fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Opinión

Simplemente se trata del compromiso

                                      “El compromiso es un acto, no una palabra” Jean-Paul Sartre.

En este país acostumbrado a que los cargos electos incumplan sus promesas electorales, es decir, el contrato con sus electores. En donde la administración de los recursos públicos forma parte de una oportunidad de enriquecimiento rápido, incumpliendo lo presupuestado en los contratos públicos, sin que nadie se inmute por este despropósito. Ese país está estos días interpretando de un modo incorrecto lo que significa un compromiso de cogobernanza basado en un pacto escrito entre las partes.

Compromiso es una obligación contraída, palabra dada. También, es una situación difícil, incomoda, embarazosa o delicada. El término compromiso es de origen latíncompromissum”, este verbo se ha formado con la preposición “cum” que significa “con” y el adjetivo “promissus”.

Es una promesa. Puede ser usado como sinónimo de obligación, contrato, deber, convenio. Por tanto, compromiso es un tipo de acuerdo en el cual las partes asumen ciertas obligaciones o, adquieren responsabilidades. Bajo este marco conceptual se formó el gobierno de coalición.

La falta de respeto que supuso enarbolar en el pasado, discursos de campaña de nítido corte social, para claudicar luego frente a los deseos y presiones del statu quo empresarial en detrimento del nivel de vida de los ciudadanos en general, formó parte de las prácticas del bipartidismo desde el comienzo de la denominada Transición. La “Escopeta Nacional” lo reflejó. Hoy, muchas personas desde dentro del gobierno creen que pueden ignorar el compromiso con los votantes, para someterlos a los intereses de los grupos de interés de “siempre”. Se equivocan. Por ello siguen prefiriendo pactar con el PP, o los retazos de Ciudadanos, traicionando así a sus propios votantes. Como siempre hicieron.

Todos los temas no resueltos de la historia de España, no sólo supusieron un desorden institucional, sino que empobrecieron a una gran parte de la población a la que le han hecho pagar las consecuencias de los actos ilícitos de la gestión corporativa privada y pública. Los rescates bancarios. Las contrataciones públicas sin riesgo para los contratistas. Las monumentales inversiones en obras de escaso o nula utilidad pública. Todas, sólo han servido para incrementar la facturación de los grupos que se reparten la tarta de esos contratos. Grupos que siguen acumulando riqueza producida gracias a la precarización laboral, a la exclusión social, a la desigualdad entre hombres y mujeres.

La fuente del poder político, en democracia, es el voto de la ciudadanía. Es un mandato. Incumplirlo es quebrar el compromiso entre gobernantes “mandatarios” y la gente que les confió a ellos ese mandato. Argumentar “razones de Estado” para incumplirlos, no sólo es un eufemismo. Es una traición a la confianza de la población. La militancia llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa cantando la Internacional. Mientras la Gestora se agazapaba aguardando debilidades.

De igual manera, los inscritos en Podemos con su voto, determinaron que Pablo Iglesias condujese los destinos de su formación. Están ambos legitimados para ejercer esa función representativa, aunque les pese a los pintorescos personajes en blanco y negro del pasado político español. Ambos asumieron la delegación para comprometerse en un proyecto de marcado sentido social que beneficiará, por vez primera en democracia, a los más vulnerables del país.

Los centros de poder se resisten a comprender que el sentido ético de la política reside en el cumplimiento de los acuerdos. Que es legítimo defender en el consejo de ministros el cumplimiento de la letra de esos acuerdos, aunque para algunos ministros y ministras, no resulten acorde con su orientación neoliberal esas acciones. La historia los observa.

Defender la ética del compromiso es defender la democracia.

Es defender a España.

 

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes