fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Perfil

Sin David Graeber somos un 99% un poco peor

Ha muerto el antropólogo y activista David Graeber. No era una noticia esperable: tenía 59 años. Era profesor de Antropología en la London School of Economics. Graeber aprendió el activismo de sus padres. Él luchó en la Guerra Civil Española. Ella participó como sindicalista en el International Ladies' Garment Workers' Union.

Graeber fue un activista fundamental en el movimiento Occupy Wall Street, de inspiración quincemayista. Escribió el libro Somos el 99%. Una historia, una crisis, un movimiento, publicado en España por Capitán Swing. La ‘CNN’ le señala como el responsable, de hecho, de la popularización de esa figura que, desde entonces, ha estado muy presente en el imaginario emancipatorio.

Declaradamente anarquista, este intelectual era, además, un destacado defensor de la lucha del pueblo kurdo. “En Rojava saben que no te puedes librar del capitalismo si no te libras antes del patriarcado”, le dijo a Yago Álvarez, periodista de ‘El Salto’. “Es todo parte de una misma cosa: el sistema neoliberal, eso que nos dijeron que iba a ser la alternativa tras la caída del bloque soviético pero que se ha demostrado que, de igual modo, está construido sobre arena”, reflexionaba también.

Probablemente, la obra más reconocida de Graeber sea En deuda. Una historia alternativa de la economía (Ariel) “Hay una razón por la cual el mago (monetario) es capaz de crear dinero de la nada: tras él hay un hombre con un arma”, señala en él. “Es hoy, transcurridos 5000 años, cuando por primera vez se ha creado el primer sistema efectivo de administración planetaria que, en lugar de servir a los ciudadanos, está ideado para proteger los intereses de los acreedores”, resume la librería Traficantes de Sueños sobre el trabajo.

Sin embargo, otros prefieren quedarse (aunque nadie nos apunta aquí con una pistola) con Trabajos de mierda. Una teoría (también publicada por Ariel en España). Al libro le precede un texto que se hizo viral, titulado On the Phenomenon of Bullshit Jobs: A Work Rant (qué se podría traducir como “Sobre el fenómeno de los trabajos de mierda. Un despotrique sobre el trabajo”).

Este manifiesto reflexivo es sintético, simple y provocador. Dos son las motivaciones que le llevaron a redactarlo. La primera: “que el mundo del trabajo está plagado de tabúes”. La segunda: “la posibilidad de que nuestra sociedad esté plagada de trabajos inútiles”. Por eso, según cuenta él mismo, envió este texto a la revista ‘Strike!’. Reproducimos varios fragmentos (es el mejor homenaje que se le puede hacer a un pensador que quería ser entendido), basándonos en la traducción del blog “Decrecimiento.info”:

Es como si alguien estuviera por ahí inventando trabajos inútiles por el mero hecho de mantenernos a todos/as trabajando. Y aquí, precisamente, radica el misterio. En el capitalismo, esto es precisa­mente lo que se supone que no debería pasar. Por supuesto, en los vie­jos e ineficientes Estados socialistas como la Unión Soviética, donde el empleo era considerado tanto un derecho como un deber sagrado, el sistema inventaba tantos puestos de trabajo como era necesario (esto es por lo que en los grandes almacenes soviéticos había tres de­pendientes/as para vender un trozo de carne). Pero, desde luego, este es el tipo de problema que la compe­tencia generada por el libre merca­do se suponía que solucionaba. De acuerdo con la teoría económica, al menos, lo último que una empresa con ánimo de lucro pretende hacer es pagar dinero a trabajadores/as a los/as que realmente no necesita emplear. Sin embargo, de alguna manera, esto ocurre”.

Graeber continúa. “La clase dirigente se ha dado cuenta de que una población feliz y productiva con tiempo libre es un peligro mortal (piensa en lo que comenzó a suceder cuando algo sólo moderadamente parecido em­pezó a existir en los años 1960). Y, por otro lado, la sensación de que el trabajo es un valor moral en sí mismo, y que cualquiera que no esté dispuesto/a a someterse a algún tipo de intensa disciplina laboral durante la mayor parte de su tiempo no se merece nada, es extraordi­nariamente conveniente para ellos/as”.

Y concluye: “Si alguien hubiera diseñado un régimen laboral adecuado per­fectamente para mantener el poder del capital financiero, es difícil imaginar cómo podrían haber hecho un trabajo mejor. Los/as traba­jadores/as reales y productivos/as son incansablemente presionados/as y explotados/as. El resto está dividido entre un estrato aterrori­zado de los/as universalmente denigrados/as desempleados/as y un estrato mayor a quienes se les paga básicamente por no hacer nada, en puestos diseñados para hacerles identificarse con las perspectivas y sensibilidades de la clase dirigente (gestores, administradores, etc.) – y particularmente sus avatares financieros – pero, al mismo tiempo, fomentarles un resentimiento contra cualquiera cuyo trabajo tenga un claro e innegable valor social. Obviamente, el sistema nunca ha sido diseñado conscientemente. Surgió de casi un siglo de prueba y error. Pero es la única explicación de por qué, a pesar de nuestra ca­pacidad tecnológica, no estamos todos/as trabajando 3-4 horas al día”.

 

Graeber soñaba con una sociedad “genuinamente libre”. Descanse en paz.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

1 Comentario

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA