detenciones de inmigrantes a los que expulsaba para aplacar la supuesta alarma social por la delincuencia. Y cuando en ese ministerio estaba Rajoy, le pidió que sacara de la cárcel a su amigo Barrionuevo. Sí, el de los GAL.

Según Caño, Rubalcaba casi siempre vomitaba antes de las ruedas de prensa como portavoz del Gobierno cuando defendía a Felipe González de las acusaciones de corrupción y terrorismo de Estado. Parece que con esa misión regresaba a su vocación inicial de monaguillo en el convento de las Carmelitas Descalzas cuando veraneaba en El Escorial.

Caño escribe en el libro lo siguiente: “Rubalcaba lo admiraba tan intensamente que estaba dispuesto a corregir cualquier pensamiento propio que no se ajustara al de Felipe y era capaz de anticiparse a sus ideas antes de que González las tuviera”.

Al final Caño se enreda y en un descuido asegura que “es muy difícil ser al mismo tiempo una buena persona y un buen político o un buen periodista”. Lo dice, disparando sobre sus pies y los de Rubalcaba, el que se considera un buen periodista y habla de quien le parece un buen político.

(*) Rubalcaba, un político de verdad. Antonio Caño. Plaza Janés.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes