fbpx
Síguenos en

Búsqueda

LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS

Inicio de sesión ¡Bienvenido/a de vuelta!

¿No tienes cuenta en LA ÚLTIMA HORA NOTICIAS? hazte socio/a ahora

Política

Subida del SMI y prohibición de desahucios y de corte de suministros, las batallas sociales de Unidas Podemos para cerrar 2020

La posición de algunos ministros del PSOE en la negociación, defendiendo los intereses de la patronal, de los grandes tenedores de vivienda y de las empresas suministradoras, puede retrasar la aprobación de estas medidas

Subida del SMI y prohibición de desahucios y de corte de suministros, las batallas sociales de Unidas Podemos para cerrar 2020
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, este jueves en Bruselas

Junto a la prohibición de todos los desahucios sin alternativa habitacional a familias vulnerables mientras dure el estado de alarma y la prohibición del corte de todos los suministros básicos –agua, electricidad y gas– igualmente a familias vulnerables mientras dure el estado de alarma, la batalla social de la formación morada en el seno del Gobierno de coalición para cerrar este año 2020 es la subida del SMI (salario mínimo interprofesional) para 2021. “Que no se desahucie ni se corte los suministros a las familias vulnerables y que las personas que menos sueldo cobran tengan al menos el mismo aumento de sueldo que los funcionarios, porque están subiendo las pensiones y los salarios de los funcionarios y de los trabajadores con convenios colectivos y no podemos dejar atrás a los que menos cobran”, destacan a LUH fuentes de Unidas Podemos.

La Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios –presidida por la vicepresidenta de Presidencia del Gobierno, la dirigente del PSOE Carmen Calvo– aprobó este jueves que la prohibición de los desahucios se llevaría por fin al Consejo de Ministros del próximo martes, pero, sorprendentemente, la propia Calvo ha declarado este viernes en laSexta que podría retrasarse una semana más. La prohibición del corte de los suministros, aunque parcialmente encarrilada, también sigue en el aire, y es que la batalla de Unidas Podemos frente al PSOE en el seno del Gobierno de coalición por estas dos prohibiciones está siendo dura. Por si fuera poco, Calvo también se ha mostrado partidaria de congelar el SMI.

Para la prohibición de los desahucios y del corte de los suministros está siendo clave la presión de Ione Belarra –secretaria de Estado de Agenda 2030 de la Vicepresidencia de Derechos Sociales, que dirige el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias–, frente al ministro José Luis Ábalos por la prohibición de los desahucios y frente a Teresa Ribera por la prohibición del corte de suministros. Y para la subida del SMI, está siéndolo la de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Y es que la vicepresidenta de Asuntos Económicos y presidenta de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, Nadia Calviño, es partidaria de congelar el salario mínimo; Calviño alega que debido a la crisis del coronavirus, pero lo cierto es que nunca –tampoco antes de la crisis del coronavirus– ha sido partidaria de subirlo, aunque se trata de un compromiso firmado por el PSOE en su acuerdo de gobierno con Unidas Podemos. “Subiremos el Salario Mínimo Interprofesional hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España, tal y como recomienda la Carta Social Europea”, establece el pacto de ambos socios de coalición.

Díaz estuvo este jueves en Bruselas junto al secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, un apoyo clave para Iglesias y para la propia ministra de Trabajo y que es también el secretario de Economía de Podemos y la persona que redactó, por parte de Unidas Podemos, el borrador del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 del Gobierno de coalición, junto a la ministra María Jesús Montero, por parte del PSOE. En Bruselas, Díaz y Álvarez se reunieron, entre otros mandatarios, con el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Euro y Diálogo Social, Valdis Dombrovski; con el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, y con el comisario europeo de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit, además de con responsables de grupos del Parlamento Europeo. El objetivo de su viaje, cuestiones laborales y sociales; entre ellas, impulsar un SMI europeo.

Calviño defiende los intereses de la patronal

El Ministerio de Trabajo ha vuelto a convocar a los denominados agentes sociales –patronal CEOE y sindicatos mayoritarios– para este lunes. La patronal –como Calviño– también es partidaria de congelar el salario mínimo y también alega que debido a la crisis del coronavirus, pero lo cierto es que –como Calviño– nunca ha sido partidaria de subirlo; tampoco antes de la crisis del coronavirus. El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, aseguraba este miércoles que “el SMI no es un tema tanto del diálogo social como una obligación del Gobierno y cuando digo del Gobierno no digo del Ministerio de Trabajo sino que pasa por la Comisión Delegada y de ahí va al Consejo de Ministros, que es el que toma la decisión”, consciente de que la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos a la que se refiere está presidida por Calviño, que defiende los intereses de la patronal, como otros ministros del PSOE vienen defendiendo los intereses de los grandes tenedores de vivienda en la negociación para prohibir los desahucios o los de las empresas suministradoras en el debate para prohibir el corte de agua, electricidad y gas.

Lo cierto es que todos los Estados del entorno de España –desde los vecinos Francia y Portugal hasta Alemania y Luxemburgo, pasando por Irlanda y Reino Unido– han subido o van a subir sus salarios mínimos para 2021, y que en todo el régimen del 78 el SMI sólo se ha congelado dos veces –en 2012 y en 2014–, en ambas con el Gobierno del PP de Mariano Rajoy como protagonista. Garamendi y Calviño quieren volver a congelarlo; la ministra de Trabajo, no. La batalla de Unidas Podemos frente al PSOE en el seno del Gobierno de coalición por estas cuestiones –contempladas, todas ellas, en el acuerdo de gobierno de ambas formaciones– está siendo dura. De hecho, la posición de algunos ministros del PSOE en las negociaciones, defendiendo los intereses de la patronal, de los grandes tenedores de vivienda y de las empresas suministradoras, puede retrasar la aprobación de estas medidas.

Comparte esta noticia

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes

3 Comentarios

Queremos garantizar que los debates y comentarios que se generen en nuestras noticias sean de la calidad que cada una de vosotras y vosotros merece. Por ello, tan solo nuestras socias y socios tienen la posibilidad de interactuar de esta forma, ÚNETE AQUÍ y colabora con la información que no rinde tributo a intereses privados ni poderes económicos.

Si tan solo quieres leer los comentarios,
PUEDES REGISTRARTE COMO USUARIO/A

TE NECESITAMOS PARA SEGUIR CONTANDO LO QUE OTROS NO CUENTAN

Si piensas que hace falta un diario como este, ayúdanos a seguir.

HAZTE SOCIO por 5 euros al mes