fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Se cumplen 13 años del asesinato del joven Carlos Palomino, apuñalado por el ultraderechista Josué Estébanez

Se cumplen 13 años desde que el soldado del Ejército de Tierra, Josué Estébanez, apuñalara en el metro de Madrid a Carlos Palomino por su ideología antifascista

asesinato Carlos Palomino

En la fatídica mañana del 11 de noviembre de 2007, Carlos Palomino, un vallecano antifascista de tan solo 16 años, tomaba un tren de la línea 3 para acudir a protestar por la manifestación neonazi que se celebraba en la capital. La motivación de la concentración no ocultaba sus tintes xenófobos: se convocaba en el distrito de Usera, uno de los barrios populares con mayor índice de población migrante. Estaba, bochornosamente, autorizada por la Delegación del Gobierno.

Los caminos de Palomino y Estébanez se cruzaron en la estación de Legazpi, plaza en la que hoy, a pesar de algunas resistencias políticas, se puede leer una placa conmemorativa por la memoria del vallecano. Fue apuñalado por el militar quien, sin ápice de duda, le clavó una navaja directa al corazón que sentenció su asesinato. Mientras huía, hería también a otras dos personas, acompañantes de Carlos.

Los medios de comunicación pretendieron ‘blanquear’ el asesinato, tildándolo de “trifulca” entre ultras. Muchos de ellos, tan solo hablaron de su “muerte”. Sin embargo, los hechos evidenciaban otra realidad: un neonazi asesinaba a un joven antifascista por motivos ideológicos. Y por ello fue condenado a 26 años de prisión en los sucesivos juicios que se iniciaron 2 años después.

Grupos minoritarios de extrema derecha exigieron la libertad de Josué. Una reconocida cara acompañaba al soldado ultra desde el primer juicio. Melisa Domínguez, líder de Hogar Social Madrid y quien ha reconocido tener un “componente común” con Vox, se concentraba a las puertas del juzgado para apoyar al asesino.

Hoy en Madrid y en muchos otros rincones del Estado se honra, dolorosamente, la memoria del joven Palomino. Al grito de “Carlos, hermano, nosotros no olvidamos” se ha construido durante 13 largos años una resistencia viva ante quienes quieren imponer, con la violencia, el odio entre iguales.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

Click para comentar

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes