fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Perfil

Santiago Abascal: un Obispo en El Burgo de Osma

El político ultraderechista, residente en una mansión en un lugar privilegiado de la capital madrileña, se quiere convertir en adalid de la ‘purga’ política en ‘beneficio’ de la clase trabajadora, sin embargo, él mismo ha vivido siempre de los cargos que ahora pretende liquidar

Santiago Abascal biografía

No es nada nuevo: Santiago Abascal ha cobrado durante toda su vida, directa o indirectamente, de la política. Así lo refleja su escaso currículum, público, por obligatorio, en la web del Congreso. Sin embargo, en un alarde sin precedentes de demagogia, el Obispo de El Burgo de Osma se pretende convertir en el ‘azote’ de los cargos públicos por considerarlos un “gasto” innecesario.

El líder ultra es conocido por poseer, según sus propias declaraciones, licencia de armas y pistola, polémica destapada por Carles Mulet, exsenador de Compromís, al no comprenderse que "un cargo político necesite llevar armas" y la amenaza que supone al orden democrático que se propague esta idea.

El linaje franquista de Abascal

Quizá, el uso de armas tenga que ver con la procedencia ultra de su ascendencia. Y es que sus 27 años de trayectoria en la actividad pública le vienen de cuna. Toda su familia, heredera del franquismo, ha ostentado buenas posiciones dentro de Alianza Popular, germen de lo que hoy es la formación azul, que también ha sido la plataforma para la promoción de su carrera en primera línea política.

Su abuelo ya ocupó, por voluntad propia, la alcaldía de Amurrio (Álava) desde 1963 a 1979, en pleno auge del período dictatorial, siendo cabeza del Movimiento Nacional. Su hijo, siguiendo la estela, se presentó a las primeras elecciones del municipio por Alianza Popular, comicios en los que fue derrotado por Herri Batasuna pero que le convirtieron en concejal de la oposición. Después, obtendría un escaño en el Congreso de los Diputados.

Tal es la influencia del padre del líder de Vox, también llamado Santiago, que llegó a aparecer en los famosos papeles de Bárcenas, teniendo que declarar ante el juez, llegando a admitir que cobró 12.000 euros del extesorero.

Su ‘currículum’ político

Desde 1993 hasta la actualidad, una larga ristra de cargos públicos o relacionados con la política albergan el nombre del presidente de la formación de extrema derecha. Secretarías públicas, concejalías, asesorías gubernamentales o sucesivos cargos como diputado en diferentes administraciones le han colocado en posiciones más que privilegiadas.

Su andadura comenzó con el nombramiento como asesor de su tío César Velasco, con tan solo 23 años y antes de haber finalizado sus estudios, al ser investido como Subdelegado de Gobierno en la provincia de Álava. Un cargo otorgado a dedo para su sobrino.

Su salto a la política madrileña vino de la mano de María San Gil, Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre, el sector más radicalizado del PP, después de sufrir el veto de la propia formación popular en el País Vasco, donde comenzó a enlazar cargos importantes en diferentes agencias y fundaciones. El propio Pablo Casado criticaría la actuación de su compañera de partido.

Después, crearía la formación ultraderechista que actualmente lidera, siendo uno de los pocos diputados que cobra un salario por el desarrollo de su actividad parlamentaria y por ostentar la presidencia de su partido.

Cantidades millonarias para una mansión no declarada

Todos estos cargos parecen haberle otorgado al Banco Sabadell la ‘confianza’ suficiente para concederle una hipoteca casi millonaria destinada al nuevo chalet. Propiedad, por cierto, no declarada todavía en el Congreso, a pesar de la obligatoriedad para cumplir con la transparencia y estar firmada la compra en julio.

Ahora, el que es el icono perfecto de la supervivencia económica a través de la política, enarbola a nivel programático todo un discurso sobre la necesidad de “eliminar cargos”, proponiendo, incluso, destruir 82.000 puestos, muchos de ellos ocupados por él mismo.

Vox miente, por tanto, a todas esas capas empobrecidas que han depositado su voto en la formación, encumbrando a un líder poco consecuente con su acciones y las líneas maestras de su partido. No parecen ser el adalid de la ‘antipolítica’, son, más bien, el fiel reflejo de una élite conservadora aferrada a sus históricos privilegios, desde el franquismo a la democracia.

Noticias relacionadas:
Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

2 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes