fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Perfil

La poca vergüenza de Pedro J. Ramírez

Hay que estar muy respaldado para que ilustrar un artículo de un periódico con una pistola en la boca de una personalidad pública, como acaba de hacer Pedro J. Ramírez, te salga gratis en España

Sin vergüenza
Pedro J. Ramírez

Si la vergüenza es esa turbación del ánimo causada bien “por la conciencia de alguna falta cometida o por alguna acción deshonrosa y humillante” o bien “por timidez o encogimiento”, lo que “frecuentemente supone un freno para actuar o expresarse”, poca vergüenza hay que tener para ilustrar un artículo de un periódico con una pistola en la boca de una personalidad pública y muy respaldado hay que estar para que eso te salga gratis en una España en la que dos caricaturistas de una revista satírica han sido condenados por dibujar a dos príncipes en una postura sexual.

Nacido en Logroño en 1952, Pedro J. Ramírez ha sido redactor de ‘ABC’ –desde cuyas páginas loó sin tapujos a la derecha española más rancia– de 1975 a 1980 y director de ‘Diario 16’ –adonde llegó para ayudar a echar del Gobierno a Adolfo Suárez– de 1980 a 1989 y de ‘El Mundo’ –adonde llegó para ayudar a echar del Gobierno a Felipe González– de 1989 a 2014. Desde 2015 hasta la fecha, dirige ‘El Español, que puso en marcha gracias a la mediación de su viejo amigo el corrupto Eduardo Zaplana. Siempre intrigando, ha marcado el panorama tanto periodístico como político de la última parte del siglo XX y la primera del siglo XXI en España, y el periodista José Díaz Herrera –viejo conocido suyo– lo retrata sin contemplaciones en ‘Pedro J. Ramírez al desnudo’ (Akal, 2009), un libro cuyo título dio pie a algún que otro chiste, y es que aún coleaban las imágenes de su famoso vídeo practicando entre jadeos sexo sadomasoquista, ataviado con un corpiño de color rojo.

Tanto de la Dirección de ‘Diario 16’ como de la de ‘El Mundo’ fue desalojado de sendos puntapiés. El primero se lo atribuyó al Gobierno del PSOE de González; el segundo, al del PP de Mariano Rajoy. Curiosamente, a los dos les había ayudado de una u otra forma a llegar al Gobierno. “Roma traditoribus non praemiat”, o, lo que es lo mismo “Roma no paga a traidores”. El Tribunal Supremo lo sentenció en 1993 a una pena de cárcel e inhabilitación para el ejercicio de la profesión periodística por un delito de injurias –cometido durante su etapa al frente de ‘Diario 16’–, sentencia que el Tribunal Constitucional confirmó en 1998. Apenas le pasó factura. No obstante, hoy, como director de ‘El Español’, su influencia en la política y en la sociedad es mucho menor que la que tuvo en su día, aunque no pierde ocasión de intentar recuperarla.

Definido por muchos como “sórdido personaje ávido de poder, insaciable y pretencioso hasta la desmesura, maquiavélico y diabólico, dominante, absolutista, iluminado, mesiánico, que aspira a tener el universo a sus pies, el mundo en sus manos”, de Pedro J. Ramírez se dijo que desde Larra no había existido en España un periodista más conocido y con más poder que él, que tiene –o, más bien, que tuvo– en sus manos hasta a banqueros y grandes empresarios, que ha quitado y puesto ministros y presidentes de Gobierno a su antojo o que es el único periodista español con una piscina ilegal para cuyo uso y disfrute han tenido que, presuntamente, prevaricar tres gobiernos.

Viejo amigo de Eduardo Inda

Aquella piscina, construida por la cara en una zona de dominio público marítimo terrestre de Mallorca, la conoce bien su viejo amigo Eduardo Inda, el periodista, vinculado a las ‘cloacas’ del excomisario Villarejo, que llegó a ser ‘mano derecha’ de Pedro J. en el mundo, aunque después hayan tenido sus más y sus menos y ahora compitan por la audiencia más ultraconservadora cada uno desde su trinchera: Inda desde la de ‘okdiario.com’ –“el sitio de los inconformistas” (sic)– y Pedro J. desde la de ‘El Español’, diario “plural, libre, indomable, tuyo” (sic). Como en los viejos tiempos, tal para cual.

Pero esa piscina construida en zona de dominio público marítimo terrestre no es la única propiedad de Pedro J., y es que tras su divorcio de Agatha Ruiz de la Prada en 2016 salió a la luz el gran patrimonio inmobiliario –con viviendas en Madrid, la propia Mallorca, París, Milán y otra vivienda con finca en el pueblo madrileño de Carabaña, famoso también por sus aguas–, empresarial e incluso artístico del matrimonio.

De él se ha destacado que fue capaz de inventarse una falsa trama del 11-M. Tanto, que en 2009 escribió un artículo –titulado ‘Yo acuso’, al más puro estilo de a Émile Zola– en el que acusaba a jueces, fiscales, policías y guardias civiles de ocultar y manipular pruebas. Teóricamente, Pedro J. seguía convencido de que los atentados del 11-M habían sido obra de ETA y él quería convencer al mundo de ello. Anteriormente –en 2005–, se había preguntado “si lo hizo un policía” y llegó a atribuir “una creciente virtualidad” a su “diagnóstico de que el 11-M se engendró muy probablemente en el seno –o al menos en el regazo– de los aparatos del Estado”. Desde entonces, a Pedro J. se le vincula con aquel grupo de ‘conspiranoicos’ –de hecho, lo encabezó junto a su viejo amigo Federico Jiménez Losantos– del 11-M. No obstante –y como casi todo–, aquello también le salió gratis.

Comparte esta noticia

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA

2 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

QUEREMOS SER UN DIARIO DIGITAL SIN INGRESOS POR PUBLICIDAD.

Las noticias que lees cada día en los medios no son gratis, alguien las paga.

En LA ÚLTIMA HORA! queremos ser independientes, solo queremos depender de ti.

HAZTE SOCIO AHORA